Salir con disparos a la cabeza

No es recomendable dirigir los disparos a las extremidades o a la cabeza, en ambos casos habría que tener mucha suerte para alcanzarlos durante un enfrentamiento. No olvidemos que son zonas muy pequeñas y que el enfrentamiento será muy rápido y violento. Y lo que es peor, seguramente ya estaremos heridos cuando reaccionemos con nuestros ... La joven fue encontrada en su auto luego de recibir seis disparos en la cabeza. las autoridades encontraron en su celular un mensaje de su ex novio que le decía que si aceptaba salir con él por última vez no volvería a insistir. Las autoridades continúan buscando al sospechoso. Lea la nota completa en RT Con dos disparos en la cabeza, abandonaron a venezolano debajo del puente Francisco de Paula Santander. Lapatilla. julio 27 2020, 11:55 am. ... luego de salir muy temprano en la mañana, para ir a trabajar como maletero. En medio de gestos de dolor y desesperación, la cuñada de Barrera aseguró que él era trabajador y evitaba los problemas. Kimberly acusa a su ex pareja del atentado en el que recibió seis disparos, varios de ellos e cabeza, rostro y pecho Kimberly, una mujer de 29 años de edad, sobrevivió pese a recibir seis disparos en cabeza, rostro y pecho, mientras se encontraba en la alcaldía Iztacalco. Según una investigación de Noticieros Televisa, la […] James Myers recibió cinco disparos en la cabeza durante un ataque en 2014 y aún tiene tres de las balas alojadas en su cráneo. Aunque ha logrado mantener su sentido del humor y una perspectiva ... Seguridad Con disparos en la cabeza ejecutan a dos hombre en colonia Virreyes. Vecinos de la zona encontraron a las víctimas de este ataque sobre la vía pública, uno quedó al interior de una ... Tres disparos de arma de fuego en la cabeza, fueron la causa de muerte del joven que fue ejecutado el domingo en la colonia La Brisa. Sobre los responsables de este ataque, solo se sabe que fueron dos sujetos que huyeron en un vehículo de color blanco. La PNC ha confirmado que el joven presentaba varias lesiones en la cabeza con arma de fuego. En la zona donde se encontraba el cadáver encontraron casquillos al parecer de calibre 9 milímetros. De manera preliminar se ha informado que sujetos llegaron en carro y bajaron a la víctima a quien le asestaron varios disparos. En la zona opera la ... ¿A la cabeza, al pecho o a una pierna… adónde dirigir nuestros disparos? ¡No siempre podremos alcanzar la zona deseada! Entre los profesionales del tiro policial se escribe y se debate mucho sobre las heridas provocadas por las armas de fuego. El fin de los disparos policiales es, casi siempre, provocar la rápida incapacitación […]

Sentencia

2020.10.01 18:04 Virgilio9 Sentencia

Los gritos habían empezado otra vez. Fidel volvía a temblar y se ocultaba en la esquina del cuarto. Los lamentos disminuían al pasar los segundos, aunque sentía cómo hacían eco en su cabeza.
Al terminar, solo oía el sonido de las cadenas, los pasos de las botas de cuero de los guardias y los sollozos del desdichado pasar a un lado de donde yacía. Luego el cerrar de la gran puerta de acero, y después, nada, silencio completo, incertidumbre total.
Todo estaba oscuro, caminando por el concreto podía tropezar con el recipiente de excremento que se encontraba en algún lugar del centro de la pared del fondo. La única luz presente, era la que había tras las rejas, la que se encontraba al final del pasillo. La vela débil que sostenía uno de los guardias al entrar por el sentenciado.
A Fidel nunca le había molestado la oscuridad, ni siquiera cuando era un niño. Ahora era distinto sin embargo, el terror era latente en cada centímetro que ocupaba aquellas instalaciones nauseabundas. La gente grita por aquí con locura a la par de son arrastrados hacia sus crueles destinos. Se escuchan los golpes si uno se resiste al ser llevado y de nuevo reina el silencio que se prolonga por mucho tiempo.
En una ocasión un tipo cayó de frente al pasar junto a la celda que ocupaba. Su barbilla crujió y sus dientes salieron volando a la par de que se salpicaba la sangre. Lo golpearon en el suelo con sus garrotes para después levantarlo, y el solo gemía hasta que no se oía nada más. Se lo llevaron arrastrando, y era fácil decir que cuando salieron, aquel ya estaba muerto.
"Esto es lo que sucede aquí... " se decía para sobrellevar la realidad, pero el sentimiento escabroso no disminuía ni un poco.
Dormía en el frío suelo, y pocas veces traían comida y agua, y estás las reducían sistemáticamente empezando por el primer día hasta el final. Los mataban gradualmente de hambre para debilitarlos a cómo intuía. No hay espíritu ni resistencia una vez que solo se piensa en comer en la gran parte de los casos, aunque las lágrimas nunca faltan, y todavía hay unos pocos a los que se les oye poner resistencia con quien sabe qué fuerzas. Lo único bueno del asunto de la comida, era que no tenia que defecar, ya que no había que, y aguantaba el hambre con siestas interminables, y aunque la mayoría del tiempo la negrura acompañaba su sueño, a veces soñaba. Presenciaba tiempos mejores, situaciones pasadas y personas de su vida. En individuos que le sacaron sonrisas y que le brindaron cariño, y al soñar en ellos, era cruel despertar y encontrarse escuchando aquel profundo silencio con aquella gotera que no se podía saber siquiera origen. Era despertar en un nada, sudando y con las memorias frescas. Sin conocimiento del tiempo o del lugar en cuestión. Perdido y solitario.
Aquello era como regresar al limbo.
—Carajo —soltó y se agarró el cabello y frotó su rostro —. Mierda...
—¡Mierda! ¡Carajo! —se escuchó al frente suyo.
Apartó sus manos de su vista, y solo encontró los barrotes parcialmente iluminados y la negrura absoluta de la celda que estaba al frente de la suya. La curiosidad le invadió, trago saliva e intento visualizar algo que era imposible de ver. Era raro escuchar palabras; lo usual eran los lamentos.
—¿Quien anda ahí? —preguntó Fidel.
Hubo un pequeño silencio, luego, lo escuchó.
—Yo, y nadie más que yo.
—Perfecto —murmuró.
"Un loco más" pensó y se frotó la frente con una leve frustración.
—¿Cuánto tiempo llevas aquí? —preguntó aquel.
Fidel soltó un suspiro, gateo un poco y a tientas llegó a hasta los barrotes. Ahí se sentó y puso su espalda contra la pared. Decidió contestar, no había mucho por hacer en todo caso.
—¿Cómo podría saberlo? —dijo con seriedad —. He estado lo suficiente.
—¿Cuándo te agarraron? ¿Era de día o de noche?
—De noche, como a todos.
—A mí no. A mí me detuvieron de día.
—¿De día? ¿Eras un opositor?
—Lo soy y lo seguiré siendo —aclaro con fuerza y se escuchó como golpeó su pecho con fuerza —. Sigo luchando, incluso aquí encerrado en este agujero asqueroso.
—¿Tu cuanto tiempo llevas aquí?
—Un día o dos, tal vez más, tal vez menos.
—Ya veo... —dijo Fidel con una notable melancolía.
—No te preocupes. Puede que tarde un poco, pero mis compañeros nos sacarán de aquí. Podrías unirte a la lucha cuando el momento llegue. Siempre son bienvenidos la gente del pueblo, y se necesitará ayuda de toda clase para salir de aquí.
Fidel se quedó en silencio. Claro que llevaba poco en este lugar. De hecho, ahora recordaba cuando lo trajeron los guardias. Había sido escandaloso y duro.
—Dime, ¿estarías dispuesto a luchar contra ellos? ¿Cómo te llamas?
No respondió. Se concentró en la luz tenue del pasillo y extendió sus brazos fuera de la celda. Se enfocó en sus manos entre la penumbra. Estas estaban flacas, sucias y tenia cicatrices, sus brazos eran más de lo mismo. Por un instante le dió curiosidad el saber cómo se vería.
—¿Qué sucede? ¿Qué haces? —preguntó la voz curiosa ante sus acciones.
—Nada... —respondió y sus manos volvían —. No es nada.
—No puede ser nada. Nunca es nada.
—Ahora lo es.
—No suenas como un saboteador sin dudas —dijo serio —. A mí me agarraron con las manos en la masa, ¿sabes? Era un golpe de los grandes, de aquellos en los que se escucha el "boom" y las extremidades de los altos funcionarios del gobierno vuelvan por todas partes —habló con orgullo —. Un plan hermoso sin dudas.
—¿Y tuviste suerte con ello?
Aquel no respondió de inmediato, se escuchó como si se se acomodara y se sentara. Observó su silueta por un momento, y por fin contestó.
—No lo sé, pero, la bomba la creé con un cronómetro imposible de neutralizar. Estoy seguro que hubo una explosión, una grande, e hice encabronar a un par, eso te lo aseguro —dijo orgulloso —. Al menos sé que lo recordarán —finalizó y soltó una risa satisfactoria.
Fidel le acompañó con una tenue sonrisa aunque aquel no lo supiese. Tal vez, si de verdad llegaban los refuerzos, se uniría al movimiento para saber cómo terminaría todo.
—Esto no será el final, ya lo verás. Se que aún me falta darles más a estas malditas fieras —habló el saboteador —. Lo sé muy bien, es mi destino. Se hará una revolución, ya lo verás tu mismo.
—No estaría mal —comento Fidel y pudo sentir la sonrisa del otro.
—No, no lo está, pues es lo que necesitamos compañero —dictó y se tomó una pausa corta, para preguntar —. ¿A ti porqué te trajeron exactamente compañero?
—¿Por qué me trajeron?
—Sí. ¿Cuál ha sido la injusticia?
Fidel suspiró, se tomó de las manos y su ánimo recién recobrado, comenzaba a caer nuevamente.
—¿Quieres saber la verdad? —preguntó con un tono suave y sincero.
—Claro, te escuchó.
—La verdad... —dijo y se detuvo en seco, trago saliva y tocó su barbilla —. La verdad... —repitió y alejó sus manos de su rostro, se rascó la cabeza y continuó —. La verdad es que ni siquiera sé... —confesó y bajo la cabeza —Sucedió lo de siempre supongo. Debí saber lo que pasaba cuando se llevaron a mis vecinos del frente. Debí hacer algo, cuando se llevaron a los de a lado. Era obvio que seguiría mi familia, en ese momento lo supe, te lo juro, lo supe muy bien...
Levantó la mirada de nuevo. Sus ojos se cristalizaron, frotó su cabellera nuevamente, y el otro se había quedado callado. Rememoró con tristeza y las reminiscencias de lo sucedido volvieron a su mente. El escándalo, la alegría y la incertidumbre; lo vívido aquel día y antes de ello; la mirada de sus hijos; la de su mujer... Sus rostros...
—Un día llegas a casa después de una jornada de trabajo —soltó Fidel con seriedad —. Comes con quienes quieres, ríes y les hablas y todo es normal... Ayudas con los platos al terminar, tomas una copa de vino con tu esposa y bailan la canción de siempre. La besas y la abrazas como todos los días. Arropas a los niños deseándoles los mejores sueños y los abrazas. Te acuestas con ella, la besas, le dices que la amas y duermen... —paro por un momento, su voz se entre corto y las lágrimas salieron —. Después... En medio de la noche... La policía irrumpe y todo se vuelve un caos. Todo se desmorona. Empiezan a esculcar todo, a romperlo todo, te golpean a ti y a tu familia, los agarran y se los llevan lejos de ti... Lloras y les preguntas: "¿por qué lo hacen?", pero de nada sirve, porque no responden y te llevan lejos. Te hacen preguntas, te torturan un poco y les dices lo que quieren, y terminas acá...
Fidel se limpió las lágrimas tan pronto llegaron a su barbilla. Se sentía como si aquello hubiera sucedió hacía tanto tiempo. Ya había llorado mucho, la tristeza era muy palpable, pero su desconcierto en la oscuridad era su única realidad ahora. Vivir en el pasado, era solo un martirio.
—¡Malditos cabrones de mierda! —soltó la voz con cólera —¡Estos malditos hijos de puta!
"Lo son... " se dijo para sus adentros. Y aunque los primeros días no cesaba de pensar en lo horrible que había sido aquello, ahora ya no desperdiciaba sus fuerzas en pensar en ello. Después de todo, "¿que se podía hacer ahora?" Se debía de ser realista.
—¡Los asesinare! ¡Matare a todos los responsables! ¡Los colgaré, lo juro! —gritó con fuerzas —¡La sangre correrá y habrá justicia!
—Guarda tus energías amigo, las necesitarás, créeme —aconsejo Fidel aún con los ojos vidriosos.
—No te preocupes, tengo la suficiente como para destripar a toda la policía ministerial. Y de verdad, no puedo ni imaginar lo que pudo sentirse eso compañero —dijo con tristeza y luego añadió —. Solo puedo sentir rabia por esos asquerosos cerdos.
—Bueno, no hay mucho que sentir para serte sincero...
—Lo hay de todo para sentir —aclaró la voz en la oscuridad —. Nunca debes dejar de hacerlo. Nunca se debe de dejar de sentir y de luchar.
—No hay mucho porque luchar...
—No hay si se piensa así, pero el hecho de que hablemos de ello, es una clara evidencia que aún haya esperanzas para luchar.
—No puedo entender lo que dices del todo.
—Mientras se siga respirando, aún se puede luchar. Mientras se siga viviendo, todavía hay cabida para la esperanza y la vida —dijo y se quedó en silencio.
Fidel no habló, y miró cómo la silueta de él, y se alejó de las barras por completo. Aquel hizo lo mismo después de un corto lapso.
Pronto dormitaría en el suelo, escucharía cuando la puerta de metal se abriera y gatería hasta la esquina de la celda para protegerse de las vociferaciones catastróficas de los sentenciados. Bien los guardias se llevaban al pobre desgraciado, él regresaría al frente con cuidado y vería donde la voz del saboteador se había originado. Se preguntaría por su callar, y si sería testigo para el momento en el que se lo llevarán, lo cuál nunca sucedería.
Extraño la conversación, aunque no dijo nada. Pensó en sus palabras y recordó a su esposa e hijos. Espero que ellos estuviera bien, como lo había hecho en cada instante de su estadía ahí. Le rezaba a fuerzas más allá de el para que fuera así, ya que lo necesitaba de verdad.
El último día de su vida fue dos días después de la conversación con aquella voz en la oscuridad, y así lo supo instintivamente al escuchar la puerta de metal abrirse.
Cuando los guardias pararon al estar frente a su celda y prendieron una lámpara haciendo que se encandilara. Fidel vería los uniformes negros pero no sus rostros, le resultarían difusos debido a la iluminación perturbadora. Notaría con tristeza el estado de su cuerpo por primera vez en mucho tiempo. Bajo los trapos que traía como vestuario, vería su piel pálida, su cuerpo hasta los huesos cansado y deteriorado. Vería también su celda, las manchas en el suelo, la sangre seca e incluso los fragmentos de dientes del tipo que cayó en aquella ocasión.
Aquel irremediablemente, sería el fin.
—Fidel Onivetos Castaña, póngase de pie —ordeno uno de los uniformados.
Fidel acostado voltearía a la brevedad a su esquina de siempre, a su refugio en donde tapaba sus oídos para no escuchar los gritos.
—Abre la puerta —dijo el uniformado y el que sostenía la lámpara sacó una llave y prosiguió a abrir la celda.
Fidel se abrazó a si mismo sin hacer caso todavía y las lágrimas salieron de sus ojos. Recorrieron sus pómulos huesudos y terminaron el suelo.
El guardia que no sostenía la lámpara se metió, lo agarró del torso y sin dificultad hizo que se parara.
—Ya voy, ya voy... —murmuro Fidel en su llorar.
Una vez estuvo de pie por completo, el guardia lo golpeó en el estómago con fuerza, y él se retorció con dolor. Lo enderezaron de nuevo tomándole del cabello y le pusieron las cadenas. Él no peleó, lagrimeo un poco en silencio mientras aguantaba el dolor.
Lo llevaron al pasillo y miró con una enorme tristeza a la celda que había frente a la suya. Quizo hablar, pero las palabras no salieron. No observaría un acto de revolucionario, o participaría en el.
Caminaron hasta llegar al final del pasillo sin mucho escándalo, dejaron la vela tenue a un lado de la puerta y abrieron esta para después cerrarla cuando salieron. Se encontró con unas escaleras de piedra y ascendió y miró muchísimas más celdas. Salió del edificio a un patio amurallado cubierto por la nieve. Vio la sangre entre blancura, y supo que era la última parada de su recorrido. Lo hicieron parar junto a una hilera de hombres de igual y hasta peor estado que el suyo, y espero un poco a que otros más se sumaran. Por lo demás habían soldados a los alrededores del campo, y en las esquinas, torres con francotiradores vigilando hasta el movimiento más ligero.
Volteó hacia arriba, hacia el cielo ignorando el llorar del que estaba a un lado suyo. Estaba nublado en su totalidad, pero el brillo del sol seguía haciendo acto de presencia.
Después lo hincaron bruscamente y le vendaron los ojos impidiendo cualquier visión más. Hubo silencio por un momento, escuchó el viento, sintió su latir y de pronto la melodía clásica de aquella pieza reproduciéndose en su tocadiscos. Él y su esposa seguían bailando en su sala, sobre la alfombra roja con mosaicos amarillos. Se sonreían cada vez que sus miradas se encontraban, y ella descansaba con los ojos cerrados en su pecho, y él la veía en paz mientras no dejaba de abrazarla, para después besar su cabellera y seguir la música.
Él sonrió melancólicamente, luego se escucharon los disparos y cayó a la nieve junto a los demás. La sangre salió y no rejuntarían los cuerpos en un par de horas más.
S.C.R.
submitted by Virgilio9 to escritura [link] [comments]


2020.10.01 11:22 Virgilio9 Sentencia

Los gritos habían empezado otra vez. Fidel volvía a temblar y se ocultaba en la esquina del cuarto. Los lamentos disminuían al pasar los segundos, aunque sentía cómo hacían eco en su cabeza.
Al terminar, solo oía el sonido de las cadenas, los pasos de las botas de cuero de los guardias y los sollozos del desdichado pasar a un lado de donde yacía. Luego el cerrar de la gran puerta de acero, y después, nada, silencio completo, incertidumbre total.
Todo estaba oscuro, caminando por el concreto podía tropezar con el recipiente de excremento que se encontraba en algún lugar del centro de la pared del fondo. La única luz presente, era la que había tras las rejas, la que se encontraba al final del pasillo. La vela débil que sostenía uno de los guardias al entrar por el sentenciado.
A Fidel nunca le había molestado la oscuridad, ni siquiera cuando era un niño. Ahora era distinto sin embargo, el terror era latente en cada centímetro que ocupaba aquellas instalaciones nauseabundas. La gente grita por aquí con locura a la par de son arrastrados hacia sus crueles destinos. Se escuchan los golpes si uno se resiste al ser llevado y de nuevo reina el silencio que se prolonga por mucho tiempo.
En una ocasión un tipo cayó de frente al pasar junto a la celda que ocupaba. Su barbilla crujió y sus dientes salieron volando a la par de que se salpicaba la sangre. Lo golpearon en el suelo con sus garrotes para después levantarlo, y el solo gemía hasta que no se oía nada más. Se lo llevaron arrastrando, y era fácil decir que cuando salieron, aquel ya estaba muerto.
"Esto es lo que sucede aquí... " se decía para sobrellevar la realidad, pero el sentimiento escabroso no disminuía ni un poco.
Dormía en el frío suelo, y pocas veces traían comida y agua, y estás las reducían sistemáticamente empezando por el primer día hasta el final. Los mataban gradualmente de hambre para debilitarlos a cómo intuía. No hay espíritu ni resistencia una vez que solo se piensa en comer en la gran parte de los casos, aunque las lágrimas nunca faltan, y todavía hay unos pocos a los que se les oye poner resistencia con quien sabe qué fuerzas. Lo único bueno del asunto de la comida, era que no tenia que defecar, ya que no había que, y aguantaba el hambre con siestas interminables, y aunque la mayoría del tiempo la negrura acompañaba su sueño, a veces soñaba. Presenciaba tiempos mejores, situaciones pasadas y personas de su vida. En individuos que le sacaron sonrisas y que le brindaron cariño, y al soñar en ellos, era cruel despertar y encontrarse escuchando aquel profundo silencio con aquella gotera que no se podía saber siquiera origen. Era despertar en un nada, sudando y con las memorias frescas. Sin conocimiento del tiempo o del lugar en cuestión. Perdido y solitario.
Aquello era como regresar al limbo.
—Carajo —soltó y se agarró el cabello y frotó su rostro —. Mierda...
—¡Mierda! ¡Carajo! —se escuchó al frente suyo.
Apartó sus manos de su vista, y solo encontró los barrotes parcialmente iluminados y la negrura absoluta de la celda que estaba al frente de la suya. La curiosidad le invadió, trago saliva e intento visualizar algo que era imposible de ver. Era raro escuchar palabras; lo usual eran los lamentos.
—¿Quien anda ahí? —preguntó Fidel.
Hubo un pequeño silencio, luego, lo escuchó.
—Yo, y nadie más que yo.
—Perfecto —murmuró.
"Un loco más" pensó y se frotó la frente con una leve frustración.
—¿Cuánto tiempo llevas aquí? —preguntó aquel.
Fidel soltó un suspiro, gateo un poco y a tientas llegó a hasta los barrotes. Ahí se sentó y puso su espalda contra la pared. Decidió contestar, no había mucho por hacer en todo caso.
—¿Cómo podría saberlo? —dijo con seriedad —. He estado lo suficiente.
—¿Cuándo te agarraron? ¿Era de día o de noche?
—De noche, como a todos.
—A mí no. A mí me detuvieron de día.
—¿De día? ¿Eras un opositor?
—Lo soy y lo seguiré siendo —aclaro con fuerza y se escuchó como golpeó su pecho con fuerza —. Sigo luchando, incluso aquí encerrado en este agujero asqueroso.
—¿Tu cuanto tiempo llevas aquí?
—Un día o dos, tal vez más, tal vez menos.
—Ya veo... —dijo Fidel con una notable melancolía.
—No te preocupes. Puede que tarde un poco, pero mis compañeros nos sacarán de aquí. Podrías unirte a la lucha cuando el momento llegue. Siempre son bienvenidos la gente del pueblo, y se necesitará ayuda de toda clase para salir de aquí.
Fidel se quedó en silencio. Claro que llevaba poco en este lugar. De hecho, ahora recordaba cuando lo trajeron los guardias. Había sido escandaloso y duro.
—Dime, ¿estarías dispuesto a luchar contra ellos? ¿Cómo te llamas?
No respondió. Se concentró en la luz tenue del pasillo y extendió sus brazos fuera de la celda. Se enfocó en sus manos entre la penumbra. Estas estaban flacas, sucias y tenia cicatrices, sus brazos eran más de lo mismo. Por un instante le dió curiosidad el saber cómo se vería.
—¿Qué sucede? ¿Qué haces? —preguntó la voz curiosa ante sus acciones.
—Nada... —respondió y sus manos volvían —. No es nada.
—No puede ser nada. Nunca es nada.
—Ahora lo es.
—No suenas como un saboteador sin dudas —dijo serio —. A mí me agarraron con las manos en la masa, ¿sabes? Era un golpe de los grandes, de aquellos en los que se escucha el "boom" y las extremidades de los altos funcionarios del gobierno vuelvan por todas partes —habló con orgullo —. Un plan hermoso sin dudas.
—¿Y tuviste suerte con ello?
Aquel no respondió de inmediato, se escuchó como si se se acomodara y se sentara. Observó su silueta por un momento, y por fin contestó.
—No lo sé, pero, la bomba la creé con un cronómetro imposible de neutralizar. Estoy seguro que hubo una explosión, una grande, e hice encabronar a un par, eso te lo aseguro —dijo orgulloso —. Al menos sé que lo recordarán —finalizó y soltó una risa satisfactoria.
Fidel le acompañó con una tenue sonrisa aunque aquel no lo supiese. Tal vez, si de verdad llegaban los refuerzos, se uniría al movimiento para saber cómo terminaría todo.
—Esto no será el final, ya lo verás. Se que aún me falta darles más a estas malditas fieras —habló el saboteador —. Lo sé muy bien, es mi destino. Se hará una revolución, ya lo verás tu mismo.
—No estaría mal —comento Fidel y pudo sentir la sonrisa del otro.
—No, no lo está, pues es lo que necesitamos compañero —dictó y se tomó una pausa corta, para preguntar —. ¿A ti porqué te trajeron exactamente compañero?
—¿Por qué me trajeron?
—Sí. ¿Cuál ha sido la injusticia?
Fidel suspiró, se tomó de las manos y su ánimo recién recobrado, comenzaba a caer nuevamente.
—¿Quieres saber la verdad? —preguntó con un tono suave y sincero.
—Claro, te escuchó.
—La verdad... —dijo y se detuvo en seco, trago saliva y tocó su barbilla —. La verdad... —repitió y alejó sus manos de su rostro, se rascó la cabeza y continuó —. La verdad es que ni siquiera sé... —confesó y bajo la cabeza —Sucedió lo de siempre supongo. Debí saber lo que pasaba cuando se llevaron a mis vecinos del frente. Debí hacer algo, cuando se llevaron a los de a lado. Era obvio que seguiría mi familia, en ese momento lo supe, te lo juro, lo supe muy bien...
Levantó la mirada de nuevo. Sus ojos se cristalizaron, frotó su cabellera nuevamente, y el otro se había quedado callado. Rememoró con tristeza y las reminiscencias de lo sucedido volvieron a su mente. El escándalo, la alegría y la incertidumbre; lo vívido aquel día y antes de ello; la mirada de sus hijos; la de su mujer... Sus rostros...
—Un día llegas a casa después de una jornada de trabajo —soltó Fidel con seriedad —. Comes con quienes quieres, ríes y les hablas y todo es normal... Ayudas con los platos al terminar, tomas una copa de vino con tu esposa y bailan la canción de siempre. La besas y la abrazas como todos los días. Arropas a los niños deseándoles los mejores sueños y los abrazas. Te acuestas con ella, la besas, le dices que la amas y duermen... —paro por un momento, su voz se entre corto y las lágrimas salieron —. Después... En medio de la noche... La policía irrumpe y todo se vuelve un caos. Todo se desmorona. Empiezan a esculcar todo, a romperlo todo, te golpean a ti y a tu familia, los agarran y se los llevan lejos de ti... Lloras y les preguntas: "¿por qué lo hacen?", pero de nada sirve, porque no responden y te llevan lejos. Te hacen preguntas, te torturan un poco y les dices lo que quieren, y terminas acá...
Fidel se limpió las lágrimas tan pronto llegaron a su barbilla. Se sentía como si aquello hubiera sucedió hacía tanto tiempo. Ya había llorado mucho, la tristeza era muy palpable, pero su desconcierto en la oscuridad era su única realidad ahora. Vivir en el pasado, era solo un martirio.
—¡Malditos cabrones de mierda! —soltó la voz con cólera —¡Estos malditos hijos de puta!
"Lo son... " se dijo para sus adentros. Y aunque los primeros días no cesaba de pensar en lo horrible que había sido aquello, ahora ya no desperdiciaba sus fuerzas en pensar en ello. Después de todo, "¿que se podía hacer ahora?" Se debía de ser realista.
—¡Los asesinare! ¡Matare a todos los responsables! ¡Los colgaré, lo juro! —gritó con fuerzas —¡La sangre correrá y habrá justicia!
—Guarda tus energías amigo, las necesitarás, créeme —aconsejo Fidel aún con los ojos vidriosos.
—No te preocupes, tengo la suficiente como para destripar a toda la policía ministerial. Y de verdad, no puedo ni imaginar lo que pudo sentirse eso compañero —dijo con tristeza y luego añadió —. Solo puedo sentir rabia por esos asquerosos cerdos.
—Bueno, no hay mucho que sentir para serte sincero...
—Lo hay de todo para sentir —aclaró la voz en la oscuridad —. Nunca debes dejar de hacerlo. Nunca se debe de dejar de sentir y de luchar.
—No hay mucho porque luchar...
—No hay si se piensa así, pero el hecho de que hablemos de ello, es una clara evidencia que aún haya esperanzas para luchar.
—No puedo entender lo que dices del todo.
—Mientras se siga respirando, aún se puede luchar. Mientras se siga viviendo, todavía hay cabida para la esperanza y la vida —dijo y se quedó en silencio.
Fidel no habló, y miró cómo la silueta de él, y se alejó de las barras por completo. Aquel hizo lo mismo después de un corto lapso.
Pronto dormitaría en el suelo, escucharía cuando la puerta de metal se abriera y gatería hasta la esquina de la celda para protegerse de las vociferaciones catastróficas de los sentenciados. Bien los guardias se llevaban al pobre desgraciado, él regresaría al frente con cuidado y vería donde la voz del saboteador se había originado. Se preguntaría por su callar, y si sería testigo para el momento en el que se lo llevarán, lo cuál nunca sucedería.
Extraño la conversación, aunque no dijo nada. Pensó en sus palabras y recordó a su esposa e hijos. Espero que ellos estuviera bien, como lo había hecho en cada instante de su estadía ahí. Le rezaba a fuerzas más allá de el para que fuera así, ya que lo necesitaba de verdad.
El último día de su vida fue dos días después de la conversación con aquella voz en la oscuridad, y así lo supo instintivamente al escuchar la puerta de metal abrirse.
Cuando los guardias pararon al estar frente a su celda y prendieron una lámpara haciendo que se encandilara. Fidel vería los uniformes negros pero no sus rostros, le resultarían difusos debido a la iluminación perturbadora. Notaría con tristeza el estado de su cuerpo por primera vez en mucho tiempo. Bajo los trapos que traía como vestuario, vería su piel pálida, su cuerpo hasta los huesos cansado y deteriorado. Vería también su celda, las manchas en el suelo, la sangre seca e incluso los fragmentos de dientes del tipo que cayó en aquella ocasión.
Aquel irremediablemente, sería el fin.
—Fidel Onivetos Castaña, póngase de pie —ordeno uno de los uniformados.
Fidel acostado voltearía a la brevedad a su esquina de siempre, a su refugio en donde tapaba sus oídos para no escuchar los gritos.
—Abre la puerta —dijo el uniformado y el que sostenía la lámpara sacó una llave y prosiguió a abrir la celda.
Fidel se abrazó a si mismo sin hacer caso todavía y las lágrimas salieron de sus ojos. Recorrieron sus pómulos huesudos y terminaron el suelo.
El guardia que no sostenía la lámpara se metió, lo agarró del torso y sin dificultad hizo que se parara.
—Ya voy, ya voy... —murmuro Fidel en su llorar.
Una vez estuvo de pie por completo, el guardia lo golpeó en el estómago con fuerza, y él se retorció con dolor. Lo enderezaron de nuevo tomándole del cabello y le pusieron las cadenas. Él no peleó, lagrimeo un poco en silencio mientras aguantaba el dolor.
Lo llevaron al pasillo y miró con una enorme tristeza a la celda que había frente a la suya. Quizo hablar, pero las palabras no salieron. No observaría un acto de revolucionario, o participaría en el.
Caminaron hasta llegar al final del pasillo sin mucho escándalo, dejaron la vela tenue a un lado de la puerta y abrieron esta para después cerrarla cuando salieron. Se encontró con unas escaleras de piedra y ascendió y miró muchísimas más celdas. Salió del edificio a un patio amurallado cubierto por la nieve. Vio la sangre entre blancura, y supo que era la última parada de su recorrido. Lo hicieron parar junto a una hilera de hombres de igual y hasta peor estado que el suyo, y espero un poco a que otros más se sumaran. Por lo demás habían soldados a los alrededores del campo, y en las esquinas, torres con francotiradores vigilando hasta el movimiento más ligero.
Volteó hacia arriba, hacia el cielo ignorando el llorar del que estaba a un lado suyo. Estaba nublado en su totalidad, pero el brillo del sol seguía haciendo acto de presencia.
Después lo hincaron bruscamente y le vendaron los ojos impidiendo cualquier visión más. Hubo silencio por un momento, escuchó el viento, sintió su latir y de pronto la melodía clásica de aquella pieza reproduciéndose en su tocadiscos. Él y su esposa seguían bailando en su sala, sobre la alfombra roja con mosaicos amarillos. Se sonreían cada vez que sus miradas se encontraban, y ella descansaba con los ojos cerrados en su pecho, y él la veía en paz mientras no dejaba de abrazarla, para después besar su cabellera y seguir la música.
Él sonrió melancólicamente, luego se escucharon los disparos y cayó a la nieve junto a los demás. La sangre salió y no rejuntarían los cuerpos en un par de horas más.
S.C.R.
submitted by Virgilio9 to escribir [link] [comments]


2020.08.30 04:17 Ok-Philosophy3727 Karen y su hijo m4t4n a mi novio

Buenas gente de Reddit hoy les comparto mi, peor!! Experiencia con una karen de lejos
Antes de nada un elenco:
Yo: alguien que a día de hoy sigue con traumas
N: novio
MD: madre con derecho
HD: hijo con derechos
SG: guardias de seguridad
M: mi madre
La historia: estaba con mi novio en el centro comercial porque nos hacían falta suministros (esto sucedió en el 2015).
Teníamos todo lo que nos faltaba “comida, topa, un nuevo videojuego” y estábamos bajando por unas escales eléctricas para salir de ahí cuando escuchamos un grito
MD: oigan!, ustedes
No le dimos importancia ya que no pensamos en que era hacia nosotros y escuchamos otra vez
MD: OIGAN!, la pareja que está abajo
N: (dándose cuenta de que nos hablaba a nosotros) se le ofrece algo señora?
MD: si quiero hablar con ustedes
Bajamos las escaleras y ocurre lo siguiente:
MD: oye chica mi hijo quiere salir con tigo
HD: eres hermosa, serás mía!
N: ya tiene novio niño (si un niño de unos 11 queriendo salir con alguien de 19)
Yo: si ya tengo novio será mejor que busques otra
MD: como te atreves!!
HD: mama!!, quiero salir con ella
MD: y lo harás hijo (con una sonrisa malévola mientras metía su mano a su bolso)
MD: (saca una pistola y me apunta) O SALES CON MI HIJO O DISPARO!
Yo: (rompiendo en lágrimas) s-señora y-y-yo
N: AYUDA!!, seguridad!!, esta señora tiene un arm
MD: (dispara) M*3re maldito estorbo!!
Dispara su arma y le da a N en el estómago rápidamente un guardia corre y derriba a MD haciendo que su arma quede lejos de ella
MD: suélteme maldito el se lo merecía no quiso salir con hijo!!
N: t-ttodo lo que tengo te lo dejo a tí mi amor (dijo antes de desmayarse)
Yo: NOOOO!!! (grito mientras esto llama la atención de HD Quien agarra el arma y le da un segundo disp4r0 a N)
Otro guardia derriba a HD mientras me quedo con la imagen de N con un disp4r0 en el estomago y otro en la cabeza por que HD tenía tiro fácil ya que N estaba totalmente quieto
Llaman a los policías para que se lleven a MD y HD.
Un día después se hace el funeral de N y como dijo en sus últimas palabras su testamento sue de todo para mí (cosas que aún conservo por estar aferrada a ellas)
Tiempo después se hizo un juicio donde MD obtuvo pena de muert3 ya que no era su primer homisidio y HD va a estar en un internado para menores y cuando tenga 18 va a estar 10 años en la cárcel. Fin de la historia. No sé si me vallan a borrar la historia por ser un poco más “extrema” por así decir pero si no pasa tienen todo el derecho a compartir esta historia.
submitted by Ok-Philosophy3727 to padresconderecho [link] [comments]


2020.07.24 11:34 Perrapicha Las veces que me apuntaron con un arma

Son dos historias pero son el mismo miedo.
En el colegio reformativo había un chico que media casi dos metros y le decían "El Chaki" uno lo veía y sentía que lo iban a robar, el era barbero, vendía drogas y había apuñalado a varias personas, incluso se decía que había matado a un man.
El chaki tuvo problemas de falda con un tipo de la zona rural del pueblo, esas personas normalmente son tipos que se dedican a negocios ilícitos y son peligrosos, le enviaron un tipo a meterle un tiro en la barbería, el tipo le apuntó pero el padrastro forcejeó con el tipo de arma y le dieron un tiro en el pie, chaki agarro a varillasos al tipo (con una varilla de hierro de media pulgada) hasta doblarla, el tipo era el primo de quién dió la orden, y a chaki lo empezaron a amenazar.
Chaki siempre debía salir a diferentes horas del colegio, ya que casi siempre que salíamos aparecian tipos que parecían sacados de un cartel, siempre nos preguntaban por el, incluso nos ofrecían plata para decir donde andaba, pero siempre decíamos que no había vuelto al colegio o que se fue más temprano. Creíamos que eran simples amenazas que con el tiempo se pasarían.
Pasó el tiempo y casi nunca nos encontrábamos a esos tipos, chaki salía con nosotros con normalidad, casi siempre que salíamos del colegio íbamos al frente a comprar cigarrillos y gaseosa, ese día estábamos fumando y compartiendo una gaseosa entre todos y chaki estaba con nosotros, recuerdo que dijo que nos iba a invitar de a gaseosa y a una empanada para casa uno cuando acabaríamos de fumar, en esas se escucha.
Gritos en la esquina de arriba: Ahí está Chaki, ese es
Y vemos a tres tipos al lado de una moto con una pistola hechiza.
Las armas hechizas son armas caseras hechas con tubos metálicos, que se martillan con resorte, son de un solo tiro, cargarlas es un proceso largo y usan balas de cualquier calibre, su presicion es nula, ya que es casi lo mismo que agarrar una bala con un alicate y ponerle un encendedor en el casquillo, da igual que sea casi imposible que a 25 metros me den con esa arma, pero ver qué a uno le apuntan con eso y saber que si se da la casualidad de que me dé en la cabeza estoy básicamente muerto, da mucho pero mucho miedo.
Yo estaba frío viendo al tipo apuntar, me temblaban las piernas, y siento el ruido del disparo, que sentí mi corazón pararse, vemos que la bala da en una pared de concreto arriba nuestro, y yo sigo paralizado hasta que siento un jalón y un grito que me dice "CORRA".
Empezamos a correr tan rápido como podíamos, sabíamos que si dejábamos de correr corríamos demasiado peligro, yo solo escuchaba mi corazón latir demasiado fuerte y mi respiración agitada, Guzmi lloraba mientras corría, yo no podía pensar en nada, solo en correr. Ellos nos venían persiguiendo en la moto, por lo que corríamos en contravía siempre, corrimos hacia el monte y bajamos por el monte corriendo hacia el río, si nos caíamos no importan, nos levantabamos y seguíamos, sin mirar atrás. Antes de llegar al río hay una carretera sin pavimentar, llegamos allí y corrimos por la carretera hasta encontrar un potrero, entramos allí y nos hicimos en un lugar más oculto.
Al llegar al potrero y descansar un segundo sentí el cansancio, las piernas ya no me soportaban, habíamos corrido más de media hora sin parar, me senté el pasto y sentí el dolor en los brazos y rodillas de las caídas al bajar por el monte, me recosté y aunque me sentía demasiado feliz de seguir vivo, el miedo no se iba, de un momento a otro mi estado cambió y mi cuerpo empezó a llorar, lloraba sin parar y casi todos mis compañeros lo hacían, los tipos más duros que había visto, que no lloraban ni con una puñalada encima ahí estaban llorando, yo tampoco solía llorar, a día de hoy casi nunca lloro, pero ese día no podía parar, nos tranquilizamos después de un rato, y nos quedamos en ese pasta tirados hasta que empezó a bajar el sol, no teníamos fuerzas para levantarnos, nos fumamos los cigarrillos que teníamos ahí recostados en el pasto, y luego caminamos casi 2 horas hasta nuestras casas, dejando a cada uno en su casa.
Chaki se tuvo que perder, se fue a Medellín.
La segunda historia sucedió mientras estaba en la universidad, yo era muy mujeriego y me gustaba mucho la fiesta y beber, justo es la historia de como cambié mi vida.
Había una chica preciosa que le decían Scalzo, era una rubia, alta blanca, y con una cara hermosa, a mí siempre me ha resultado fácil ligar, no soy hermoso, solo soy alto y tengo ojos verdes, tal vez eso ayuda. Scalzo tenía novio, el man si era hijo de un narquillo, tenía mucho dinero, pero el tipo se veía muy de calle, no lo era pero le gustaba aparentarlo. Yo empecé a tirarle los perros a Scalzo porque veía clase de cálculo vectorial con ella, y me pidió que le diera monitorias, yo le empecé a dar clases y empezamos a hablar mucho por Whatsapp, entonces yo ya le dije que me gustaba, que como era para que el novio no sé diera cuenta, y ella me dijo que yo también le gustaba, que no iba a dejar al novio pero que ahí mirábamos como era.
Al principio las clases yo se las daba en la biblioteca de la U, y ella me dijo que se las diera en la casa, entonces obviamente yo no iba a ir a una casa sola a dar clases, pero si el novio veía el WhatsApp creía que le estaba dando de clases, el visaje es que con esas cosas uno empieza a buscar más riesgo, entonces ya no culeabamos en la casa si no en los baños de la U, íbamos en la moto a moteles, salía conmigo de la universidad en la moto, entonces la gente empieza a armar los chismes.
Un día, el tipo me paró en la universidad y me dijo
Tipo: Yo a vos no te quiero volver a ver cerquita de mi novia.
Yo: Relajáte parce que no más somos compañeros.
Tipo: No me importa lo que sean, te abrís de ahí.
Yo: Bueno pues, todo bien.
Obviamente no me iba a abrir de ahí, simplemente le bajamos a mostrarnos tanto en público.
Un día Scalzo me manda un mensaje como a las 11:30 a decirme que estaba en una fiesta donde una amiga, que fuera y que nos podíamos quedar a dormir allá, yo le dije que en un rato iba, llegué a la fiesta que era en las casas de los ricos de por aquí, que son en la salida de la ciudad, son conjuntos con piscina y la fiesta era en el salón comunal, había piscina y estaba buena la fiesta, estaba tomando ron y bailando con Scalzo, cuando en esas llega la camioneta de el novio de ella, alguien de la fiesta había sapeado que yo estaba con ella, el tipo este se baja con dos manes, se acerca y dice.
Tipo: yo ya se todo malparido, y vamos a arreglar las cosas vos y yo.
La que hizo la fiesta se acercó y nos dijo que aquí no podían haber peleas, que si nos íbamos a agarrar tenía que ser en otro lado.
Tipo: listo entonces vámonos.
Cómo yo iba a tomar había dejado la moto.
Yo: y pa donde ?
Tipo: subase al carro y nos vamos pal tambo.
El tambo es un lugar más afuera de la ciudad, que es una montaña dónde queda un café, lo cierran en la noche y allá suben a fumar marihuana y a culear en los carros.
Yo me subí al carro sin pensarlo muchos, nadie hablaba en el carro y el tipo de desvío del camino al tambo, y se metió por una destapada, avanzó 100 metros y me dijo que me bajará.
Yo: nos vamos a dar aquí ?
Y el no me dijo nada.
Cuando veo que uno de los manes con los que el venía le pasa algo envuelto en un trapo rojo. Yo sabía que eso era un revolver, el man lo saca, yo sabía que el tipo era puta apariencia, entonces le dije.
Yo: vos sos una hueva miedosa que no es capaz de agarrarse a mano limpia.
Y empecé a caminar hacia a la carrera dejándolo atrás, camine unos 10 metros y creí que no iba a pasar nada, cuando literal por un lado de la rodilla siento que pasa un tiro. Ahí tuve la misma sensación que en el colegio, un frío, un temblor en las piernas, este tipo me intento dar, eso pasó muy cerca para que estuviera planeado, yo levanté los brazos y me voltee lentamente, mordiendome la lengua para no llorar, el tipo se me acercó y me metió el revolver en la boca.
Tipo: Estoy es que te mato,si yo te vuelvo a ver con mi novia, te busco y te mato en la puerta de tu casa.
Yo después de haber sentido ese tiro tan cerca sabía que el man hablaba muy en serio, no era capaz de hablar,
Tipo: y ahora me tiene que pedir perdón.
Me tuve que arrodillar y pedirle perdón, cosas que jamás en mi vida había hecho, yo era el siempre el que ponía a pedir disculpas a los otros, lloraba del miedo y de la humillación que tenía, me temblaba todo. El tipo se fue, tomé un taxi y volví a mi casa sin decir una palabra, me bañé con agua caliente y aún así sentía frío el cuerpo, esa noche no dormí.
Al final eso no fue tan malo, ya que yo siempre me metía en situaciones pesadas y salía bien parado, ver esto me hizo cambiar varias cosas en mi vida, dejé de ser tan problematico, dejé de pelear en la calle, y de meterme con mujeres que tienen novio, días después pasé por allí y encontré la ojiva de bala,la guardo como enseñanza.
Que me apunten con un arma, los peores miedos que he pasado en mi vida.
submitted by Perrapicha to eldiario [link] [comments]


2020.06.05 23:57 Eliancampos19 CULPA

Mi primer cuento que me animo a conocer publicar en internet, espero y les guste
CULPA
El olor a pólvora impregnó el aire. Al suceder el primer disparo, Luis vio un destello y después como un agujero rojo y profundo se formó en la frente de su maestra. El tiempo se hizo lento y una película de color rojo se sobrepuso a su visión. Su mano temblaba, pero aun así hacía un esfuerzo por sostener la pistola calibre 9mm. Juan uno de sus compañeros corrió hacia la puerta del salón, Luis con un movimiento rápido apuntó y disparó; la bala le dio justo en la espalda, penetrando piel y músculos para destrozar la espina dorsal de Juan. Sus demás compañeros se lanzaron pecho tierra para buscar refugio. Luis respiró hondo, embriagándose del olor a pólvora y carne quemada, en un éxtasis, dejándose llevar por la venganza de años de maltratos. Afuera del salón se encontraba lo que parecía ser un perro negro más grande de lo normal, que más parecía un coyote; tenía los ojos blancos, sin pupilas, mostraba sus afilados dientes. Continuó la masacre, Luis, apretando el mango del arma, fue hasta donde se encontraban Daniela, Lizbeth y Laura. Daniela rogó por su vida, mientras Laura y Lizbeth intentaban resguardarse con sus mochilas; Luis acertó tres disparos en la cabeza, después disparó dos veces a Laura en el cuerpo y una más a Daniela. Sacó de su bolsa otro cartucho y recargó, lo hizo de una manera perfecta. Prosiguió con Gerardo, con él, el trato fue especial, Lo agarró del pelo, jalándolo hacia arriba, quería ver sus ojos, forcejeó un poco, esquivó algunos rasguños, pero Luis le disparó en la sien, partes del cerebro salieron disparados junto a una mancha de sangre. El resto de sus compañeros corrían hacia afuera del salón. Luis vio lo que había hecho, El perro negro llegó hasta él. Era tiempo de terminar su obra, Puso el cañón en su boca, sintió el metal caliente y el sabor a hierro. Apretó el gatillo.
La alarma de su celular lo despertó, siempre se despertaba muy temprano para ir a la escuela. Vió hacia la ventana dándose cuenta que todavía estaba oscuro. Se levantó de su cama para ir al baño, después de orinar se miró en el espejo, se tocó la cicatriz que tenía debajo de la nariz, pasó sus dedos por su cabello negro. Él consideraba que si no fuera por esa cicatriz él sería más atractivo. Regresó a su habitación. Se vistió con el uniforme de la escuela, ese día era especial por lo tanto se sentía algo nervioso; de abajo de la cama sacó una caja de zapatos, cuando la abrió se encontró con una pistola Beretta 84 Fs junto a algunas balas de 9mm, la observó unos segundos, en trance.
Un ruido le llamó la atención, de una de las esquinas de su cuarto, se materializó un perro negro, era más grande que la mayoría, sus ojos carecían de pupilas, pero aun así sentía su mirada. Caminaba de una manera elegante, emanaba poder. Fue tanta la sorpresa, que se fue hacia atrás cayendo de sentón. Luis ya calmado se levantó.
-Siempre que apareces logras darme un susto. No era la primera vez que lo veía, llevaba meses observando esa supuesta alucinación. -Así… que será hoy.-La forma de hablar del perro era extraña, no movía su boca, pero la voz grave y con ritmo lento se escuchaba en la cabeza de Luis, como si la transmitiera de una manera telepática. -No lo sé-colocó el arma en la cama junto algunas balas; se sentó a un lado de ella. -Hoy… lo harás. -¿Cómo estás tan seguro?-le cuestionó Luis. -Yo lo se… porque debo saberlo. Conozco tu pasado, presente y futuro. Provengo de un lugar en donde no me rijo por tus leyes. -¿Otra dimensión, acaso? -Tu mente humana no podría entenderlo, solamente alcanzas hasta donde llega tu percepción de la realidad. -Estoy harto de tus metáforas, yo sé que no eres real.-Luis ya se había resignado a nunca conseguir respuestas concretas. Interpretaba eso como una señal de que todo era una mala jugada de su cerebro. Luis revisó su reloj, eran las 6 de la mañana, la entrada era a las 7:30 a la escuela. -Todavía tenemos tiempo para charlar. -¿Por quién… empezarías? -Por la maestra Evelyn,-Luis recordó cómo hace una semana su maestra se burló de él, a causa de una de las tantas bromas que le hacían sus compañeros, por la cicatriz a causa del labio leporino-Después continuaré con juan, el muy bastardo que me robó aquel ensayo. -Unos meses antes como parte de un concurso, Luis escribió un ensayo que le podría haber valido el premio. Cuando llegó el día de entregarlo, se dio cuenta que ya no estaba en su carpeta, la semana siguiente, dieron los resultados en los honores. Juan sorpresivamente había ganado el premio de primer lugar; cuando Luis logró leer el supuesto ensayo, se dio cuenta que era el suyo-Daniela, Laura y Liz serán las siguientes.-tres años de burlas habían sido suficientes “Medio pico, cara culo, deberías usar una bolsa, pero que cicatriz tan asquerosa”. Pero no solo eso, también una ocasión en la que Laura de una manera cruel había jugado con sus sentimientos. Luis apretó sus manos, hasta que sus nudillos se pusieron blancos. -¿Qué me dices de… Gerardo? -¿El que se hacía llamar mi amigo?-Luis lo pensó un momento, Fueron amigos por 6 años de la primaria y dos de la secundaria; hasta que un día, empezó a evitarlo e ignorarlo. Un día junto a otros sujetos lo golpearon en un parque hasta dejarlo casi inconsciente, repitiendo el mismo insulto: “fenómeno”, sin alguna razón aparente-Tendrá lo que se merece, todos tendrán lo que se merecen.
Tocaron a su puerta, un frío le recorrió su espalda, escondió la pistola en su mochila. Cuando abrió la puerta, esperaba encontrarse con su abuela, pero no fue así. Un niño de al menos 5 años vestido con una pijama blanca, entró a su cuarto corriendo. El gran perro le gruñó mientras caminaba hacia atrás. El niño se sentó en la cama; Luis frunció el ceño extrañado, le parecía muy familiar. <> -¿Quién eres? -Soy tu.-dijo el niño. Luis reconoció aquel rostro. Era el mismo pero 9 años más joven. -Fuck…-Dijo sorprendido. -No lo hagas, por favor. Antes de poder decir algo más, el perro negro se adelantó. -Él ya tomó su decisión.-subió a la cama de un salto, se acercó intimidante a Luis niño. -Nunca es tarde para retractarse-La voz de su yo joven a diferencia de la del perro, era lo que se podía esperar de un niño, pero a su vez tenía cierta pizca de sabiduría. El perro negro mostró sus dientes. -Yo he estado en el momento en que... lo ha hecho, acecho a los culpables sin importar cuando. El niño se paró en la cama, por un momento parecía ser mucho más alto. -Y yo soy la respuesta. -dirigió su mirada a Luis, quien seguía confuso-Sé que es difícil, pero debes escucharme, nuestra vida no ha sido fácil. Pero no estamos solos, siempre hay gente que nos quiere. Nuestra madre, los abuelos, tus compañeros de clase… no todo ha sido horrible. El perro gruñó mientras se acercaba lentamente. -No,-dijo Luis-te equivocas. -¿Recuerdas a nuestra madre? Los recuerdos llegaron a Luis, el mundo se fundió y aparecieron en sus ojos. Un día en que su madre y el visitaban el parque. -La amaba con todo… mi corazón,-El veía la escena con los ojos de su versión joven-Ella y yo, contra el mundo. Mi padre nos abandonó, nos quedamos solos... El mundo se distorsionó hasta volver al cuarto. -Pero…-continuó Luis, con lágrimas en los ojos-El cáncer se la llevó y dejó a su pequeño niño al cuidado de !UNOS ABUELOS QUE LO DEJARON IGUAL DE SOLO¡ ¿Por qué me torturan así? Tú-se dirigió al niño-con estos recuerdos y tú-dirigiéndose al perro negro-sembrando el odio en mí. Luis niño intentó acercársele, pero el perro negro se abalanzó, tumbándolo en el suelo, lo mordió en el cuello, haciendo correr sangre. -Ningún maldito día he sido feliz, siempre me he sentido como si todo el mundo me odiara, el bullying… tengo tanto odio… Luis niño desde las fauces del animal hizo un esfuerzo por hablar. -Allá afuera hay gente que no es como toda la que conoces, hay personas que van a apreciar lo que somos. -¿Y si es muy tarde para mí?... Los únicos recuerdos que tenía con sus abuelos, eran de ellos llegando con regalos caros, pero con un sentimiento de vacío; siempre buscó su apoyo sobre algún problema en la escuela, pero nunca lo encontró. Lo únicos recuerdos con su abuelo en especial eran las clases de disparo los sábados por la tarde en un campo de tiro, le enseñó a cargar, apuntar y disparar un arma. -Es para que defiendas nuestro hogar…-Dijo-Un hombre siempre debe saber usar un arma, mi padre me lo enseñó y su padre a él; por eso ahora es tu turno.
El perro soltó al niño de sus fauces, quien cayó como un saco de harina al piso. Caminó hacia la puerta del cuarto. Esta se abrió dejándole el camino libre. -¿A dónde vas?-preguntó Luis. -A cualquier lugar… En realidad nunca estoy en un solo lugar.-Dijo el perro deteniéndose. -Entonces… ¿Si eres real o solo una alucinación de mi mente? -¿Acaso importa de dónde provengo?-las palabras dejaron frío a Luis-ni siquiera importa quién sea yo. Lo único importante en este momento eres tú y lo que harás, solo ten por seguro que no eres el primero ni serás el último, asegúrate que el mensaje que vas a dejar, si sea el correcto, van a buscar culpables, y claro que los encontraran… pero no a los correctos. -¿A qué te refieres? -Los seres humanos siempre buscan culpables cuando no quieren aceptar sus responsabilidades, lo único que quieren es siempre salir limpios ante alguna situación que los pueda afectar. -¿Entonces lo que haré… no tendrá nada ninguna repercusión buena? ¿No evitará que otros niños como yo sufran? El perro salió de la habitación sin responder. Mientras que Luis niño seguía en el piso, con el cuello lleno de sangre. -No lo hagas… por favor.-Luis lo miró sorprendido-no es tarde… -Ya no es solo por venganza. Sé que verlos a ustedes no es normal, y eso me da a entender que ya es tarde para mí; debería estar con alguien que me esté ayudando, pero como siempre… estoy solo, siempre he estado solo. Luis se dejó caer al piso, su cabeza retumbaba de ideas. Las lágrimas caían sobre sus mejillas. Los recuerdos de años de abusos, de las bromas pesadas, las distintas salidas que intentó; buscó una en la escritura, pero lo sucedido con Juan le quitó todos los ánimos de continuar, así que la dejó; el canto fue otra de su “segunda salida” pero sus compañeros fueron los responsables de que lo abandonara. El caso con la Maestra Evelyn era de lo que más le dolía, creía que como era su maestra, al igual que los demás, tenían la responsabilidad de evitar ese tipo de abusos… Pero ese día, cuando se burló de aquella broma, con tal de quedar bien con el resto del salón… La furia de Luis fue incomparable, tanto así que se lastimó la palma de su mano con las uñas; ese suceso fue el que por fin rompió a Luis.
Luis niño se levantó, con un gran esfuerzo llegó hasta Luis y Lo abrazó. -Nuestra madre no quisiera esto para ti… para nosotros.
El mundo volvió a fundirse, a estirarse y entonces apareció ante sus ojos, el rostro de su madre. -Ven… vamos.-era como la recordaba, dulce que te causaba una sensación de paz. Ambos caminaron por el parque, las hojas de los árboles se movían suavemente junto al viento, el cantar de los pájaros y otros niños jugando a lo lejos. -Mama…-dijo Luis. -¿Que pasa hijo?- se detuvieron en medio de un camino de piedra rodeado de árboles. -Nunca me dejes solo… por favor. Su madre se detuvo, se hincó en una rodilla para estar a la altura de su hijo. -Nunca te dejare solo, cariño, sin importar cuando, el amor cruza el tiempo y el espacio… Luis había bloqueado esos recuerdos, no los podía recordar, se encontraban en uno de los lugares más oscuros del cerebro, hasta que por fin habían sido liberados.
Se fundieron en un abrazo, pocas habían sido las personas que realmente le demostraron cariño. -Eres especial, cielo, nunca lo olvides. El mundo se estiró y regresó a la habitación, Los dos Luis seguían abrazados, se separaron, Luis niño ya no tenía sangre en su cuello y las marcas de la mordida habían desaparecido. Cuando se levantaron, la voz de su abuela se escuchó desde el piso de abajo. -Ya vámonos, cielo, ¿Ya estás listo? tu abuelo ya encendió el coche. Luis con un nudo en la garganta no logró producir ninguna palabra. -Te esperamos afuera.-dijo su abuela. Pasó sus dedos por su cicatriz. -¿Lo harás?-preguntó Luis niño. Luis miró su mochila después la puerta y al final hacia la ventana, donde los primeros rayos de sol cruzaban las cortinas. Respiró hondo y dijo: -No lo sé… ¿Acaso importa si lo hago o no? Bob Gray
submitted by Eliancampos19 to u/Eliancampos19 [link] [comments]


2020.05.26 16:54 Koelnerin El monitor de la cámara de mi hijo se activó en el medio de la noche. Lo comprobé y vi a mi mujer y a mi hijo sentados en la cama. No eran mi esposa e hijo. - Parte 2

Parte 2
Lamento que haya tardado tanto, ha sido un mes muy emotivo. Me he sentido como si estuviera perdiendo la cabeza, o ya la he perdido. He estado en el hospital durante tres semanas.
Recordarán que me fui a casa de mis suegros sin saber qué diablos hacer. Mi esposa y yo discutimos sobre ello, mis suegros dijeron que llamara a un sacerdote. Le dije a mi esposa que llamaríamos a la policía y eso es todo.
El día que finalmente llamamos a la policía sería el sexto día. Mi-No-Familia estaba todavía sentada en la cama, mirando a la cámara. Le dije al despachador que había intrusos en mi casa, dejando fuera la parte donde se veían exactamente como mi familia. Le dije que estábamos fuera de la casa pero que me reuniría con la policía allí. Ellos enviaron dos unidades.
Mi esposa me rogó que no fuera. Le dije que tenía que estar allí, que tenía un plan a prueba de tontos. Tomaría el iphone de su madre y haría un facetime con mi esposa mientras le mostraba a la policía la cámara desde mi teléfono. Ellos verían que esta es una situación imposible y con suerte procederían con cautela. Mi amigo compañero de trabajo dijo que también vendría conmigo.
Mi amigo y yo llegamos a mi casa antes que la policía. Tengo una carga oculta de mi 1911 .45 encima y no me preocupaba que esto alarmara a los policías, ya que iba a informarles sobre el permiso que llevaba conmigo. Lo que no iba a decirles era que tenía el AR-15 de mi suegro en mi maletero. No planeaba decírselo a la policía, porque no pensaba necesitarlo. Vendrían armados y preparados.
Aparecieron y les hice saber que estaba armado y luego promulgué mi plan. Inicialmente les conté la historia. Se miraron como si yo estuviera loco y no me creyeron. Yo llamé por facetime a mi esposa para que vieran que no estaba en la casa a pesar de lo que nuestra cámara mostraba. Aún así no parecían creerme, pero esto despertó su interés. Colgué con mi esposa y le dije que la llamaría tan pronto como supiéramos algo.
"Así que ahora estamos seguros de que esto no es una grabación", dijo un oficial repitiendo lo que dije.
"No lo es. El ciclo día/noche ha cambiado cada día. Su parpadeo es errático y no cíclico como si fuera una repetición", dije.
"Sé que es una pregunta estúpida, pero su esposa no es gemela, verdad?", preguntó el otro oficial. Le dije que no.
Mi amigo habló. "Tengo una idea. Sube el volumen, iré a tirar una piedra a la ventana". Se fue por detrás mientras yo subía el volumen al máximo. "Vale, voy a tirar".
Escuchamos el ligero sonido de "tic-tac" desde fuera, pero el retraso de un segundo de la cámara llegó alto y claro a través de mi teléfono. Mi-No-esposa se movió con el sonido de la piedrita golpeando la ventana, la primera vez que la vi apartarse desde el momento en que no estaba en pantalla cuando entré en nuestra casa el primer día. Giró la cabeza hacia la ventana sólo un poco, antes de volver a la cámara.
"Bien, esto es en vivo", dijo un oficial. "Bien, señor, necesito que usted y su amigo se queden aquí afuera. Vamos a entrar y averiguar qué está pasando aquí."
"¿Debería pedir más unidades?" Pregunté con esperanza.
"No en este momento. Vamos a evaluar la situación primero, no parecen estar armados pero vamos a ser cautelosos."
Les abrí el garaje y se dirigieron hacia la puerta de mi cocina. Llamaron por radio para avisar que se dirigían a la casa y que estuvieran preparados. Desaparecieron en mi casa.
Unos segundos después de que entraron, la cámara se apagó. Quería vomitar y sentí que si ponía mis dedos en mi boca podría haber tocado mi corazón que había saltado a mi garganta.
"¡MIERDA!" Le grité a mi amigo. Inmediatamente abrí el maletero, saqué mi rifle y corrí al garaje, mi amigo me seguía por detrás. Entramos justo a tiempo para escuchar un aullido bajo y gutural desde arriba, casi un sonido demoníaco, junto con gritos de la policía. Hubo varios disparos.
"NECESITO RESPALDO, CAYERON DISP..." se cortó.
"Dios mío!" gritó mi amigo. Estaba cagado de miedo...y yo también. "¡Maldita sea, lo sabía!" Dije que corriendo por las escaleras.
La habitación de mi hijo es la primera a la que llegas después de subir las escaleras, así que su pared es también lo que ves cuando subes las escaleras. Cuando llegué arriba, me apoyé sobre la pared con mi rifle. Tiene un cargador de 30 balas pero sentí que disparé 100 tiros. Disparé por todas partes sabiendo que la munición atravesaría la pared como si fuera papel, concentrándome en dónde estaría la cama de mi hijo, pero también cerca de la puerta y hacia el suelo, en caso de que esas cosas se agacharan. Escuchamos gritos de dolor que venían de la habitación, y luego nada.
Mi amigo y yo hicimos una pausa de un minuto antes de decidirnos a entrar porque la cámara aún estaba apagada. Escuchamos un gemido que venía de la habitación. Había un policía muerto en el pasillo que tuvimos que pasar. Fue horrible y nunca podré dejar de verlo. Su cabeza estaba a varios metros de su cuerpo en el umbral de nuestra habitación de huéspedes. Encontramos al otro policía en la habitación de mi hijo justo en la puerta. Tenía varios agujeros grandes en su torso, como si hubiera sido empalado.
Exactamente lo que temía, había sucedido: llamé a la policía y lo que sea que hayan sido estas cosas, los mató.
Cuando entramos en la habitación encontramos que la fuente de los gemidos era Mi-No-Esposa. Estaba tendida de espaldas en el suelo, sosteniendo su torso que estaba lleno de balas y respirando con dificultad. La escena era horrible. No puedo expresar con palabras lo horrible que fue. Ahora sé, al igual que entonces, que ellos no eran mi familia. No debería haber sido difícil, debería haber sido capaz de entrar y terminarlo, pero en vez de eso, caí de rodillas. No... mi esposa rogó por su vida.
"No quiero morir, cariño", balbuceó. "Quisiera tener más hijos, no puedo morir ahora."
Miré a Mi-No-Hijo, que tendría que estar muerto. Había recibido dos disparos al menos en la cabeza, o lo que quedaba de ella. Tenía varios más en el torso y uno o dos en las piernas y los brazos. Si tienes hijos, ver su cuerpo sin vida y lleno de balas es un verdadero infierno personal. De nuevo, sabía que no era mi hijo, pero al mismo tiempo, lo era.
Me iba a descomponer. Había matado a mi familia. Me volví a Mi-No-Esposa, ella estaba actuando como mi mujer. Incluso imitaba su ansiedad por la muerte que había tenido en el último año o así.
"No es ella, hombre". Había olvidado que mi amigo estaba allí. "No es ella, dispara."
Sé lo que están pensando. ¿Cuántas veces ha sucedido esto en las películas y le gritas al televisor para que el protagonista dispare al impostor porque no es su amado? Supongo que las películas lo hacen bien de alguna manera. Nunca volveré a poner los ojos en blanco al personaje que no puede matar a un impostor.
"Por favor, no me dispares", suplicaba.
Mis manos temblaban cuando le apunté. ¿Pero por qué no podía hacerlo?
"Escucha hombre", mi amigo comenzó con calma. "Mírala. Su sangre es amarilla. No es tu familia".
¿Era amarilla? Sí, lo era. Ver a mi familia asesinada fue tan traumático que ni siquiera noté que su sangre no era roja.
Yo mantuve mi puntería y Mi-No-Esposa de repente dejó de rogar. Empezó ese chillido gutural y aterrador y algo negro o gris empezó a salir de su boca, como un tentáculo o algo así, y disparé. En ese rango su cabeza más o menos explotó. Cualquiera que fueran estas cosas, parecían ser mortales.
Todavía estaba de rodillas y mi amigo estaba en el pasillo justo fuera de la puerta. Escuchamos el sonido de las sirenas de la policía que se acercaban. Había olvidado que uno de los policías había recibido una llamada por radio antes de ser asesinado. Parecía que habían transcurrido horas, pero sólo habían pasado unos cinco minutos desde que la policía había entrado.
Mi amigo bajó las escaleras para que la policía supiera qué esperar. Me levanté y lentamente me dirigí al pasillo. Estaba mareado y sentí que me iba a descomponer. Mi habitación es adyacente a la de mi hijo, así que la entrada está a un pie a la derecha de la puerta de mi hijo. Mi puerta estaba cerrada, pero al salir del cuarto de mi hijo, mi puerta se abrió. Mi No-Yo salió al pasillo, vistiendo exactamente lo mismo que tenía yo en ese momento.
Me quedé en el sitio. No podía moverme, pero él sí lo hizo. Caminó hacia mí y su brazo derecho se volvió negro y se transformó en lo que parecía ser un tentáculo. Se movía como un calamar o un apéndice de pulpo. Cuando me empujó, su brazo se solidificó y me empaló a través de mi abdomen. Luego me apuñaló en la pierna izquierda, justo por encima de la rótula.
Caí al suelo de dolor. Su brazo con tentáculos se movía de nuevo.
"¿Por qué mataste a mi familia?" preguntó. Cuando habló, su voz cambió de tono varias veces. Era mi voz, luego mucho más grave, y luego normal otra vez. Alternó varias veces diciendo esa frase. Se acercó más. El rifle ya no estaba, pero yo todavía tenía mi .45. La saqué y le disparé en la rodilla derecha. Gritó. Cuando mi No-Yo cayó sobre su rodilla, disparé un par de veces más, recibiendo dos disparos en su abdomen y en el lado izquierdo de sus costillas. Respiró hondo durante unos segundos antes de que usara mis últimas fuerzas para apuntar bien y dispararle en la cara. Su sangre también era amarilla.
Me quedé allí desangrándome pensando que ya todo había terminado. Todavía tenía algo de fuerza por la adrenalina, así que me quité el cinturón y traté de hacer un torniquete para mi pierna. Con mi herida en el estómago, fue difícil darle un buen tirón para apretarlo. Entonces me quité la camisa y la hice una bola, y me llené la herida del estómago y apliqué toda la presión que pude. Ser enfermero probablemente me salvó la vida. Me desmayé, pero las medidas que tomé me mantuvieron con vida lo suficiente hasta la llegada del servicio de emergencias.
Escuché voces elevadas y el sonido de los golpes subiendo las escaleras antes de salir. Probablemente era un policía, pero sentí la presión de alguien tratando de mantener mi herida cerrada antes de salir.
Entraba y salía de la conciencia cuando llegó el servicio de emergencias junto con probablemente todos los policías de la ciudad. Me bajaron y me pusieron en una ambulancia, pero mientras me cargaban en la camilla, oí a los policías enloquecer, y con razón. Habían perdido a dos hermanos y había otros tres cuerpos.
"¿Mató a su hermano? ¿Son gemelos?" Probablemente se refiere al cadáver de No-Yo.
"¿O a toda su familia?"
"Pónganlo en guardia armado mientras está en el hospital. Probablemente lo acusarán".
Mientras me metían en la ambulancia, vi a mi amigo hablando con un grupo de unos 10 policías, todos escuchando atentamente lo que decía. Salí de nuevo en la ambulancia.
Me desperté en la sala de emergencias, mis heridas habían sido tratadas. El tentáculo no tenía más de unos pocos centímetros de ancho, así que era un poco más grande que un gran cuchillo. Me cosieron y descubrí que estaba recibiendo una transfusión de sangre por la pérdida tan grande que había tenido en mi casa. Mi esposa los había autorizado a hacer lo que fuera necesario mientras yo estaba inconsciente. Ella estaba extremadamente molesta de que yo hubiese entrado en la casa. Estamos bien ahora, pero esa es una historia para otro día.
Estuve en el hospital durante tres semanas, ya que terminé con una infección y casi me quedé séptico. Necesitaba bastantes antibióticos. Durante las tres semanas tuve a los policías en mi habitación con preguntas. Después de una semana me “liberaron” y ya no me tenían bajo vigilancia armada.
Les conté absolutamente todo, sin importarles si tenía sentido o no, y gracias a Dios mi amigo había venido conmigo ya que pudo corroborar esta increible historia.
A mitad de mi estancia en el hospital, unos hombres con traje vinieron a visitarme. Eran del gobierno, lo supe de inmediato. Dijeron que eran del FBI, pero no sé si me lo creo. Querían hablar de Mi-No-Familia. El jefe de policía y el forense estaban involucrados y era todo muy secreto. Dejaron claro que esto no era para que saliera al público.
Aquí es donde tengo que disculparme, probablemente por el final anticlimático de esta terrible experiencia. No sé lo que No-yo-y-mi-familia eran. Tampoco ellos. Lo único que sabemos es que eran criaturas sensibles que se parecían a nosotros y tenían sangre amarilla. Le rogué al forense que me hablara de sus autopsias, pero dijo que no podía decirlo. Debió sentirse mal por mí, ya que recibí un ramo de flores un par de días después. La tarjeta dentro del sobre decía: "No sabemos qué son. Tienen los mismos órganos que nosotros pero en diferentes partes de su cuerpo aparte del cerebro, pero lo que es rojo y rosa dentro de nosotros, es verde y amarillo dentro de ellos. Son criaturas humanoides, pero sean lo que sean, no son humanos. El gobierno cree que pueden ser extraterrestres. Destruye esta carta lo antes posible."
Hicieron una limpieza profesional de nuestra casa. Casi seguro fue un equipo del gobierno ya que nos contactaron en "nombre de la policía". No pudimos encontrar ninguna reseña en Google o sitio web de la compañía en línea.
Mi esposa y yo no vamos a volver a nuestra casa. Nos encantaría quemarla pero no hay forma de hacerlo y evitar la sospecha de incendio malintencionado en este momento. Terminaremos teniendo una gran pérdida con la propiedad, ya que todos en nuestro vecindario saben que hubo un incidente que involucró múltiples muertes en la casa, pero no saben lo que realmente sucedió. Será difícil de vender, pero eventualmente se logrará.
Vamos a seguir adelante desde aquí. Les dije a todos en el trabajo que fue un allanamiento de morada y se lo creyeron. Volveré a trabajar en un par de semanas y empezaremos a buscar una nueva casa. De nuevo, lo siento. Sé que todos querían un final concreto y saber exactamente qué diablos eran esas cosas. Pero no lo sabemos. Alienígenas suena bien para mí. He estado pensando que si fueran sobrenaturales o demonios reales, los disparos no habrían podido matarlos. Es difícil de decir. Si eran extraterrestres, ¿por qué se sentaron en nuestra casa durante una semana? Ni siquiera trataron de apoderarse de nuestras vidas. Es difícil de entender. Si son extraterrestres, mantén los ojos bien abiertos. Podría haber más de ellos.
Traducción libre del original
Parte 1
submitted by Koelnerin to Miedo [link] [comments]


2020.05.19 07:29 iKobraYT NOTAS DE PARCHE CALL OF DUTY: MODERN WARFARE & WARZONE - 18 DE MAYO

NOTAS DE PARCHE CALL OF DUTY: MODERN WARFARE & WARZONE - 18 DE MAYO

QUÉ HAY DE NUEVO

  • ¡El paquete "Fearless" de Call of Duty Endowment ya está disponible!
  • ¡Nuevo mapa de tiroteo, Aisle 9!
  • Nuevo mapa multijugador, Hardhat!
  • Operaciones especiales modificadas! ¡Repita las operaciones existentes con un toque! Algunos enemigos pueden cargar con mayor frecuencia o tal vez solo pueden ser derribados con disparos a la cabeza. ¡Vea nuevas operaciones especiales modificadas y gane nuevas recompensas cada semana!

https://preview.redd.it/52a5ecltqnz41.jpg?width=1920&format=pjpg&auto=webp&s=839770b074b35fbf428000f4d6e09e4ec217f996

ACTUALIZACIÓN DE LISTA DE REPRODUCCIÓN


Modern Warfare
  • Realismo Moshpit con NVG
  • Guerra Terrestre Reinfectada
  • Guerra Terrestre
  • Tiroteo con proyectos de armas
  • Aisle 9
  • Hardhat 24/7!

Warzone
  • BR - Individual
  • BR - Tríos
  • BR - Cuartetos
  • Dinero Sangriento - Cuartetos
  • Caja de Armadura (disponible a través del botín en el suelo y se puede comprar en Estación de Compra): reabastece la armadura de todo el equipo
  • Se agregaron los contratos "Más Buscado" (además de los otros 3 contratos, ninguno se ha eliminado)
  • Actualización del loot
    • Se agregó el nuevo SKS (solo legendario)
    • Actualización de 5 nuevos proyectos de armas:
      • AX-50 - Épico
      • Kilo 141 - Legendario
      • FAL - Épico
      • MP7 - Legendario
      • AUG - Épico

  • Clases del Gulag: el Gulag ahora elegirá aleatoriamente entre 6 fusiles de asalto y 4 subfusiles. Todas las pistolas automáticas incluidas
    • Kilo 141
    • M4
    • AK-47
    • M13
    • SCAR
    • Ram-7
    • MP5
    • AUG
    • P90
    • Striker 45

ARREGLOS GENERALES

  • Infectado y Juego de Armas ahora presenta texto de lista de partidas para reforzar que la proporción B/M y la pérdida de victorias no se ven afectadas
  • Las variantes de proyectos de Juego de Armas y Tiroteo ahora se pueden habilitar en opciones avanzadas de partidas personalizadas para sus respectivos modos
  • Se agregó el cuchillo arrojadizo al equipo restringido para CDL
  • Se corrigió que el arma de escopeta 'Splash Guard' no se aplicara correctamente
  • Se corrigió un error por el cual, en ocasiones, el operador seleccionado no aparecía en la caminata de escuadrón
  • Se agregó una opción 'Retener para usar' que le permite elegir entre una retención o una pulsación para el botón de interacción en el teclado y el mouse
  • Ajusté la opción del control deslizante Coeficiente de distancia del monitor al valor máximo de 2.00 a 5.00
  • Arreglos de exploits fuera del mapa en varios mapas
  • Se corrigió un error por el cual los jugadores podían sacar el ATV del mapa en el Palacio Aniyah
  • Arreglo para un exploit XP en Hardpoint
  • Arreglo para el reloj 'Time to Reap' que no muestra la hora
  • Arreglo para el reloj 'Blue Skies' que aparece hacia atrás cuando se usa
  • Arreglo para algunos jugadores que aparecen frente a una pared mientras juegan FFA en Talsik Backlot
  • Demolición: se agregó VO para alertar al equipo defensor de que un sitio de bomba fue destruido
  • Uno en la Recámara: ¡Este modo ahora está disponible en juegos personalizados!
  • ¡La lista de reproducción infectada regular ahora tiene paquetes de atención aleatoria!
  • Juego de Armas Recargado ahora está en el filtro de Partida rápida.
  • Tiroteo:
    • El cuchillo arrojadizo ahora está disponible en modo OSP
    • Se corrige la granada Snapshot para que funcione según lo previsto en el modo OSP
  • Guerra terrestre reinfectada:
    • Se eliminó IAV y Counter UAV
    • Se agregó una pista para tutorial sobre cómo bucear en el cielo en este modo
    • No muestre el icono de muerte cuando un jugador usa Field Upgrade Tac Insert para saltar en paracaídas
    • Las muertes por la inserción de Tac de actualización de campo (paracaidismo) ya no cuentan como muertes en el marcador
      • Las muertes y muertes no cuentan para sus registros de por vida en este modo, esto es solo para reflejar la proporción B/M exacta en el marcador
    • Baja la salud de Juggernaut solo en este modo
    • Ya no da puntos de rachas en asesinatos si el jugador está en tu grupo
    • Se redujo significativamente el daño de las rachas si el jugador gritó el killstreak y luego se trasladó al equipo infectado
    • Se agregó visibilidad de ATV en el mapa para evitar que los jugadores se escondan mientras conducen el ATV

DESAFÍOS / MISIONES

  • Se corrigió que la misión de la temporada 3, objetivo 3 de Rodion no se rastreara correctamente ("Compre el paquete de armadura en Warzone 2 veces mientras usa Rodion como su operador de lealtad")
  • Se corrigió que el "Uso de la actualización de campo Silencio Mortal en 3 partidas diferentes" no se rastreara correctamente

ARMAS

  • Renetti:
    • Se redujo la reserva máxima de munición
    • Mod de Ráfaga MK3: aumento significativo de la extensión de la cadera
    • Mod de Ráfaga MK3: Pequeña disminución al daño
    • Daño reducido cuando la ventaja Duales y el Mod de Ráfaga MK3 están equipados
  • FAL: disminución del tiempo de ADS
  • SCAR: Disminución al tiempo de ADS
  • LMGS: recuento de munición reducido para advertencia de recarga en LMG alimentados por correa
  • Se redujo la penalización por contener la respiración durante demasiado tiempo con alcances de francotirador
  • Arreglo para el desbloqueo de nivel 34 del Renetti que muestra el Merc Foregrip
  • VLK Rogue
    • Aumento de la velocidad de disparo.
    • Mayor rango de daño cercano para calibre 12
    • Mayor rango de daño a 6 "barril de revuelta
  • Holger 26
    • Mayor velocidad de movimiento.
    • Tiempo ADS mejorado
    • Ligera reducción de retroceso
  • Archivos adjuntos:
    • FTAC Barril Spitfire de 8.98 ":
      • Tiempo ADS mejorado
      • Movimiento más rápido
      • Disminución de la cadera
    • Barril ultraligero XRK:
      • Tiempo publicitario mejorado
    • Cargador de 30:
      • Tiempo de salida reducido
      • Tiempo ADS mejorado
      • Movimiento más rápido
      • Perfil de extensión de cadera mejorado
    • Sin Culata:
      • Mayor tiempo de sprint
      • Movimiento más rápido
      • Disminución de la cadera
      • Tiempo ADS mejorado
    • Grip punteado:
      • Tiempo ADS mejorado

WARZONE

  • Se corrigió un error en el que un jugador podía volverse inmune al gas si se volvía a comprar cuando se cerraba el círculo final.
  • Se corrigió un error raro que dejaba a un jugador en el Gulag hasta el final del partido.
  • PC: se solucionó un problema por el cual la superposición de la máscara de gas podía permanecer en la pantalla después de salir del gas y entrar en un vehículo
  • Se eliminó la opción de "Squad Fill" mientras estaba en BR Solo
  • Solución para el chat de voz que a veces se corta durante un partido
  • Se redujo el radio de eliminación de RPG para jugadores con armadura completa
  • El círculo final ahora se mueve (BR)
  • El contrato de "Más Buscado" ha reducido el tiempo de 5 minutos a 3 minutos.
  • Se reemplazó la torreta de escudo con la caja de armadura en las estaciones de compra (la torreta de escudo todavía está en el botín)

OPERACIONES ESPECIALES

  • Cuando los jugadores reaparecen en el avión, sus armas comenzarán con al menos un cargador completo cada uno, para solucionar situaciones en las que podrías reaparecer sin munición
  • Operation Headhunter: solución para los jugadores que mantienen la munición Gunship si el equipo limpia durante la sección de asalto de tanques
  • Operación Brimstone: se corrigió que la caja de extracción pareciera estar abierta si el equipo se había limpiado y reiniciado antes en el partido

OPERACIONES ESPECIALES: SUPERVIVENCIA

  • PS4: Atlas Superstore se ha agregado al modo de supervivencia
  • Los compañeros de equipo reaparecidos a través del elemento 'Respawn Flare' ahora volverán con armadura completa, para ayudarlos a sobrevivir mejor a sus peligrosos reapariciones.
  • No permita el uso del elemento 'Respawn Flare' si actualmente no hay compañeros de equipo en la última posición o espectadores, y muestre por qué
  • Se corrigió el diálogo perdido, los íconos de la tienda y los sonidos durante la fase de compra
  • Se corrigió la falta de visualización de mensajes para los jugadores que intentaban usar la ametralladora en la tienda de armas
  • Arregle que la tienda de municiones no llene su revista, y solo su stock, y arregle los sonidos que faltan
  • Facilitó la lectura de la fuente Cash de las tiendas clasificadas en pantallas oscuras
  • Los jugadores ahora obtienen $ 10 por golpe en helicópteros enemigos

La estación numérica es el Protocolo Amarillo. Activar el sistema . es entrante. En espera de la correcta autorización.
submitted by iKobraYT to callofdutyes [link] [comments]


2020.05.03 21:51 B44RU Es por esto que los MIMOS son mucho más terroríficos que los PAYASOS. Historia original de Mandahrk (TRADUCIDO)

Es por esto que los MIMOS son mucho más terroríficos que los PAYASOS. Historia original de Mandahrk (TRADUCIDO)
Historia original de u/Mandahrkhttps://n9.cl/idwg
Dejo vídeo a Youtube por si les da paja leer ➤ https://youtu.be/sfz0QvDJ8tg
Desde que tengo memoria, mi padre ha tenido irracionalmente miedo a los mimos. Lo he visto reducido a un lío sudoroso y tembloroso al verlos. Nadie sabía por qué esto era así, ya que siempre lo ignoraba enojado cada vez que lo interrogaban y fingía que no lo afectaban en absoluto.

Si bien esto se había convertido en una broma corriente en la familia, siempre tuve curiosidad acerca de la razón detrás de esta extraña peculiaridad suya. Bueno, esta Navidad finalmente conseguí hacerlo hablar después de llenar su estómago con abundantes cantidades de pastel y vino, y me contó su historia, casi palabra por palabra...

¿Realmente quieres publicar esto en internet? Suena extremadamente increíble, así que no te sorprendas si te acusan de inventar todo esto, ¿de acuerdo? Dios, ¿por dónde empiezo?

Entonces, sabes que vine a este país a principios de los 90, ¿verdad? Pasaron un par de años antes de conocer y casarme con tu madre. Los tiempos eran difíciles para alguien como yo en aquel entonces, tuve que trabajar en dos empleos a la vez solo para poner comida en la mesa y tener un techo sobre mi cabeza. Incluso entonces, todo lo que podía permitirme era el apartamento más ruidoso de ese viejo y decrépito edificio en un barrio infestado de crimen. Era tan malo que no podías dormir bien sin escuchar al menos un disparo cada noche. Solo un lugar mohoso y desmoronado para vivir.

Ahora mi segundo trabajo era básicamente un fin de semana en el que trabajaba como barman en el club de striptease local. Se llamaba The Rear End. Era basura, y no es algo de lo que me sienta particularmente orgulloso, pero trabajar en un club nocturno es mejor que dormir en las calles, puedo asegurarte eso.

No quiero que tu madre se entere de eso, asi que simplemente no hablemos de esa parte de mi vida. No me mires así, esas mujeres fueron algunas de las personas más valientes y honorables que he conocido.

De todos modos, mi trabajo significaba que regresaría a mi apartamento tarde, quiero decir 2 o 3 de la madrugada. Necesito que entiendas lo tarde que solían ser esas noches, para que realmente puedas apreciar cuán extraño fue lo que vi en el ascensor ese día.

Era un sábado por la noche, lo recuerdo bien. Estaba exhausto y solo quería volver a mi habitación lo más rápido posible. Entré en mi edificio, subí pesadamente al elevador y vi a un maldito mimo esperándome allí, ya sabes, maquillaje, cara blanca, labios rojo sangre, camisa a rayas, todo el asunto. Estaba sosteniendo una cuerda atada a un globo en una mano y saludando con la otra a algo en la distancia con esta sonrisa extraña y sin vida plasmada en su rostro. Y su mano tampoco se movía naturalmente, tenía esta extraña cualidad robótica, como si fuera algo mecánico, ¿sabes? Sacudió su mano, izquierda, derecha, izquierda, derecha, solo sonriendo a algo lejos en la distancia detrás de mí con estos ojos abiertos y sin parpadear.
Oh sí, absolutamente solo había una pared detrás de mí. Nada más, que eso lo hizo tan espeluznante. Quiero decir, he visto todo tipo de mierda extraña en este país, pero nada estuvo cerca de ver un mimo en el elevador de mi edificio de apartamentos a las 3:30 de la madrugada. No hace falta decir que estaba completamente asustado y decidí subir las escaleras a mi apartamento en el noveno piso. En realidad no tenía este gordo estomago en ese entonces, estaba en buena forma, por lo que subir las escaleras, aunque agotador, no era imposible. A veces incluso subía y bajaba esas escaleras, solo para hacer ejercicio. Supongo que lo que estoy tratando de decir es que no me preocupaba subir hasta el noveno piso, por lo que tomar la decisión de usar las escaleras no fue muy difícil.

Creo que había llegado al 4° o 5° piso cuando noté que algo se movía por el rabillo de mi ojo. Me detuve, me di la vuelta, y allí estaba él, subiendo las escaleras un par de pisos debajo de mí. ¿Alguna vez has visto esas viejas películas mudas? ¿Alguna vez has visto a un personaje caminar de puntillas de manera exagerada cuando intentan hacer evidente lo importante que es el silencio? Así es como caminaba, con las manos frente a él y trepando con estas zancadas tremendamente largas, saltando sobre varios escalones a la vez, solo usando las puntas de los dedos de los pies para levantarse.
Se congeló cuando lo vi, a mitad de camino, como una estatua con una pierna suspendida en el aire mientras permanecía precariamente. Esperaba que se volcara y cayera hacia atrás en cualquier momento, pero no se movió ni una pulgada. Era como si se hubiera convertido en piedra. Tenía esa extraña expresión en su rostro, casi como cuando a un niño mamá le sorprende robando las galletas de nuevo, y sus ojos se movieron rápidamente, negándose a reconocer mi presencia. Estaba tan cerca de perder mi mierda, pero me puse nervioso y hablé.

"Hombre. Ya basta". Me reí nerviosamente. "Me tienes hombre. Esta mierda es hilarante".

Esto me lo dije más a mí mismo que a él, para pensar que no era más que una broma, o una actuación de práctica o algo así, ya sabes.

"No tengo dinero, hombre". Añadí. "Soy muy pobre. Entonces, eh ... Puedes detenerte ahora".

Con eso, aceleré y comencé a correr escaleras arriba. Se me heló la sangre cuando lo escuché comenzar a moverse de nuevo, mucho, mucho más rápido esta vez, pero exactamente con el mismo movimiento. Miré detrás de mí otra vez. Mierda. Estaba solo un piso debajo de mí, nuevamente se habia detenido en esta mierda de estatua viviente. Pero él estaba tan cerca de mí esta vez que podía ver el blanco de sus ojos mientras miraba a lo lejos.

Fue muy extraño. Ni siquiera sabía si todo esto era malicioso o no, ¿sabes? ¿Estaba este mimo tratando de lastimarme? Creo que saber que era un loco psicópata habría facilitado el trato. ¿Pero esto? Fue irracional. El miedo que sentía era insoportable, sacudiéndome hasta la espina.

Le grité.

"¿Qué mierda quieres?" Grité a toda velocidad, sin importarme quién se despertara, no, en realidad esperando que alguien lo hiciera.
"Déjame solo gilipollas. ¡A la mierda!"

Su expresión cambió instantáneamente ante eso. Parecía ... triste casi, pero era terriblemente falso, como si estuviera haciendo un espectáculo. Se le cayó la cara y levantó la mano para limpiarse una lágrima inexistente. Vi en aturdido silencio mientras él procedía a subir la barandilla de las escaleras y saltar antes de que pudiera abrir la boca.

Grité y rápidamente me incliné sobre las escaleras para ver qué diablos pasó. Estaba tumbado en el suelo, seis pisos más abajo, las extremidades retorcidas en ángulos extraños y acostado en un charco de sangre.

Debo haber pasado casi un minuto solo mirando su cuerpo sin vida, preguntándome qué demonios acaba de pasar. En el fondo de mi mente, sabía que tenía que llamar a la policía o algo así, pero estaba demasiado conmocionado como para moverme. Fue una sensación de hormigueo en mi columna que me trajo de vuelta a la realidad. Esta extraña sensación de ser observado, como miles de hormigas corriendo por tu espalda.
Miré hacia las escaleras encima de mí y no bromeo hijo, allí estaba, ese maldito mimo, mirando su propio cadáver con esta expresión de sorpresa en su rostro. Estaba sosteniendo sus mejillas como esa pintura de 'grito' y su boca se había abierto con los ojos amenazando con salir de sus cuencas. Su cara estaba a solo centímetros de la mía, y, en verdad, casi me orino en los pantalones.

¿Ves mis manos ahora? ¿Ves cómo están temblando, solo pensando en esa noche? Imagina cuán aterrorizado debí haber estado en aquel entonces. Mi cuerpo acababa de apagarse, negándose a moverse, y los dos estábamos parados allí, como estatuas, como una jodida instalación de arte viviente.

Él fue quien se movió. Después de aproximadamente medio minuto de estar completamente quieto, sus ojos se movieron y finalmente se encontraron con los míos por primera vez esa noche. Un escalofrío recorrió mi columna vertebral mientras miraba esos pozos profundos de la nada, pero el hechizo se rompió y pude mover mi cuerpo nuevamente. Tropecé y caí hacia atrás, pero rápidamente me puse de pie y corrí. Y seguí corriendo hasta que salí del edificio, sin atreverme a mirar si aún me seguía y haciendo todo lo posible para mantenerme alejado del cuerpo tendido en la planta baja.
Estuve despierto toda la noche, tomando un café en la primera cafetería que se abrió al amanecer. Llamé anónimamente a la policía desde un teléfono público por la mañana y, por supuesto, no había ningún cuerpo en el edificio cuando la policía apareció más tarde. No soy un hombre muy religioso, pero sabía que esa mierda no era algo que la lógica pudiera explicar. Durante la semana siguiente me mantuve alejado de mi apartamento tanto como pude, solo fui a ducharme y a cambiarme de ropa, pasé las noches en casa de mis amigos después de poner las excusas más débiles imaginables.

No. No se lo dije a nadie. ¿Estas loco? ¿Quién me creería? Y no, no habían camaras en ese edificio.

La pobreza es jodidamente cruel, hijo. Ya no podía imponerme a mis amigos y no quería ir al refugio para personas sin hogar, así que decidí volver a dormir en mi departamento. Traté de engañarme y pensar que lo que había experimentado no era real, que lo había soñado todo. Como si todo fuera solo una alucinación. Pero en lo profundo de mí, sabía que era real. Todo ello. Y que probablemente volvería a suceder.
Una sensación de tremendo temor me invadió cuando me paré afuera de mi edificio 8 noches después de que me topé con ese mimo. De nuevo era bastante tarde, casi al mismo tiempo cuando me topé con él la última vez. Con el corazón encogido, caminé penosamente hacia el elevador, tratando de evitar pensar en el miedo y apretando mi corazón. Ni siquiera podía mirar el lugar donde había caído y elegí alejarme de él.

El elevador se abrió con un ruido suave y solté un suspiro de alivio al ver que estaba vacío.

¿Por qué no solo tomé las escaleras? Joder, no. Demasiado trauma asociado con ese lugar. Es mejor estar apretado dentro de un elevador de rápido movimiento que arriesgarse a subir las escaleras y encontrarse con el mimo suicida del infierno.

Creo que debería estar agradecido de que mi viaje en ascensor fuera pacífico. No creo que hubiera sobrevivido si él hubiera aparecido allí. Un ataque al corazón me habría matado mucho antes de que él pudiera cortarme la cabeza o algo así, no lo sé.

Jugueteé con mis llaves, pero rápidamente entré y cerré la puerta detrás de mí. Quitándome los zapatos, corrí inmediatamente hacia la comodidad de mi manta y me acurruqué allí, tratando de conciliar el sueño, pero me mantuve despierto como un maldito búho.

Entonces este apartamento era bastante pequeño, ¿verdad? Solo dos habitaciones, excluyendo el baño. Para que pueda escuchar lo que esté sucediendo en cualquier rincón del piso. ¿Entiendes a donde voy con esto?

No. No estaba en la casa, pero estaba fuera de ella. Escuché algo crujir afuera de mi puerta principal e instintivamente supe que era él. Al principio pensé que me quedaría allí en mi cama, pero el susurro no se detuvo. El miedo seguía creciendo dentro de mí, y se estaba volviendo insoportable quedarse allí. Mi corazón latía tan rápido que temía que saliera de mi boca.

A la mierda, me susurré a mí mismo y me levanté para investigar. Golpeé mi dedo del pie contra la cama y grité, con los sonidos del exterior cesando casi al instante. Después de controlar el dolor, caminé hacia la puerta, tan suavemente como pude, y miré a través de la mirilla.
Ahogué un lamento cuando mis temores fueron confirmados. Allí estaba él, ese maldito mimo, de espaldas a la pared frente a mí, atento, como un maldito cadete del ejército. Creo que debe haber sentido que lo observaba, porque tan pronto como miré a través de la mirilla, se inclinó hacia adelante, de modo que la parte superior de su cuerpo estaba casi paralela al piso. Sus labios rojos como la sangre se estiraron en esta sonrisa viciosa y comenzó a mirarme directamente.

No sé cómo, pero de alguna manera me estaba mirando directamente. No, él no estaba en ninguna parte cerca de la mirilla, así que no sé cómo, pero sabía que me estaba mirando. Sentí sus ojos perforar mi alma, burlándose de mí, haciéndome saber que estaba jugando conmigo y que podía matarme cuando quisiera.

Acercó las palmas a los lados de la cara, abrió la boca y comenzó a chasquear la lengua. Excepto que nunca escuché el clic. Lo que escuché fue un golpe, y mi puerta comenzó a temblar.

Toc, toc, toc.
Me caí de miedo. Sabes, él no estaba cerca de la puerta, pero todavía golpeaba. No sé qué demonios estaba pasando, pero sabía que no podía quedarme allí ni por un segundo. Salí de mi ventana y comencé a descender usando las escaleras de hierro de salida de emergencia unidas al costado del edificio.

Escuché algo increíblemente grande y fuerte golpear contra la puerta de mi casa cuando comencé a bajar esa desvencijada escalera de hierro. Mi puerta cedió con un crujido dolorosamente fuerte y casi me caigo.

¿Por qué nadie salió a comprobar qué estaba pasando? Bueno, la mayoría de las personas se preocupaban por sus propios asuntos. Las invasiones de casas, los asesinatos, los tratos de drogas salieron mal, podría ser jodidamente cualquier cosa. No necesariamente algo demoníaco.

En un momento en mi camino hacia abajo, consideré simplemente saltar y terminar con mi vida, estaba tan aterrorizado. Pero sacudí la cabeza y seguí luchando por mi supervivencia.
Pronto fui libre. Estaba fuera de ese edificio infernal y jadeaba y recuperaba el aliento en las calles de abajo. Volví a mirar hacia donde estaba mi departamento y lo vi por última vez en mi vida.

Estaba parado en la barandilla de las escaleras de emergencia, justo afuera de mi habitación, sin ninguna preocupación en el mundo. No sé cómo diablos se equilibró con esa cosa, pero se quedó allí, mirándome con esa jodida sonrisa en su rostro. Teatralmente levantó las manos y aplaudió.

Vi en silencio aterrorizado como una por una, las luces en todos los apartamentos comenzaron a encenderse. Él estaba allí, en cada maldito apartamento en las ventanas que podía ver. Era él. Jesús, estaba actuando, si eso tiene algún sentido. En una casa imitaba beber té, en otra haciendo malabares con bolas invisibles,una vista jodida por decir lo menos.

Pero el original continuó mirándome y luego, con otro aplauso, apagó todas las luces del edificio y desapareció, dejándome temblando en la oscuridad.
"Jesús, jodido Cristo, papá". Susurré. "¿Eso realmente sucedió?"

"Eso depende de ti creerlo." Respondió. "Sé lo que vi".

"Entonces, ¿volviste allí de nuevo?" Pregunté.

Sacudió la cabeza con furia. "Nunca en la noche. Nunca jamás. Me mudé tan pronto como encontré otro lugar".

"¿Qué pasó con ese edificio?"

Él suspiró. "Aveces pasaba solo para verlo; finalmente el propietario tenía que venderlo a un constructor. Simplemente ya no era rentable; hubo un montón de suicidios allí, como 2-3 cada año durante media década. Mal augurio en todas partes. El nuevo propietario lo derribó y construyó un centro comercial allí "

"¿Un centro comercial? ¿Cuál?" Pregunte. Me miró sin comprender.

"No quieres decir ..." Mi sangre se congeló cuando lo comprendí. "Pero ... ¡Tienen una actuación de mimo en el anfiteatro allí cada mes!"

Él asintió.
-----------------------------
Historía traducida de ''This is why Mimes are much more terrifying than Clowns''https://n9.cl/idwg con el permiso de u/Mandahrk
Dejo vídeo a Youtube por si les da paja leer ➤ https://youtu.be/sfz0QvDJ8tg

https://preview.redd.it/b3sdx4k5afx41.jpg?width=1280&format=pjpg&auto=webp&s=e60422a194e4b57b13c10393133f9df18133764c
submitted by B44RU to nosleepenespanol [link] [comments]


2020.04.05 01:37 Disastrous-Macaroon Mi vieja escribio un cuento

Despues de muchos años de no escribir, mi vieja, aprovechando la cuarentena volvio a escribir cuentos y esta en pleno proceso de terminar una novela. Por el momento tiene uno solo el cual comparto acontinuacion:
Los ojos fijos en las montañas
Yo temblaba sin control. Él, relajado, sólo movía el pecho.
Los tablones crujían sobre nuestras cabezas: los enemigos pasaban una y otra vez. La luz entraba por una de las ventanas que había olvidado cerrar en la huida atravesando las rendijas del piso. Al levantar la vista, distinguíamos bosquejos de fusiles, botas, puñales.
Me apoyé sobre él. Su suave respirar fue calmándome. Me abrazó.
Arriba, vocablos incomprensibles daban paso a quietudes. Al minuto, disparos dirigidos al suelo, astillas sobrevolándonos.
Su mano impidió que de mi boca se escapara algún sonido. Me dieron ganas de mordérsela, de besarla.
Oscurecía. Bajo el piso oíamos ecos de muebles arrastrados y el entrechoque de la vajilla.
Sin dejar de estrecharme, él me deslizó hasta tocar el suelo —varias horas en cuclillas hicieron que, al estirarlas, mis piernas me dolieran—. El abrazo no era el soñado, pero pegada a junto a él me llevó a agradecer la existencia de la guerra.
El olor del guiso que pensábamos comer aquella noche me provocó arcadas de hambre y recuerdos. Nunca pude condimentarlo como lo hacía mi hermana. Desde que ella se había marchado llevándose a su hijo, el hombre que tenía a mi lado se conformaba con tragar lo que yo le servía.
Los extranjeros no dejaron bocado: sus cucharas raspaban la olla. Prendieron velas. Nuestro refugio se pintó con tonos románticos.
Recostada sobre mi cuñado noté que su respiración seguía tranquila. Un ánimo diferente lo dominaba el día en que la vio partir. La discusión había empezado en la cocina, y como ráfaga fue colándose por todos los ambientes de la casa. Salí de mi cuarto atraída por los gritos.
La bocanada de un habano me hizo abandonar mis pensamientos y convirtió nuestra guarida bajo los maderos en un tugurio. Mi acompañante me apretó la cara contra sí. Con tristeza advertí que, por más que lo había intentado, tampoco logré impregnar la fragancia a lavanda en su ropa. Ella sí que lo hacía. Oprimí el cuello de su camisa.
Alguien tosió, alguno daba zancadas, uno rio, otro canturreo la “Lili Marleen”. Parecían relajados. Yo había dejado de tiritar. Me asaltó la misma calma cuando le escuché decirle a mi hermana que debía escaparse, huir de la muerte. Que el salvoconducto conseguido era para dos, y que él se fugaría por las montañas cuando pudiera.
Dos días y dos noches me llevó convencerla de que le convenía largarse.
—¿Vas a condenar a tu hijo a la muerte? —le dije.
—¿Y vos?
—No tengo por quién irme.
Le oculté que mi razón era quedarme. Y, para que mis ojos no me traicionaran, fijé la mirada en el suelo; y mintiéndole agregué:
—Yo me encargaré de que pronto estén los tres reunidos.
Cuando avisó que se marcharía, murmuré mi primer agradecimiento al período terrible en que vivíamos.
Las velas se consumieron. La oscuridad trajo el silencio, y el silencio el letargo. Aun así, no nos atrevimos a movernos. Mi compañero cayó dormido. Convertida en una vigía forzada, aproveché su sueño para acariciarlo: nunca antes lo había hecho.
Tres años habían pasado desde la ausencia de mi hermana. Tiempo en el que él contempló absorto los picos nevados. Tiempo en que la contienda me ayudó a que la región se encontrara rodeada y aislada. Tiempo en que lo amé más que nunca. Pocas fueron las veces que hablamos. Y muchas menos las que nos rozamos. Pero esa noche, bajo las tablas, dormía junto a mí. Lo besé.
El día se anunció. Oímos movimientos. Para evitar los rayos, con delicadeza hice que nos deslizáramos a las zonas más oscuras. Pasé la noche más feliz de mi vida.
Mientras en lo alto los ruidos se incrementaban, yo me preguntaba cómo transformar aquel agujero en un hogar para los dos. Cuando ya imaginaba el tono rosa con que decoraría las paredes, mi amor despertó. Como si se hubiese sentido culpable de haber cometido una infidelidad, se alejó de mí. Con la desesperación de que mis sueños se echaran a perder, me abalancé sobre él. Una descarga fue lo último que oímos.
Si alguien me preguntara qué pasó luego, sólo podría contestarle con imágenes desdibujadas. Adolorida recuperé la conciencia en medio de un escenario destruido. Después de retirar algunas vigas derrumbadas sobre mis piernas, me incorporé. A escasos metros lo vi. Reptando llegué a su lado, y apoyando el oído sobre él respiré al notar que el corazón le latía. Tardé varias horas en salir de aquel encierro.
Hoy vivimos épocas de paz. Nuestras cabelleras se han puesto blancas. Seguimos con la costumbre de no hablarnos ni rozarnos. Pero claro, sería imposible hacerlo: una esquirla le dejó el cerebro detenido. Me es grato bañarlo y prepararle los guisos que sin gestos de queja devora. Y, cuando cae la tarde, somos dos los que miramos las montañas: él sin tener noción del porqué, y yo con el temor de que ella regrese. Nunca dejaré de añorar la guerra.
Muchas gracias por leerlo! Si les gusto compartanlo!
Saludos!
submitted by Disastrous-Macaroon to argentina [link] [comments]


2019.10.28 23:23 Farajo001 Una Historia de Terror: "La casa de Adela" de Mariana Enriquez

Es recomendable que apagues la luz, cierres la persiana ya que no debe haber ninguna luz
(Si disfrutaste de esta historia, por favor dale a la flecha naranja y comentá cómo te hizo sentir)
" Todos los días pienso en Adela. Y si durante el día no aparece su recuerdo —las pecas, los dientes amarillos, el pelo rubio demasiado fino, el muñón en el hombro, las botitas de gamuza—, regresa de noche, en sueños. Los sueños con Adela son todos distintos, pero nunca falta la lluvia ni faltamos mi hermano y yo, los dos parados frente a la casa abandonada, con nuestros pilotos amarillos, mirando a los policías en el jardín que hablan en voz baja con nuestros padres.
Nos hicimos amigos porque ella era una princesa de suburbio, mimada en su enorme chalet inglés insertado en nuestro barrio gris de Lanús, tan diferente que parecía un castillo, y sus habitantes, los señores, y nosotros, los siervos en nuestras casas cuadradas de cemento con jardines raquíticos. Nos hicimos amigos porque ella tenía los mejores juguetes importados, que le traía su papá de Estados Unidos. Y porque organizaba las mejores fiestas de cumpleaños cada 3 de enero, poco antes de Reyes y poco después de Año Nuevo, al lado de la pileta, con el agua que, bajo el sol de la siesta, parecía plateada, hecha de papel de regalo. Y porque tenía un proyector y usaba las paredes blancas del living para ver películas mientras el resto del barrio todavía tenía televisores blanco y negro.
Pero, sobre todo, nos hicimos amigos de ella, mi hermano y yo, porque Adela tenía un solo brazo. O a lo mejor sería más preciso decir que le faltaba un brazo. El izquierdo. Por suerte no era zurda. Le faltaba desde el hombro; tenía ahí una pequeña protuberancia de carne que se movía, con un retazo de músculo, pero no servía para nada. Los padres de Adela decían que había nacido así, que era un defecto congénito. Muchos otros chicos le tenían miedo, o asco. Se reían de ella, le decían monstruita, adefesio, bicho incompleto; decían que la iban a contratar en un circo, que seguro estaba su foto en los libros de medicina.
A ella no le importaba. Ni siquiera quería usar un brazo ortopédico. Le gustaba ser observada y nunca ocultaba el muñón. Si veía la repulsión en los ojos de alguien, era capaz de refregarle el muñón por la cara o sentarse muy cerca y rozar el brazo del otro con su apéndice inútil, hasta humillarlo, hasta dejarlo al borde de las lágrimas.
Nuestra madre decía que Adela tenía un carácter único, era valiente y fuerte, un ejemplo, una dulzura, qué bien la criaron, qué buenos padres, insistía. Pero Adela decía que sus padres mentían. Sobre el brazo. No nací así, contaba. Y qué pasó, le preguntábamos. Y entonces ella contaba su versión. Sus versiones, mejor dicho. A veces contaba que la había atacado su perro, un dóberman negro llamado Infierno. El perro se había vuelto loco, les suele pasar a los dóberman, una raza que, según Adela, tenía un cráneo demasiado chico para el tamaño del cerebro; por eso les dolía siempre la cabeza y se enloquecían de dolor, se les trastornaba el cerebro apretado contra los huesos. Decía que la había atacado cuando ella tenía dos años. Se acordaba: el dolor, los gruñidos, el ruido de las mandíbulas masticando, la sangre manchando el pasto, mezclada con el agua de la pileta. Su padre lo había matado de un tiro; excelente puntería, porque el perro, cuando recibió el disparo, todavía cargaba con Adela bebé entre los dientes.
Mi hermano no creía en esta versión.
—A ver, ¿y la cicatriz dónde está?
Ella se molestaba.
—Se curó rebién. No se ve.
—Imposible. Siempre se ven.
—No quedó cicatriz de los dientes, me tuvieron que cortar más arriba de la mordida. .
—Obvio. Igual tendría que haber cicatriz. No se borra así nomás.
Y le mostraba su propia cicatriz de apendicitis, en la ingle, como ejemplo.
—A vos porque te operaron médicos de cuarta. Yo estuve en la mejor clínica de Capital.
—Bla bla bla —le decía mi hermano, y la hacía llorar. Era el único que la enfurecía. Y, sin embargo, nunca se peleaban del todo. Él disfrutaba con sus mentiras. A ella le gustaba el desafío. Y yo solamente escuchaba y así pasaban las tardes después de la escuela hasta que mi hermano y Adela descubrieron las películas de terror y cambió todo para siempre.
No sé cuál fue la primera película. A mí no me daban permiso para verlas. Mi mamá decía que era demasiado chica. Pero Adela tiene mi misma edad, insistía yo. Problema de sus papás si la dejan: ya te dije que no, decía mi mamá, y era imposible discutir con ella.
—¿Y por qué a Pablo lo dejás?
—Porque es más grande que vos.
—¡Porque es varón! —gritaba mi papá, entrometido, orgulloso.
—¡Los odio! —gritaba yo, y lloraba en mi cama hasta quedarme dormida.
Lo que no pudieron controlar fue que mi hermano Pablo y Adela, llenos de compasión, me contaran las películas. Y cuando terminaban de contarme las películas, contaban más historias. No puedo olvidarme de esas tardes: cuando Adela contaba, cuando se concentraba y le ardían los ojos oscuros, el parque de la casa se llenaba de sombras, que corrían, que saludaban burlonas. Yo las veía cuando Adela se sentaba de espaldas al ventanal, en el living. No se lo decía. Pero Adela sabía. Mi hermano no sé. Él era capaz de ocultar mejor que nosotras.
Él supo ocultar hasta el final, hasta su último acto, hasta que solamente quedó de él ese costillar a la vista, ese cráneo destrozado y, sobre todo, ese brazo izquierdo en medio de las vías, tan separado de su cuerpo y del tren que no parecía producto del accidente —del suicidio, le sigo diciendo accidente a su suicidio—; parecía que alguien lo había llevado hasta el medio de los rieles para exponerlo, como un saludo, un mensaje.
La verdad es que no recuerdo cuáles de las historias eran resúmenes de películas y cuáles eran inventos de Adela o Pablo. Desde que entramos en la casa, nunca pude ver una película de terror: veinte años después conservo la fobia y, si veo una escena por casualidad o por error en la televisión, esa noche tomo pastillas para dormir y durante días tengo náuseas y recuerdo a Adela sentada en el sofá, con los ojos quietos y sin su brazo, mientras mi hermano la miraba con adoración. No recuerdo, es cierto, muchas de las historias: apenas una sobre un perro poseído por el demonio —Adela tenía debilidad por las historias de animales—, otra sobre un hombre que había descuartizado a su mujer y había ocultado sus miembros en una heladera y esos miembros, por la noche, habían salido a perseguirlo, piernas y brazos y tronco y cabeza rodando y arrastrándose por la casa, hasta que la mano muerta y vengadora mató al asesino apretándole el cuello —Adela tenía debilidad, también, por las historias de miembros mutilados y amputaciones—; otra sobre el fantasma de un niño que siempre aparecía en las fotos de cumpleaños, el invitado terrorífico que nadie reconocía, de piel gris y sonrisa ancha.
Me gustaban especialmente las historias sobre la casa abandonada. Incluso sé cuándo comenzó la obsesión. Fue culpa de mi madre. Una tarde, después de la escuela, mi hermano y yo la acompañamos hasta el supermercado. Ella apuró el paso cuando pasamos frente a la casa abandonada que estaba a media cuadra del negocio. Nos dimos cuenta y le preguntamos por qué corría. Ella se rió. Me acuerdo de la risa de mi madre, de lo joven que era esa tarde de verano, del olor a champú de limón de su pelo y de la carcajada de chicle de menta.
—¡Soy más tonta! Me da miedo esa casa, no me hagan caso.
Trataba de tranquilizarnos, de portarse como una adulta, como una madre.
—Por qué —dijo Pablo.
—Por nada, porque está abandonada.
—¿Y?
—No hagas caso, hijo.
—¡Decime, dale! .
—Me da miedo que se esconda alguien adentro, un ladrón, cualquier cosa.
Mi hermano quiso saber más, pero mi madre no tenía mucho más para decir. La casa había estado abandonada desde antes de que mis padres llegaran al barrio, antes del nacimiento de Pablo. Ella sabía que, apenas meses antes, se habían muerto los dueños, un matrimonio de viejitos. ¿Se murieron juntos?, quiso saber Pablo. Qué morboso estás, hijo, te voy a prohibir las películas. No, se murieron uno atrás del otro. Les pasa a los matrimonios de viejitos, cuando uno se muere, el otro se apaga enseguida. Y, desde entonces, los hijos se están peleando por la sucesión. Qué es la sucesión, quise saber yo. Es la herencia, dijo mi madre. Se están peleando para ver quién se queda con la casa. Pero es una casa bastante chota, dijo Pablo, y mi mamá lo retó por usar una mala palabra.
—¿Qué mala palabra?
—Sabés perfectamente: no voy a repetir.
—«Chota» no es una mala palabra.
—Pablo, por favor.
—Bueno. Pero está que se cae la casa, mamá.
—Qué sé yo, hijo, querrán el terreno. Es un problema de la familia.
—Para mí que tiene fantasmas.
—¡A vos te están haciendo mal las películas! .
Yo creí que le iban a prohibir seguir viendo películas, pero mi mamá no volvió a mencionar el tema. Y, al día siguiente, mi hermano le contó a Adela sobre la casa. Ella se entusiasmó: una casa embrujada tan cerca, en el barrio, a dos cuadras apenas, era la pura felicidad. Vamos a verla, dijo ella. Los tres salimos corriendo. Bajamos a los gritos las escaleras de madera del chalet, muy hermosas (tenían de un lado ventanas con vidrios de colores, verdes, amarillos y rojos, y estaban alfombradas). Adela corría más lento que nosotros y un poco de costado, por la falta del brazo; pero corría rápido. Esa tarde llevaba un vestido blanco, con breteles; me acuerdo de que, cuando corría, el bretel del lado izquierdo caía sobre su resto de bracito y ella lo acomodaba sin pensar, como si se sacara de la cara un mechón de pelo.
La casa no tenía nada especial a primera vista, pero, si se le prestaba atención, había detalles inquietantes. Las ventanas estaban tapiadas, cerradas completamente, con ladrillos. ¿Para evitar que alguien entrara o que algo saliera? La puerta, de hierro, estaba pintada de marrón oscuro; parece sangre seca, dijo Adela.
Qué exagerada, me atreví a decirle. Ella solamente me sonrió. Tenía los dientes amarillos. Eso sí me daba asco, no su brazo, o su falta de brazo. No se lavaba los dientes, creo; y, además, era muy pálida y la piel traslúcida hacía resaltar ese color enfermizo, como en los rostros de las geishas. Entró en el jardín, muy pequeño, de la casa. Se paró en el pasillo que llevaba a la puerta, se dio vuelta y dijo:
—¿Se dieron cuenta?
No esperó nuestra respuesta.
—Es muy raro, ¿cómo puede ser que tenga el pasto tan corto?
Mi hermano la siguió, entró en el jardín y, como si tuviera miedo, también se quedó en el pasillo de baldosas que iba de la vereda a la puerta de entrada.
—Es verdad —dijo—. Los pastos tendrían que estar altísimos. Mirá, Clara, vení.
Entré. Cruzar el portón oxidado fue horrible. No lo recuerdo así por lo que pasó después: estoy segura de lo que sentí entonces, en ese preciso momento. Hacía frío en ese jardín. Y el pasto parecía quemado. Arrasado. Era amarillo y corto: ni un yuyo verde. Ni una planta. En ese jardín había una sequía infernal y al mismo tiempo era invierno. Y la casa zumbaba, zumbaba como un mosquito ronco, como un mosquito gordo. Vibraba. No salí corriendo porque no quería que mi hermano y Adela se burlaran de mí, pero tenía ganas de escapar hasta mi casa, hasta mi mamá, de decirle sí, tenés razón, esa casa es mala y no se esconden ladrones, se esconde un bicho que tiembla, se esconde algo que no tiene que salir.
Adela y Pablo no hablaban de otra cosa. Todo era la casa. Preguntaban en el barrio sobre la casa. Preguntaban al quiosquero y en el club; a don Justo, que esperaba el atardecer sentado en la puerta de su casa, a los gallegos del bazar y a la verdulera. Nadie les decía nada de importancia. Pero varios coincidieron en que la rareza de las ventanas tapiadas y ese jardín reseco les daba escalofríos, tristeza, a veces miedo, sobre todo miedo de noche. Muchos se acordaban de los viejitos: eran rusos o lituanos, muy amables, muy callados. ¿Y los hijos? Algunos decían que peleaban por la herencia. Otros que no visitaban a sus padres, ni siquiera cuando se enfermaron. Nadie los había visto. Nunca. Los hijos, si existían, eran un misterio.
—Alguien tuvo que tapiar las ventanas —le dijo mi hermano a don Justo.
—Vos sabés que sí. Pero lo hicieron unos albañiles, no lo hicieron los hijos.
—A lo mejor los albañiles eran los hijos.
—Seguro que no. Eran bien morochos los albañiles. Y los viejitos eran rubios, transparentes. Como vos, como Adelita, como tu mamá. Polacos debían ser. De por ahí.
La idea de entrar en la casa fue de mi hermano. Me lo sugirió primero a mí. Le dije que estaba loco. Estaba fanatizado. Necesitaba saber qué había pasado en esa casa, qué había adentro. Lo deseaba con un fervor muy extraño para un chico de once años. No entiendo, nunca pude entender qué le hizo la casa, cómo lo atrajo así. Porque lo atrajo a él, primero. Y él contagió a Adela.
Se sentaban en el caminito de baldosas amarillas y rosas que partía el jardín seco. El portón de hierro oxidado estaba siempre abierto, les daba la bienvenida. Yo los acompañaba, pero me quedaba afuera, en la vereda. Ellos miraban la puerta, como si creyeran que podían abrirla con la mente. Pasaban horas ahí, sentados, en silencio. La gente que pasaba por la vereda, los vecinos, no les prestaban atención. No les parecía raro o quizá no los veían. Yo no me atrevía a contarle nada a mi madre.
O, a lo mejor, la casa no me dejaba hablar. La casa no quería que los salvara.
Seguíamos reuniéndonos en el living de la casa de Adela, pero ya no se hablaba de películas. Ahora Pablo y Adela —pero sobre todo Adela— contaban historias de la casa. De dónde las sacan, les pregunté una tarde. Parecieron sorprendidos, se miraron.
—La casa nos cuenta las historias. ¿Vos no la escuchás?
—Pobre —dijo Pablo—. No escucha la voz de la casa.
—No importa —dijo Adela—. Nosotros te contamos.
Y me contaban.
Sobre la viejita, que tenía ojos sin pupilas pero no estaba ciega.
Sobre el viejito, que quemaba libros de medicina junto al gallinero vacío, en el fondo.
Sobre el fondo, igual de seco y muerto que el jardín, lleno de pequeños agujeros como madrigueras de ratas.
Sobre una canilla que no dejaba de gotear porque lo que vivía en la casa necesitaba agua.
A Pablo le costó un poco convencer a Adela de que entrara. Fue extraño. Ahora ella parecía tener miedo: se turnaban. En el momento decisivo, ella parecía entender mejor. Mi hermano le insistía. La agarraba del único brazo y hasta la sacudía. En el colegio, se hablaba de que Pablo y Adela eran novios y los chicos se metían los dedos en la boca, hasta la garganta, haciendo gesto de vómito. Tu hermano sale con la monstrua, se reían. A Pablo y Adela no les molestaba. A mí tampoco. A mí solamente me preocupaba la casa.
Decidieron entrar el último día del verano. Fueron las palabras exactas de Adela, una tarde de discusión en el living de su casa.
—El último día del verano, Pablo —dijo—. Dentro de una semana.
Quisieron que yo los acompañara y acepté porque no quería dejarlos. No podían entrar solos en la oscuridad.
Decidimos entrar de noche, después de la cena. Teníamos que escaparnos, pero salir de casa tarde, en verano, no era tan difícil. Los chicos jugaban en la calle hasta tarde en el barrio. Ahora no es así. Ahora es un barrio pobre y peligroso, los vecinos no salen, tienen miedo de que les roben, tienen miedo de los adolescentes que toman vino en las esquinas y a veces se pelean a tiros. El chalet de Adela se vendió y fue dividido en departamentos. En el parque se construyó un galpón. Es mejor, creo. El galpón oculta las sombras.
Un grupo de chicas jugaba al elástico en medio de la calle; cuando pasaba un auto —circulaban muy pocos—, paraban para dejarlo pasar. Más lejos, otros pateaban una pelota y donde el asfalto era más nuevo, más liso, algunas adolescentes patinaban. Pasamos entre ellos, desapercibidos.
Adela esperaba en el jardín muerto. Estaba muy tranquila, iluminada. Conectada, pienso ahora.
Nos señaló la puerta y yo gemí de miedo. Estaba entreabierta, apenas una rendija.
—¿Cómo? —preguntó Pablo.
—La encontré así.
Mi hermano se sacó la mochila y la abrió. Traía llaves, destornilladores, palancas; herramientas de mi papá que había encontrado en una caja, en el lavadero. Ya no las iba a necesitar. Estaba buscando la linterna.
—No hace falta —dijo Adela.
La miramos confundidos. Ella abrió la puerta del todo y entonces vimos que adentro de la casa había luz.
Recuerdo que caminamos de la mano bajo esa luminosidad que parecía eléctrica, aunque en el techo, donde debería haber lámparas, sólo había cables viejos, asomando de los huecos como ramas secas. Parecía la luz del sol. Afuera era de noche y amenazaba tormenta, una poderosa lluvia de verano. Ahí adentro hacía frío y olía a desinfectante y la luz era como de hospital.
La casa no parecía rara por adentro. En el pequeño hall de entrada estaba la mesa del teléfono, un teléfono negro, como el de nuestros abuelos.
Que por favor no suene, que no suene, me acuerdo de que recé así, de que repetí eso en voz baja, con los ojos cerrados. Y no sonó.
Los tres juntos pasamos a la siguiente sala. La casa se sentía más grande de lo que parecía desde afuera. Y zumbaba, como si vivieran colonias de bichos ocultos detrás de la pintura de las paredes.
Adela se adelantaba, entusiasmada, sin miedo. Pablo le pedía «esperá, esperá» cada tres pasos. Ella hacía caso pero no sé si nos escuchaba claramente. Cuando se daba vuelta para mirarnos, parecía perdida. En sus ojos no había reconocimiento. Decía «sí, sí», pero yo sentí que ya no nos hablaba. Pablo sintió lo mismo. Me lo dijo después.
La sala siguiente, el living, tenía sillones sucios, de color mostaza, agrisados por el polvo. Contra la pared se apilaban estantes de vidrio. Estaban muy limpios y llenos de pequeños adornos, tan pequeños que tuvimos que acercarnos para verlos. Recuerdo que nuestros alientos, juntos, empañaron los estantes más bajos, los que alcanzábamos: llegaban hasta el techo.
Al principio no supe lo que estaba viendo. Eran objetos chiquitísimos, de un blanco amarillento, con forma semicircular. Algunos eran redondeados, otros más puntiagudos. No quise tocarlos.
—Son uñas —dijo Pablo.
Sentí que el zumbido me ensordecía y me puse a llorar. Abracé a Pablo, pero no dejé de mirar. En el siguiente estante, el de más arriba, había dientes. Muelas con plomo negro en el centro, como las de mi papá, que las tenía arregladas; incisivos, como los que me molestaban cuando empecé a usar aparatos; paletas como las de Roxana, la chica que se sentaba delante de mí en el colegio. Cuando levanté la cabeza para alcanzar a ver el tercer estante, se fue la luz.
Adela gritó en la oscuridad. Mi corazón latía tan fuerte que me dejaba sorda. Pero sentía a mi hermano, que me abrazaba los hombros, que no me soltaba. De pronto, vi un redondel de luz en la pared: era la linterna. Dije: «Salgamos, salgamos.» Pablo, sin embargo, caminó en dirección opuesta a la salida, siguió entrando en la casa. Lo seguí. Quería irme, pero no sola.
La luz de la linterna iluminaba cosas sin sentido. Un libro de medicina, de hojas brillantes, abierto en el suelo. Un espejo colgado cerca del techo, ¿quién podía reflejarse ahí? Una pila de ropa blanca. Pablo se frenó: movía la linterna y la luz sencillamente no mostraba ninguna otra pared. Esa habitación no terminaba nunca o sus límites estaban demasiado lejos para ser iluminados por una linterna.
—Vamos, vamos —volví a decirle, y recuerdo que pensé en salir sola, en dejarlo, en escapar. .
—¡Adela! —gritó Pablo.
No se la escuchaba en la oscuridad. Dónde podía estar, en esa habitación eterna. .
—Acá.
Era su voz, muy baja, cerca. Estaba detrás de nosotros. Retrocedimos. Pablo iluminó el lugar de donde venía la voz y entonces la vimos.
Adela no había salido de la habitación de los estantes. Nos saludó con la mano derecha, parada junto a una puerta. Después giró, abrió la puerta que estaba a su lado y la cerró detrás de ella. Mi hermano corrió, pero cuando llegó a la puerta, ya no pudo abrirla. Estaba cerrada con llave.
Sé lo que Pablo pensó: buscar las herramientas que había dejado afuera, en la mochila, para abrir la puerta que se había llevado a Adela. Yo no quería sacarla: solamente quería salir, y lo seguí, corriendo. Afuera llovía y las herramientas estaban desparramadas sobre el pasto seco del jardín; mojadas, brillaban en la noche. Alguien las había sacado de la mochila. Cuando nos quedamos quietos un minuto, asustados, sorprendidos, alguien cerró la puerta desde adentro.
La casa dejó de zumbar.
No recuerdo bien cuánto tiempo pasó Pablo intentando abrirla. Pero en algún momento escuchó mis gritos. Y me hizo caso.
Mis padres llamaron a la policía.
Y todos los días y casi todas las noches vuelvo a esa noche de lluvia. Mis padres, los padres de Adela, la policía en el jardín. Nosotros empapados, con pilotos amarillos. Los policías que salían de la casa diciendo que no con la cabeza. La madre de Adela desmayada bajo la lluvia.
Nunca la encontraron. Ni viva ni muerta. Nos pidieron la descripción del interior de la casa. Contamos. Repetimos. Mi madre me dio un cachetazo cuando hablé de los estantes y de la luz. «¡La casa está llena de escombros, mentirosa!», me gritó. La madre de Adela lloraba y pedía «por favor, dónde está Adela, dónde está Adela».
En la casa, le dijimos. Abrió una puerta de la casa, entró en una habitación y ahí debe estar todavía.
Los policías decían que no quedaba una sola puerta dentro de la casa. Ni nada que pudiera ser considerado una habitación. La casa era una cáscara, decían. Todas las paredes interiores habían sido demolidas.
Recuerdo que los escuché decir «máscara», no «cáscara». La casa es una máscara, escuché.
Nosotros mentíamos. O habíamos visto algo tan feroz que estábamos shockeados. Ellos no querían creer siquiera que habíamos entrado en la casa. Mi madre no nos creyó nunca. Ni siquiera cuando la policía rastrilló el barrio entero, allanando cada casa. El caso estuvo en televisión: nos dejaban ver los noticieros. Nos dejaban leer las revistas que hablaban de la desaparición. La madre de Adela nos visitó varias veces y siempre decía: «A ver si me dicen la verdad, chicos, a ver si se acuerdan…»
Nosotros volvíamos a contar todo. Ella se iba llorando. Mi hermano también lloraba. Yo la convencí, yo la hice entrar, decía.
Una noche, mi papá se despertó y escuchó que alguien intentaba abrir la puerta. Se levantó de la cama, agazapado, pensaba que encontraría a un ladrón. Encontró a Pablo, que luchaba con la llave en la cerradura —esa cerradura siempre andaba mal—; llevaba herramientas y una linterna en la mochila. Los escuché gritar durante horas y recuerdo que mi hermano le pedía por favor que quería mudarse, que si no se mudaba, se iba a volver loco.
Nos mudamos. Mi hermano se volvió loco igual. Se suicidó a los veintidós años. Yo reconocí el cuerpo destrozado. No tuve opción: mis padres estaban de vacaciones en la costa cuando se tiró bajo el tren, bien lejos de nuestra casa, cerca de la estación Beccar. No dejó una nota. Él siempre soñaba con Adela: en sus sueños, nuestra amiga no tenía uñas ni dientes, sangraba por la boca, sangraban sus manos.
Desde que Pablo se mató, vuelvo a la casa. Entro en el jardín, que sigue quemado y amarillo. Miro por las ventanas, abiertas como ojos negros: la policía derrumbó los ladrillos que las tapiaban hace quince años y así quedaron, abiertas. Adentro de la casa, cuando el sol la ilumina, se ven vigas y el techo agujereado y basura. Los chicos del barrio saben lo que pasó ahí adentro. En el suelo pintaron, con aerosol, el nombre de Adela. En las paredes de afuera también. ¿Dónde está Adela?, dice una pintada. Otra, más pequeña, escrita con fibra, repite el modelo de una leyenda urbana: hay que decir Adela tres veces a la medianoche, frente al espejo, con una vela en la mano, y entonces veremos reflejado lo que ella vio, quién se la llevó.
Mi hermano, que también visitaba la casa, vio esas indicaciones e hizo ese viejo ritual una noche. No vio nada. Rompió el espejo del baño con sus puños y tuvimos que llevarlo al hospital para que lo cosieran.
No me animo a entrar. Hay una pintada sobre la puerta que me mantiene afuera. Acá vive Adela, ¡cuidado!, dice. Imagino que la escribió un chico del barrio, en chiste o desafío. Pero yo sé que tiene razón. Que ésta es su casa. Y todavía no estoy preparada para visitarla."

V I B E C H E C K

submitted by Farajo001 to u/Farajo001 [link] [comments]


2019.10.26 21:48 hombrx Nueva denuncia contra cuartel del metro Baquedano: joven recibió un tiro en esa unidad (+NUEVOS ANTECEDENTES)

Nueva denuncia contra cuartel del metro Baquedano: joven recibió un tiro en esa unidad (+NUEVOS ANTECEDENTES)

https://preview.redd.it/hhxac1kdvxu31.jpg?width=1439&format=pjpg&auto=webp&s=21c43c6cfeb0d654cd79c7db12d692d24a14837d
David Muñoz acusa que en el acceso al cuartel subterráneo le dispararon un escopetazo a menos de un metro. Sufrió heridas graves en el muslo, con pérdida de tejido. Eso ocurrió a la misma hora en que otro joven, Nicolás Lüer, asegura que fue golpeado en un túnel de esa unidad, donde habría visto a otros detenidos. Aunque se ha difundido que la acusación de Lüer fue descartada, la PDI informó a CIPER que la Fiscalía le ordenó investigar y Carabineros confirmó que inició un sumario.
El miércoles 23 circularon profusamente denuncias de torturas que se habrían cometido en dependencias de Carabineros ubicadas en un subterráneo al interior de la estación Baquedano del Metro. Y aunque ni los jueces ni el fiscal que se apersonaron en el lugar detectaron evidencia que sustente esa versión, no se ha descartado que en esa unidad policial se hayan cometido graves abusos en contra de detenidos y manifestantes. De hecho, la PDI confirmó a CIPER que el jueves 24 recibió una orden de la Fiscalía para investigar. Además, Carabineros informó oficialmente a CIPER, el miércoles 23, que se inició un sumario interno por estas acusaciones.
Las sospechas de que el martes 22 efectivamente se cometieron serios abusos en la unidad policial de Baquedano, se acrecientan con el testimonio de un personaje clave en esta difusa trama y que hasta hoy no se conocía: David Muñoz, un joven que participó en la masiva manifestación desarrollada en la Plaza Italia ese día, cuando se produjeron los hechos denunciados. CIPER lo contactó y escuchó su testimonio: cuenta que fue baleado a quemarropa en el acceso a la unidad policial subterránea. El hecho ocurrió a la misma hora en que el primer denunciante, Nicolás Lüer, dice haber escuchado un tiro al interior del cuartel, cuando, según su versión, era golpeado por carabineros dentro de las mismas dependencias.
David Muñoz (23 años) tiene una profunda herida en el muslo derecho, con pérdida de tejido, producto de un escopetazo. Convaleciente y con instrucción médica de reposo por tres semanas, recibió a CIPER y relató las circunstancias en las que fue herido en el cuartel, dependiente de la 60° Comisaría.

David Muñoz mientras es atendido por el equipo de la Cruz Roja.
A ese cuartel de Carabineros se ingresa por una estrecha escalinata que está en la esquina de Arturo Burhle con Ramón Carnicer, una cuadra al sur de Plaza Italia y al costado del Parque Bustamante. La escalera es un antiguo acceso al Metro que fue clausurado y que ahora solo sirve para entrar a la unidad policial. Pero no tiene señalética que la identifique como una dependencia de Carabineros. Los vecinos del sector indicaron que –hasta las denuncias que circularon el pasado miércoles– muy poca gente sabía que es el ingreso a un recinto policial, pues parece un acceso abandonado.
Eso fue lo que pensó David Muñoz, quien relata que bajó a orinar cuando aparecieron dos carabineros –sin identificación– y uno de ellos le descerrajó un tiro de escopeta a menos de un metro. Muñoz relató a CIPER que ese día la reja de acceso al túnel estaba tapada con un latón, lo que le impidió ver hacia el interior.
El testimonio de Muñoz coincide con las declaraciones que dio a CIPER el presidente de la Cruz Roja, Patricio Acosta, quien asegura que prestó auxilio al herido en un sector aledaño al cuartel policial a la misma hora que relata el joven lesionado.
PRIMERA DENUNCIA
La primera acusación contra el cuartel de la estación Baquedano la hizo el joven Nicolás Lüer. Aunque ha mantenido un bajo perfil y evita hablar con la prensa, el relato que hizo cuando le prestaron asistencia médica se viralizó el pasado miércoles. Según esa versión, acudió a la concentración de Plaza Italia del martes junto a un grupo de amigos. Tras una descarga de gases lacrimógenos, Lüer se separó de ellos y se refugió en la escalinata de Ramón Carnicer y Arturo Burhle, sin sospechar que era una unidad policial.
Sorpresivamente, alguien lo agarró por la espalda y entre golpes lo arrastró hasta el túnel que se inicia al pie de la escalera. Afectado por el gas lacrimógeno y mientras era golpeado, entró en pánico. Más aún cuando en medio del forcejeo, en la penumbra del lugar, creyó divisar a otros detenidos, maniatados y colgando de ductos y cañerías que corren sobre la pared del túnel. Fue esta descripción la que desató la viralización de su historia. Según la versión que se ha difundido, escuchó gritos pidiendo ayuda y oyó un disparo dentro del túnel. Cuadrando las historias, ese tiro pudo haber sido percutado a la misma hora en que David Muñoz relata haber recibido el escopetazo.
Lüer salió de este lugar golpeado, desorientado y en shock. Un grupo de personas lo trasladó inmediatamente hasta el contingente de la Cruz Roja que prestaba auxilio a los manifestantes. El mismo que atendió a David Muñoz. Luego de recibir primeros auxilios, Lüer fue llevado hasta la ex Posta Central, donde ingresó en silla de ruedas. Testigos que estaban en ese servicio de urgencia aseguraron a CIPER que el joven entró en pánico cuando vio a un carabinero que se encontraba de punto fijo en el lugar, que intentó correr y, cuando pudieron calmarlo, continuó temblando.
Fue entonces cuando contó lo que él creyó haber presenciado: torturas en un subterráneo donde había gente colgada. El relato alertó a los funcionarios de la ex Posta Central y a personal del Instituto de Derechos Humanos (INDH) que estaba en ese lugar. Abogados de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) le prestaron asistencia jurídica y la profesora de derecho Myrna Villegas presentó un recurso de amparo vía telefónica al 7° Juzgado de Garantía de Santiago, que fue atendido por los jueces Daniel Urrutia y Darwin Bratti.
Ante el tenor de la denuncia, los magistrados se dirigieron inmediatamente hacia la unidad policial ubicada en el subterráneo de la estación Baquedano, en compañía de un contingente del INDH y de al menos un funcionario de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI.
Tras constatar que no había detenidos en ese momento, el juez Urrutia le consultó al personal de Carabineros a cargo de la unidad si ese día mantuvieron personas privadas de libertad, lo que fue negado. También preguntó si, por algún motivo, allí manejaban amarras plásticas para maniatar detenidos, lo que nuevamente fue descartado por carabineros. Urrutia, por lo tanto, pidió una explicación para el hallazgo de dos amarras en el piso de la unidad, que no pudo ser esclarecida. Esas amarras fueron levantadas en el mismo túnel de acceso descrito por Nicolás Lüer, cuyas paredes calzaban con el relato que hizo el joven. Los magistrados también constataron que ese pasillo no cuenta con cámaras de seguridad. Por tanto no hay registro de la supuesta detención de Lüer u otras personas.
Los jueces también preguntaron si tenían escopetas en la dependencia y si las habían usado. Esta vez la respuesta fue positiva: había una que, según el relato de la policía, solo fue disparada en una ocasión ese día y para disuadir a manifestantes que intentaron incendiar la escalera de acceso a la unidad. Los magistrados levantaron ocho cartuchos en ese mismo acceso, uno de ellos percutado.
Más allá de las incongruencias respecto a la existencia de amarras, Urrutia y Bratti comprobaron que no había ningún detenido al momento de su visita, por lo que el amparo no siguió en curso. Sin perjuicio de esto, y ante la gravedad de la denuncia, levantaron un acta para ponerla en manos de la Fiscalía.

¿DESCARTADO?

Un día después de estas diligencias, ambos magistrados concedieron una entrevista a La Tercera, la que fue titulada: “Jueces que se constituyeron en estación Baquedano:No encontramos a personas detenidas, ni menos colgando del techo’”. Sus declaraciones se reprodujeron en otros medios y, sobre todo, en redes sociales, como si el caso estuviera cerrado y la versión de Lüer careciera de sustento.
Sin embargo, en el citado artículo de La Tercera el propio juez Urrutia indica que no se puede descartar la veracidad de la denuncia de Lüer y que se levantó un acta para el Ministerio Público relatando los hechos. La idea de que el caso no tiene asidero se reforzó cuando el fiscal Omar Mérida, el mismo miércoles 23 de octubre, señaló a la prensa que los “antecedentes recabados hasta el momento permiten descartar que la 60° Comisaría de Carabineros, ubicada en Estación Baquedano, haya sido utilizada como centro de tortura”.
Un día después, y a pesar de sus declaraciones iniciales, el fiscal Mérida le ordenó a la Brigada de Derechos Humanos de la PDI que investigara el caso, según confirmó oficialmente a CIPER la misma policía civil.
CIPER se apersonó en el cuartel subterráneo de Carabineros el miércoles 23, pidiendo hablar con el oficial que estuvo a cargo el día de los hechos. Un capitán de apellido Javalquinto, según la identificación que llevaba en su uniforme, dijo que en ese momento no había funcionarios que estuvieron de turno el martes 22. No obstante, confirmó que se inició un sumario interno para aclarar qué sucedió. Esa información fue corroborada horas más tarde a CIPER por el Departamento de Comunicaciones de Carabineros.
A todo esto se suma ahora el testimonio del segundo denunciante: David Muñoz.

NUEVO TESTIMONIO

El relato de David Muñoz se sitúa a la misma hora en que el joven Lüer habría estado al interior del túnel en el cuartel policial: cerca de las 17:30 del martes 22. Dice que desde el interior de la unidad, en la reja que se sitúa al fondo de la escalerilla de acceso, emergieron dos carabineros y que uno le disparó. El tiro lo recibió en su muslo derecho y le produjo una intensa hemorragia.
Apenas pudo salir del lugar, un grupo de personas lo llevó hasta el puesto de la Cruz Roja, donde fue atendido por Patricio Acosta, presidente nacional de la organización: “Nosotros estábamos en la Plaza Italia, pero nos vimos afectados por los gases lacrimógenos y cruzamos hacia Ramón Carnicer. Allí llegaron muchos heridos por balines y disparos”, relata Acosta.
El médico recuerda que a Muñoz lo tomaron apenas salió de la escalinata, e inmediatamente le llamó la atención la gravedad de sus lesiones: heridas atribuibles a un arma de fuego y un golpe en la cabeza con un objeto contundente. Le tomó fotografías y luego lo llevó a la ex Posta Central. No supo nada más del joven hasta que CIPER le exhibió un video que había sido emitido por TVN, con imágenes captadas cuando era atendido por la Cruz Roja. Lo reconoció gracias a la vestimenta y el gorro del equipo de fútbol Universidad de Chile que llevaba el herido. Esas mismas señas, además de su paso por la Posta Central, fueron clave para que CIPER lo ubicara.
Herida en el muslo de David Muñoz provocada por un disparo de Carabineros.

David Muñoz asegura que una vez que llegó al servicio de urgencia, un funcionario le indicó que no atenderían a nadie con heridas de perdigones o balines, supuestamente, “por orden del director”, el doctor Osvaldo Carrasco Ruiz. Ese mismo día personal del INDH acusó que no los dejaron ingresar al recinto médico por orden de la autoridad. Finalmente, cuenta, fue atendido por médicos y enfermeras que por iniciativa propia y al ver la gravedad de sus heridas habrían desoído la instrucción. La radiografía que se le aplicó demostró que los balines incrustados en su pierna eran de acero, pero recubiertos de goma.
El joven está dispuesto a declarar y dijo que piensa hacer la denuncia ante la Fiscalía. Su testimonio podría ser clave para aclarar qué fue lo que realmente ocurrió en el cuartel subterráneo que tiene Carabineros, a escasos metros del emblemático centro de reunión de todas las manifestaciones masivas de la capital.

FUENTE: CIPER CHILE https://ciperchile.cl/2019/10/25/nueva-denuncia-contra-cuartel-del-metro-baquedano-joven-recibio-un-tiro-en-esa-unidad Lo publico como post porque siento que es muy necesario que se sepa, sobretodo por la campaña de desinformación que tiene la prensa masiva en general.
submitted by hombrx to chile [link] [comments]


2019.05.17 12:41 DarkWorld_ Dark Wolrd I

TODO PUEDE SUCEDER EN 2 MESES”
Leonardo,un chico de 13 años como cualquier otro,estudiaba,andaba en bici y salia con sus amigos,tenia un vida relativamente normal,hasta que conoció a una chica de la cual el se enamoro,actuaba como cualquier chico enamorado,medio bobo y medio “raro”,y al pasar el tiempo paso lo que tenia que pasar,se le declaro y ella lo rechazo. El estaba triste, pero...lo peor no fue eso,lo malo sucedió cuando el cambio su actitud,ya no salia,ni con sus amigos ni con su bici, tampoco estudiaba,dejo de comer y de hacer sus actividades diarias,escribía cosas “macabras” en un blog en el cual su usuario se llamaba LEX y así vivió por 2 meses. Sus padres lo llevaron al psicólogo,a los 2 meses el volvió a ser el de antes.
El 20 de Abril su hermana se estaba casando y el fue con un traje negro pero la corbata blanca,en un momento de la boda fue al baño y cuando se estaba lavando la cara se miro al espejo y su reflejo le hablo.
-Hola Leonardo,me extrañaste?
-¿Quien eres tú?
-Soy yo,LEX,el que te susurro al oído durante 2 meses.
-No! No puede ser,yo no sufro de doble personalidad.
-Ja! Crees que estas totalmente cuerdo? Pues no es así, tu estas mas loco que yo,ya que tu fuiste el que me creo.
-Eso...es imposible,Lex es un usuario falso que utilizaba para desahogarme.
-Eso fue así la primera semana,cuando me hiciste famoso liberaste tu ira y ahí me creaste,LEX es toda la ira desatada de LEONARDO.
-Eso es imposible!-PLASHH (rompe el espejo)
Cuando volvió a la mesa con su familia su madre le dijo:
-Leo,que te paso en la mano?
-Nada mamá,nada.
Y así siguió la fiesta. En otro momento de la noche de la nada se levanto y fue a la cocina,agarro un cuchillo y se marcho,luego subió al escenario y dijo:
-Buenas noches,damas y caballeros. Yo soy el famoso LEX el que prometió PONER DE CABEZA EL MUNDO.
-Baja de ahí Leo,y deja de decir tonterías- Dijo su hermana.
Entonces el bajo,se acerco a su hermana,la abrazo,y la apuñaló,tiñendo de rojo su corbata blanca,cubrió su ojo derecho con su pelo y dijo “¿Ahora me creen?” y asesino a todos los presentes,para luego huir e introducirse en el bosque.
2 meses después,su búsqueda terminó,la policía lo dio por muerto,pero no sabían que el seguía con vida y jamas imaginaron que volvería,pero un poco diferente...se sacó el ojo derecho,y su pelo se volvió blanco como la nieve,sigue usando su traje negro con su corbata teñida con la sangre de su hermana.
Durante 2 meses misteriosas muertes sucedieron en la ciudad,pero todas las víctimas tenían algo en común,eran chicas de entre 13 y 15 años,todas de pelo y ojos castaños... Como la chica de la que se había enamorado Leonardo.
Ahora no saben si LEX se encuentra en los bosques o en la ciudad,lo único que se sabe es que nadie esta totalmente a salvo.
Pasaron otros 2 meses,algunas personas lo consideran un demonio,pero otros lo consideran un ángel,pero no importa como lo consideren,lo que importa es que LEX es real,y que podría estar atrás de ti ahora mismo.
14 DE DICIEMBRE”
- 14 de Diciembre del 2016-
Era una noche lluviosa y fría,en el que una pareja es acorralada en un callejón.
-No nos hagas daño,te daremos lo que quieras- Dijo la mujer.
-Esto no es por su dinero,es por la vidas que quitaron al demoler ese orfanato.
Una noche similar,mismo día y mes,pero del 2003. Un orfanato en París,todo es un caos ya que lo iban a demoler sin previo aviso, todo porque la gente afirmaba que una niña llamada SARA era un demonio y que fue abandonada porque sus ojos eran totalmente negros,su cabello igual y tenia una sonrisa que daba miedo a los padres. Pero era solo superstición ya que la niña se comportaba como cualquier niña,hasta este día.
-Niños,no se enloquezcan,vamos a salir por la puerta de atrás- Dijo la encargada del orfanato.
Cuando estaban por llegar,todo el antiguo edificio les cayo encima. Todos y todas murieron,menos SARA,ella quedo intacta, como si nada hubiera pasado,no tenia ni un raspón. Entonces quedo abandonada,otra vez,nada mas que en la calle,usaba un canguro, pantalones, zapatos y guantes negros.
Volviendo a la actualidad,SARA ya con 26,decidió cobrar venganza,asesinando a las personas mas poderosas de la ciudad, los que decidieron derrumbar el edificio,todas esas personas pensaban que ella estaba muerta,que murió de hambre o algo le había pasado en esos 13 años que pasaron,pero no era así.
Cuando las demás personas que tuvieron algo que ver en el derrumben se enteraron de la muerte de esa pareja sabían lo que pasaba así que decidieron buscar otro “DEMONIO” para combatirla,pero no existía tal cosa,entonces para ello crearon uno.
Buscaron a un sicario y pactaron con un espíritu maligno para que lo posea y mate a SARA,pero eso no fue lo que ocurrió,ellos se aliaron y asesinaron a todos los restantes de la lista de SARA, Francia tenia dos DEMONIOS sueltos con sed de sangre,SARA ya había probado la sangre y la fama que venia con ello,por eso siempre deja su tarjeta,una S y una P unidas dibujadas con sangre.
Francia se volvió pequeña para ellos dos,y sabían que había mas personas como ellos,entonces empezaron recorren el mundo para reclutarlos para cumplir su objetivo de “PONER DE CABEZA EL MUNDO”.
FELIZ SAN VALENTIN”
-Febrero de 1874-
Todo Londres estaba en caos,y no,no era por el echo de que se acercaba “San Valentín”,era porque un asesino estaba suelto.
Algunos dicen que es de la “Anti Burguesía”,ya que solo mata a los que pertenecen a esa clase social,pero están equivocados,el solo quería matar,nada mas que matar,solo usaba esa excusa para que no todos se empeñaran en buscarlo para que lo cuelguen.
Dice que su nombre es Jack,THE BLACK JACK,un ex boxeador, lo descalificaron por matar a alguien a golpes,y ahora nadie lo puede descalificar.
Los de la alta burguesía decidieron contratar un “Exterminador” para acabar con el,le ofrecieron riquezas y que seria libre de ir a donde quiera,su nombre “artístico” era DEATH MASTER.
Después de una semana de estudiarlo,adivino donde estaría y quien seria su próxima víctima. Entonces hablo con la futura víctima,el Sr. Tomas Treck,llamaron un MEDIUM para que llegue a la casa de los Treck el 14 de ese mes,a las 23:00.
El día llego,Jack fue emboscado por DEATH MASTER y derrotado,el MEDIUM libero su espirutu al inframundo.
Pasaron 124 años,el único descendiente de Tomas Treck vive en París,se alejo del legado que dejo su bisabuelo,pero,por las atrocidades que cometió 13 años antes tuvo que desobedecer el único pedido de su abuelo,imbricar a THE BLACK JACK,el aseguro que nada iba a suceder,pero se equivoco,al despertar a Jack para que mate a la asesina que estaba acabando con París,solo apresuro su muerte.
EL MUNDO DE CABEZA”
Una noche tranquila y despejada,un hombre y una mujer entraron a un bosque,del cual corría la leyenda de que habitaba un asesino en el. Ellos dos entraron igual,como si no tuvieran miedo,y es que no tenían a que temerle. Se toparon con un chico de unos 22 años,que les dijo:
-¿Qué hacen aquí? Este es mi territorio,y el que se atreve a poner un pie en el...muere.
-No llegamos por casualidad, LEX,estamos aquí por ti-Dijo ella
-¿Son del FBI o algo así? Pues no me importa,morirán de todos modos.
-¿Puedes callarte y escuchar?-Dijo el otro hombre.
-Gracias JACK,somos como tu LEX,somos a lo que el mundo llama demonios-Dijo ella-El,como ya dije,se llama JACK,y yo soy SARA,vinimos desde París hasta aquí porque te seguimos,tu eres la razón por la que las personas temen,el número de asesinos creció desde tu aparición,por eso queremos formar una liga,y que tu seas nuestro líder.
-Ok,supongamos que yo acepto,pero...¿donde están los demás? Tu hablaste de una liga,supongo que serán mas.
-Si,somos mas,pero tenemos que recorrer el mundo para buscarlos.
-¿Donde es el siguiente destino?
-Ahora toca Japón.
-Una semana después-
Recorrieron todo Japón,pero no saben nada de el candidato para la liga.
-Saraaa,¿Segura que la información es correcta?-Dijo LEX
-Si,vamos bien,solo hay que esperar a que salga.
-Dos horas después-
Un ruido despertó a todos,ellos salieron y encontraron lo que buscaban a,MILO,un joven japones que había sido abandonado por todos,sufría bullyng,y un buen día,mato a todos los del instituto.
-Oye,tu...el de la capucha,si te hablo a ti estúpido-Dijo LEX
-¿A quien llamaste estúpido?
-Pues a ti,o eres sordo?,me presento,soy LEX,ella es Sara y el alto es Jack,vinimos a buscarte para divertirnos un rato,¿Te unes?
-Suena bien,los acompaño.
Esa noche nadie en todo Tokyo,miles de personas perdieron la vida. El único rastro que dejaron los homicidas fue la gran L.S echa con cadáveres en el centro de la ciudad.
También se llevaron un jet,el cual pintaron de negro y con pintura roja escribieron la L.S (Liga de Sangre).
-Y ahora a donde Sr.LEX?-Dijo MILO.
-Ahora vamos a Estados Unidos,para especificar,a la bella New York.
-Ya escuchaste Sara,rumbo NY-Dijo Jack
-¿A quien buscas LEX?-Pensó Sara.
-Luego de NY,vamos a Chile,Argentina y Uruguay,tengo unos buenos candidatos-Dijo MILO.
Ya en NY,buscaron a TRICKS,una chica que fue encerrada en un manicomio por matar a sus padres,ella se escapo,y se fue a vivir a una casa abandonada,por eso sabían donde buscar.
(Sara toca la puerta)
-Hola?, Tricks,me llamo Sara,ellos son mis amigos LEX,MILO y Jack,vinimos a hacerte una propuesta.
-¿Propuesta? Dime,quiero saber mas.
-Yo soy LEX,el líder,queremos invitarte a PONER DE CABEZA EL MUNDO.
-Acepto.
Y como en Tokyo,esa noche nadie durmió bien. LEX decido poner de segunda al mando a Sara,ellos dos fueron conocidos como “LOS REYES DE LA SANGRE”,los dos asesinos mas letales del mundo juntos,el mundo no sabe que le espera...
ALMA DE VENGANZA”
-12 de Marzo de 2018-
LEX y Sara terminaban de matar a una familia.
-Sara,sabes que en algún momento esto va a terminar,verdad?
-No va a terminar nada LEX,bueno si...la paz en este mundo.
-No hablo de eso,hablo de nuestras vidas,puede ser que matemos a las personas equivocadas y terminemos como Jack hace 126 años.
-Sabes que no,somos los asesinos mas temidos del planeta.
-Y los mas buscados,
-Te angustias mucho,amor.
-20 de Abril de 2018-
El capitán Leon Fresh preparaba a su escuadrón para la siguiente misión.
-Capitán,¿Por qué hace esto?Pregunto un agente.
-Esos mal nacidos mataron a mi familia,ahora yo acabare con ellos.
-.....-Un silencio invadió el lugar.
Durante todo ese mes Leon aprendió artes marciales,uso de armas blancas y de fuego,se había preparado solo para acabar con ellos.
Ya en el lugar de la misión,un joven los estaba esperando sentado de espaldas a ellos:
-Hola caballeros,ya se a quien buscan,y ya sabia que este día iba a llegar,el día que alguien se digne intentar matarme (se da vuelta)sí, soy yo,LEX,y tu debes ser el capitán Fresh.
-Si,ese soy yo,y todo lo que has dicho es real,vinimos a acabar con ustedes...pero yo me encargare de ti LEX.
-Aww que amoroso,pero...olvidas que yo te mate antes,y puedo volver a hacerlo.
-Ya no tengo debilidades,pero...tu si.
-Ja!,yo? No las tengo,pero si tengo algo que tu no.
-Y que es eso?
-Un escuadrón.
Todos murieron...menos Leon. El corrió asía LEX y lo golpeo,ahí empezó la batalla. Apesar de el entrenamiento de Leon LEX es mas ágil,le enterró su cuchillo en el pecho. Apesar de ser su final el sonrío.
-De que te ríes?-Pregunto Leon.
-Tu crees que mate a tu esposa?
-De que hablas?
-Ella esta viva,y ella mato a tu hijo,a tu hermano y a todos los que estaban en esa habitación,ahora pregúntate quien es tu enemigo idiota. Además yo no puedo morir,recuerda soy un Demonio,y además,me fui cuando mate a tu grupo,ahora mismo estoy saliendo del aeropuerto,nos vemos en Chile.
-No se que creer,no se si buscar a Nina o buscar a LEX,quien mato a mi familia?,quien es el que arruino mi vida?,que debo hacer?
-Yo podría responderte-Dijo una mujer vestida como agente del FBI.
-Nina?Estas viva?el tenia razón? me parece raro que no te fueras con su liga.
-Si,si y si,el me invito,pero rechace la oferta,tenia que terminar con esto.
-Con que?
-Con tu vida.
-No lo harás- (Bang).
Leon disparo su arma,y Nina huyo al oír a la policía llegar. Arrestaron a Leon por homicidio,estuvo tras la rejas por una semana,ya que se pudo probar que no fue el. Tomo el primer vuelo asía Chile,pensando que Nina estaría con ellos.
En el avión un niño le pregunto:
-A que va a Chile?
-A cumplir mi ultima misión.
Ya en chile se encontró con el titular del día “Múltiples muertes en la capital”.
-Entonces si están aquí malditos.
HABLAME DE AMOR”
En este mundo todos tenemos habilidades,bueno,yo soy un As de las computadoras. E Hackeado los equipos de la NASA,CIA y FBI, con el objetivo de limpiar mi nombre...mas bien borrarlo. Me llamo Francisco,pero prefiero que me digan Gosth.
Esto es lo mejor de mi trabajo:
-2009-
Me infiltre en la CIA,robe información,y en el camino asesine 200 agentes con solo pensarlo,hago que sus celulares fallen y así los asesino,pero también tengo una pistola,se que en algún momento alguna de ellas dos puede fallar,por eso siempre están conmigo.
-2014-
Tuve que ir a buscar unas cosas a España,casi me atrapan,pero todo el equipo murió.
-2019-
Volví a mi país,Uruguay,tuve que matar a mi novia porque iba a delatarme. También a mis amigos,no acostumbro a dejar testigos,como ya dije,soy un fantasma. Ahora estoy aquí...
-¿Pero,tu quien eres?
-Fran,me llamo LEX,y te e venido a buscar para que te unas a nuestra Liga de Sangre.
-Son muy ruidosos,no puedo trabajar bien así.
-Si el te encuentra,te matara,ya perdimos a uno de los nuestros, no voy a dejar morir a otro.
-Creí que el gran LEX no tenia debilidades.
-Bueno,eso cambio,ya que el supo como hacerme sentir debil.
-Voy a borrar todos sus expedientes y nos vamos.
-Espera...toma esta-Le da una pistola gravada.
-Ya es oficial?,pues gracias.
-Vamos a divertirnos.
Al llegar al Jet,se toparon con la noticia de que Leon estaba en Montevideo. LEX,se llevo una moto y salio a buscarlo.
2 días antes,yendo a Uruguay,se entero de que Leon había asesinado a Nina,la había llenado de balas, y luego prendido fuego. Nina,era hermana de LEX,no pudo estar en la boda de su hermana,porque sino hubiera sido una masacre peor de la que había ocurrido. La familia de Leonardo no estaba totalmente cuerda,pero el mas demente de todos era Leonardo,ya que se asesino a si mismo al crear a LEX. LEX,apesar de no querer a nadie,siempre quiso a Nina,ya que antes fue Leonardo,y su hermana mayor,Nina,siempre lo protegió,y por siempre fueron muy unidos,uno al otro,al matar a Nina,Leon abrió paso a la peor forma de LEX,había liberado a un verdadero demonio.
Llego al lugar donde estaba Leon.
-Y con que por fin llegas,cuñado.
-Cállate idiota,jamas la valoraste.
-No sabes de que hablas,yo la ame,pero se volvió un demonio.
-Si la amabas,no la hubieras asesinado.
-Habla el que asesino a su familia.
LEX saco su cuchillo,corrió asía Leon y lo sujeto,le dijo “creo que si estas triste,porque no sonríes?”,procediendo a cortarle la boca formando una sonrisa,luego la cosió,y dijo “bueno creo morirás feliz”.Y Se marcho luego de incendiar toda la fabrica de textiles.
NO ES UN SIMPLE SENTIMIENTO”
En un bar de Montevideo,un tipo encapuchado dice:
-No paso mucho tiempo desde que la puerta al infierno se abrió, todo porque un maldito millonario no quería morir.
Se fue del bar, dejando la cuenta paga. Se dirigió a la casa de un médium para contactar con un espíritu. El espíritu era Death Master, un asesino del siglo 19. Al contactar con el, le pidió que posea a alguien,así que escogió al médium, el estaba vivo de nuevo,pero ahora es inmortal.
-Hola,me llamo Leon, y te pido ayuda para acabar con una peste que se llama “Liga de Sangre”.
-Te ayudare,solo necesito cambiarme,y tu también. No podemos enfrentarnos a la peste vestidos así.
No sabían donde se encontraban,entonces investigaron toda la ciudad,solo para toparse con que ya se fueron del país.
No hay lugar mejor que Tokyo para comprar armas,entonces se dirigieron a Japón. Para vivir trabajaron para la mafia, mataron Americanos, Chinos, Rusos, pero ninguno de ellos era de la L.S.
al comprar las armas,y obtener uniformes nuevos,tomaron un avión a Australia, donde ocurrían siniestras muertes,pero tampoco encontraron nada.
Fueron a España,donde por fin encontraron a la L.S. enseguida Jack reconoció a Death.
-Estas vivo también?
-Paso tiempo,ahora si correrá sangre,ya me lo imagino,y me da nauseas.
Leon como siempre,corrió asía LEX,el no lo vio venir,pero Sara lo salvo,los dos peleaban contra Leon,el cual todavía no lo reconocían por la mascara, LEX le corto el brazo.
MILO,Tricks y Gosth buscaban el Jet, mientras tanto Death estaba acabando con Jack,y finalmente le corto la garganta, Tricks corrió y lo apuñalo, MILO salto y le hizo un corte atrás de cada rodilla, y finalmente Gosth lo ejecuto. Los dos espíritus se desvanecieron en el aire.
-No se quien eres,pero te dejare vivir, ve y cuenta el cuento- Dijo LEX.
-Na mejor no (BANG)- Gosth le dispara en la cabeza.
Ya en el Jet,MILO, como un niño le pregunto a LEX:
-Que hay entre tu y Sara?
-No hay nada,somos amigos, nos hablamos así por que se nos da la gana-Le respondió el líder.
-Pero,nunca quisiste una relación?
-Si,una vez,fue hace mucho tiempo,era un adolescente y no sabia nada de la vida,ahora no me importa nada,mi familia ya había muerto para mi,y ahora tengo otra, no se suplanta a las personas que se quieren,pero si conoces personas que puedes querer, y para mi Sara es como una hermana,es como mi otra mitad,y por eso la quiero.
-Amigo,tu si tienes problemas sentimentales.
-No me fue bien en muchas cosas, pero con ustedes cambio todo.
DIA LIBRE”
LEX y Gosth buscaban un lugar donde vivir en Suiza, compraron un Mansión en la capital,la cual parecía una casa embrujada. Todos ellos se mudaron a la casa, construyeron una compuerta que se abre en el piso del patio para sacar el Jet del garaje.
-LEX,hace tiempo no salimos los dos-Le dijo Sara.
-Si,es verdad,podríamos salir a caminar y conocer el barrio-contesto el.
-Maravilloso.
En su caminata encontraron un prostíbulo, y por los instintos feministas de Sara entraron y mataron a todos los proxenetas y liberaron a las mujeres. Mas tarde encontraron un perro atado a una columna,el cachorro estaba maltratado,buscaron al dueño y lo mataron,luego lo ataron en el puente con un cartel que decía “ANIMAL”,también se llevaron al perro y lo llamaron Jedi.
Siguiendo por su camino,mataron mucha gente. Al llegar a la casa, le pusieron el collar al perro con su placa y se fueron a comer. Todos los programas de noticias hablaban de los asesinatos en forma de protesta.
LEX se volvió a sentir vivo,ya no le afectaba el echo de que su hermana murió, y tampoco los molestaría nunca mas Leon,el se sentía... en paz.
Mientras tanto Gosth buscaba en la base de datos de la CIA información sobre Leon, descubrió que Leon era el tipo que mato en España, y que la mascara que llevaba significaba “Ángel” en japones. Y obviamente se rió diciendo:
-Acaso se cree Lincon y que nosotros somos vampiros?
Al día siguiente MILO fue a comprar una Katana, y se topo con la que seria la Julieta de su Romeo. Pero claro,no salio bien,por algo Romeo y Julieta,el no murió,pero ella fue envenenada y para sacarle el sufrimiento la apuñalo.
Tricks tampoco tenia un buen día,ya que no estaba la moto que quería comprarse y tampoco encontró ropa que le gustara, y para desatar su ira,mato a todos en las dos tiendas, la de motos y la de ropa.
A los que si les iba bien era a Gosth y LEX,compraron sus vividas preferidas (Monsters) y jugaron toda la mañana al C.S.
Sara por su parte,conoció a un chico,y les iba bien...hasta que dijo que no le gustaban los perros,y ahí fue cuando el perdió la vida.
En la noche los cinco salieron a “celebrar” y por eso fueron a Berlin,un cuarto de la población murió. Hay que aclarar que ninguno mata niños, y que Sara solo mata mujeres que sean malas con sus hijos,a los demás les da igual que hagan con su vida.
GUARDA SILENCIO”
La mañana empezó como la de todos los días, curar personas, ir de un lado al otro,dar apoyo en otros campamentos y así siguió todo, hasta que alguien llego y mato a todos, era un mercenario conocido como “GRUMPEL”. Tenia un récord de 19502 muertes, el siempre tiene un objetivo, pero si alguien se interpone también muere. Esta vez iba por Pablo, un médico común, pero su profesión evitaba que un grupo de terroristas cumplan con su misión.
GRUMPEL mato a todos, pero Pablo vivo, solo de suerte, se sentó, y vio a sus compañeros muertos, el había jurado salvar a esas personas, pero no pudo. Se le nublo la vista de tantas lágrimas, cambio su postura, ahora los salvaría, pero no curando personas, el va a matar a los culpables.
Se puso su túnica, unos guantes, con trozos de tela se hizo una mascara y con algunos aparatos hizo un arco, también se puso un chaleco anti balas. Ahora estaba listo para cumplir con su objetivo, solo le faltaba encontrarlos.
Llego a un campamento, mato a los guardias con una flecha a cada uno, se les llevo las pistolas y siguió su camino. Asesino a todos los que estaban adentro, cada uno tenia un agujero o una flecha en la frente. Antes de llegar a la “oficina” del jefe se encontró otra vez con GRUMPEL.
-El payaso llego a la fiesta-Dijo GRUMPEL
-Otra vez nos encontramos? Creía que no te vería mas, pero bueno, sera linda la venganza- Respondió Pablo.
-Tu eres del que todos hablan “The Suwet”, verdad?
-No tenia idea de que me decían así.
Prosiguieron a dispararse. Cuando los dos se quedaron sin balas, Pablo uso su arco y GRUMPEL un cuchillo que se había robado de Japón, Pablo le dio un flechazo en una pierna, clavándolo al piso, y otro en un brazo haciéndolo perder el cuchillo, agarro una de sus flechas y se la clavo en la cabeza con sus manos. Cuando llego a donde el jefe solo encontró una nota que decía “Nos vemos pronto”.
-Y esa es la historia de como perdí mi cuchillo-Dijo alguien.
-Wow, de todas las locura que viviste esta es la peor León-Dijo su amigo- León? Donde estas amigo?-Dijo asustado al sentir un revolver en su cabeza.
ES DIFICIL DECIR ADIOS”
-Ya se que vas a decir, ¿De verdad LEX está colgado en una jaula?, la respuesta es “Si”, déjame que te cuente. Hasta hace dos semanas estaba bien, no tenia preocupaciones y tampoco problemas. Pero un día irrumpieron en mi casa, se llevaron a mis amigos y a mi perro, también mis armas y los autos, pero no creas que no luchamos, todos peleamos contra esos mercenarios, pero todos fallamos, caímos en batalla, y pues somos demonios no dioses. (se cae la jaula)
-Hola,¿Tu nos tenias a el montón de huesos y a mi en esa jaula?- Dijo LEX
-Perdón, no fue mi intención,mis criaturas no entienden la diferencia de ir a buscar y secuestrar.
-Ok, disculpa aceptada, ¿Pero, que es esto?
-Ah, bienvenido al infierno!
-Entonces...¿Eres el diablo?
-No,yo soy el encargado de buscar a los mortales especiales y transformarlos en demonios de verdad.
-Y...¿Yo que con eso?
-Eres el nuevo ángel de la muerte, tu seras el que liquide a todos los que se merecen morir.
-Lo siento, no soy un héroe.
-Leonardo Demondreg, de Londres, descendiente directo de Rian Reynol, también conocido como “Plimber”,y por ser el asesino de la familia con mas delitos hechos, eres un héroe.
-¿De que familia hablas?
-La tuya, Plimber fue un atracador de bancos, y las siguientes 6 generaciones lo siguieron, tu cortaste con eso Leo.
-1) Eso no explica nada; 2) Me llamo LEX.
-Muchos ya aceptaron y fallaron en esta misión,pero, tu podrías ser todo lo contrario.
-¿Qué misión hablas?
-La que te llevara a tu máximo poder.
-Un momento,¿tengo poderes?
-Si, ¿como crees que vives después de todo lo que pasaste?,no eres afortunado de no haber muerto en ese bombardeo.
-Mi familia vivió también después de eso.
-Tu hermana Nina los posee.
-Nina murió!
En ese momento LEX se enfureció, liberando una energía que hizo caer al demonio. LEX saco su cuchillo y le corto el cuello cubriendo todo el suelo de sangre.
LEX se preguntaba si de verdad Nina esta viva, él la vio morir, era imposible que Nina viviera después del incendio. Si se pudiera vivir después de ese incendio Leon ya hubiera aparecido.
LEX corrió a su casa, busco el Jet y se fue en busca de sus amigos y de sus autos, pero, de la nada el Jet callo al agua, dejando a LEX en una balsa salvavidas en el medio del Océano. Encontró que el ala izquierda tenía un dispositivo, el cual su función era apagar el Jet.
Después de 10 días llegó deshidratado, hambriento y cansado a África, al parase, una dardo le dio en el brazo, haciendo que caiga dormido. Despertó en una carpa, en la cual había un tipo vestido como superviviente de un Apocalipsis y con un arco.
-Hola,me llamo LEX, vivo en Suiza y ahora tengo que ir a buscar a mis amigos, bye.
-Se quien eres, por eso estas aquí vivo y no con una flecha en la frente en el agua, también se quien tiene a tus amigos.
-Ok,¿quien eres?
-Me llamo Pablo, fui un doctor de médicos sin fronteras, trabajaba ayudando a unos aldeanos a salir de un territorio de terroristas, esos mismos terroristas enviaron a su mercenario mas fiel, GRUMPEL, mato a todos y por suerte yo no morí, pero me hice el arco un traje de camuflaje ligero y salí a matar a esos tipos, yo maté a GRUMPEL, y le quité este cuchillo.
-Ese es el cuchillo de un mercenario de la mafia Japonesa, su nombre real es Leon Fresh, un ex militar que entreno para matarme y a toda la liga, desarrollo una gran habilidad con todos tipo de armas y se transformo en el ejecutor de los Japoneses, pensé que había muerto en el incendio, pero alguien lo salvo y fue a intentar matarme en España, pero, Gosth le corto el cuello.
-Creo que podemos salvar a tu liga,solo necesitamos mejores armas.
Así Suwet se convirtió en uno mas de la liga. Recorrieron todos los campamentos de terroristas, los mataban y se les robaban municiones y otros tipos de armamentos. LEX se llevo dos pistolas y muchos cartuchos, Suwet cosas para hacer distintas flechas.
Al llegar al barco en el que Leon tenia a la liga descubrieron que estaba al mando de una mafia Japonesa y de el grupo de terroristas de hace rato, también tenia muchas defensas en su fortaleza marítima.
-Ok,Suwet, tu por la izquierda y yo por la derecha.
-Entendido, procura que no nos descubran.
LEX por la derecha le corto el cuello a cada oficial que había en el camino, todos cayeron como hojas al viento. Por el otro lado, Suwet había dejado un camino de personas con flechas en la cabeza. Luego de todo eso llegaron a la oficina de Leon.
-¡Muy bien maldito estúpido!¿Donde están?-Dijo LEX
-Están en una jaula, ella los acompaña.
De la nada los dos compañeros dispararon a la vez, LEX lo lleno de balas y Suwet le dejó una flecha entre ceja y ceja.
LEX buscando por todo el barco encontró a la liga, y a su hermana.
Esta vez decidieron atar a Leon del ancla y cortarla, dejándolo en el fondo del Océano Atlántico.
-Chicos, tengo que decirles algo, voy a dejar la liga, Sara por derecho es mi sucesora, ella decidirá quien va a ser su segundo al mando. Tengo que descubrir quien soy y que hago en este mundo.
Sara lo agarro del brazo y se lo llevó a un lugar escondido y le dijo:
-Vamos LEX, tu eres la razón de esto, no puedes irte.
-Sara, los dos sabemos bien que sin ti esto no seria nada, ahora sal de mi camino, yo me voy.
-Leonardo, yo te necesito, si te vas yo también, no puedo estar lejos de ti, estos días aquí fueron difíciles.
-No puedes venir conmigo, ellos te necesitan y yo necesito irme lejos de todo, volveré, lo juro.
-Nunca cumples lo que prometes.
-Te prometí que si en algún momento tu vida corre peligro yo voy a estar ahí para ayudarte, y llegue a ayudarte.
-Prometiste que siempre estaremos juntos...
-...Juntos no importa la distancia...
-...O el tiempo que pase...
-...Siempre juntos-Dijo LEX terminando la frase.
Volvieron con los otros y LEX dijo:
-Espero que vivan, y que no se metan en problemas, si Leon vuelve yo volveré y si algo malo pasa, también lo haré.
LEX empaco algunas cosas y se subió al avión, cuando estaba por despegar miró a Sara y dijo “Te quiero tres millones”.
“DAR WORLD” Fue creada y escrita por MeXlo
Pd:Si te gusto házmelo saber un abrazo y hasta pronto.
Twitter:@mexlo
Instagram:/mexlo_
YouTube:/MeXlo
submitted by DarkWorld_ to u/DarkWorld_ [link] [comments]


2019.02.24 17:45 Zetmastery La intervencion esta cerca y es una realidad, y aquí te explico porque.

Buenas mi gente, primero que nada sera un post largo (TL;DR al final) pero creo que vale la pena leerlo debido a que tenemos que saber que estamos bastante cerca de una salida y la información que expongo es lo que prueba lo que afirmo. Quiero revivir un poco lo que sucedió ayer para entrar en tema, un resumen rápido: Intento entrar ayuda humanitaria, los guardias como siempre echando perdigón y lacrimogena a lo que se mueva, colectivos matando gente, algunos militares entre ellos cargos como mayor y teniente desertaron asegurando que el plan es masacrar al pueblo y que en los cuarteles reina el miedo y lo mas doloroso la quema de la ayuda humanitaria y el fuego de advertencia en la costa para evitar que entrara por mar.
Fácil y sencillo señores, usemos un poco la memoria para recordar lo siguiente, la fuerza militar mas grande del planeta son los señores Estados Unidos de Norte América, aliados por todo el continente americano, opuesto a Rusia, Turkia y sus adyacentes, estos últimos si bien apoyan al gobierno de maduro, la verdad es que no poseen fundamentos para apoyarlos directamente dado a sus colocaciones geográficamente hablando, muy alejadas de nuestro país, como quien dice mi gente, si ellos pudieran apoyar directamente a maduro, el bloqueo de armas de estados unidos hubiera sido inútil desde un comienzo.
Dados los sucesos ayer, 23 de febrero mucha gente pedía a gritos por las redes sociales que Guaidó si no activara ya la intervención que al menos la solicitara, cosa que este ultimo no hizo, ni la una ni la otra, llamo a la resistencia e insistencia ademas de anunciar de una próxima reunión este lunes en la cumbre del Grupo Lima y algo que le dolió a muchas personas, un ultimo llamado al Chavismo originario y a la hija del difunto mediante Twitter.
Ahora bien ante todo lo sucedido es bastante fácil demolerse, deprimirse, sentirse impotente, e incluso perder ganas de interactuar con personas, lo que no se puede hacer es perder LA FE y LA ESPERANZA. Ya que tenemos un historial bastante mugroso con nuestros políticos opositores muchos tienen ya en la mente que la batalla se perdió, que al no entrar la ayuda humanitaria perdimos la mas importante guerra, pero no, no hemos perdido, estamos mas fuertes que nunca y les diré porque en una sola frase Donald Jhon Trump, desde que el decidió apoyar de lleno la salida de maduro, esto dejo de ser manejado por nuestros políticos de turno, a ser manejado por alguien de carácter superior.
Descartando una intervención activa (porque pasiva ya hay) del conjunto a favor del narcoestado en ejercicio de nuestro país, hay quienes piensan que nuestros políticos simplemente ya llegaron a su limite y nos están dejando morir, que una vez mas, la diplomacia fallo, pero no señores, la diplomacia no ha fallado, recordemos un poco a Donald J. Trump y que su partido político opositor los demócratas, mas específicamente los Clinton, ya dieron un paso a reconocer que el narcoestado de Maduro tiene que caer, que lo que se hace en Venezuela es inhumano y merece castigo, lo cual indica que no importa quien sea el político líder de turno, hay algo que ha quedado claro, a Maduro no le queda mucho tiempo cuando la potencia militar mas grande del contiene y del mundo se alinea para hacer algo.
Ante esto, lo mas importante es recordar, que personajes como Elliot Abrams Uno de los principales personajes en el derrocamiento de Noriega en Panamá, Jhon Bolton uno de los grandes cerebros, Mike Pence vice-presidente de Norte-America y el primero en dictaminar el gobierno de Maduro como narcoestado, Marco Rubio (mi keyboard warrior favorito) Senador de los estados unidos tajante en contra del gobierno de maduro, y el que para mi es una de las piezas mas importantes, Mike Pompeo el cual es uno de los mas tajantes en relación al terrorismo esta también muy tajantemente en contra del gobierno de maduro y su narcoestado.
Entonces, si todas estas personas tan importantes, están a favor de que hay que sacar a maduro y que estos no abandonaran el poder, porque no han intervenido ya? Porque si Donald Trump y su gente sabe que esto no solo nos afecta a nosotros, si no que es un geopolíticamente hablando una gran invasión de su opositor Rusia a su continente, no ha actuado ya?, es sencillo, Estados Unidos representa la libertad, la paz, y sobretodo, un frente limpio alejado de al tiranía, imaginemos lo siguiente, si estados unidos fuera una persona justa y libertadora, Venezuela fuera otra persona pero secuestrada, y Maduro y sus secuaces sean el secuestrador que apunta a la cabeza con una pistola, y el verdadero lider, Rusia oculto en la comodidad de su hogar, creen que si en este caso Trump decidiera disparar asesinando a maduro y a Venezuela en el proceso, seria apoyado mundial mente como lo es ahora? El bien tiene sus pos pero también tiene sus contras.
Tenemos que entonces, olvidarnos de una intervención?, no señores, la intervención esta mas cerca que nunca, volvamos al ejemplo anterior, al no poder disparar y acabar con la vida de ambos ya que traería negativas, que se hace? se coloca un negociador primero, en este caso el negociador fue Guaidó y Duque. El secuestrador maduro, en su estupidez, rechazo el trato que le ofreció el negociador el cual era, comida y agua para el rehén, mientras pensamos en darte una "salida pacifica" , al rechazarlo se aisló aun mas, en este momento el negociador, Guaidó, tiene que pensar en otra salida pacifica, para complacer a los superiores y a los medios (que sera el plan activado en la cumbre el día lunes), dado esto, se ejecutara el nuevo negocio, de aceptarlo el secuestrador Maduro, procederá a darse le otra oportunidad de "salida pacifica".
Continuamos con que, si el secuestrador Maduro, decide no aceptar por 2da vez, la opción de una rendición, y desea seguir en negativa, hay 3 casos finales en los que, las afirmaciones de Trump y Guaidó son bastante claras cuando dicen: "Todas las opciones están sobre la mesa". Dicho esto, ¿Cuales son esos 3 casos?.
El PRIMER CASO es en el que ellos escogen ir por el lado pacifico, se les acorralara lentamente hasta que no les quede de otra que entregarse o pedir asilo político en otro país, es el caso predilecto. SEGUNDO CASO, siguen en negativa, demostrando cada vez mas su crueldad al asesinar personas, en este caso el mundo podrá observar como el régimen se le ofrecieron salidas, al no aceptarlas fue acorralado, por demás entes policiales por las diferentes calles que puede huir, estos entes serian los diferentes aliados como lo son, los países por mar cercanos a Venezuela, Colombia y Brasil, para que mediante el bloqueo de estos, se pueda plantar un francotirador en una azotea, específicamente hablando el francotirador seria la intervención, para que quirurgicamente extirpe el mal con un disparo (la operación) certero y mortal que fuerce la salida del régimen. TERCER CASO y el caso al que el Régimen puede apelar, seguir en la negativa pero sin demostrar crueldad, en este caso, los entes internacionales quedan en una duda, por lo cual se aplicarían mas sanciones a los bolsillos, se identificaría a mas personal importante y se le amedrentaría, para forzar un quiebre interno y finalmente, cuando se quiebren ellos mismos generar un levantamiento o una huida, que pasa si no sucede el quiebre? sucede un cuarto caso situacional que no coloque porque viene siendo el mismo segundo caso, se procede ante la negativa a colocar un francotirador para que extirpe quirurgicamente a el mal.
El caso al que apuesta el gobierno es claramente el segundo, pero podemos observar como estrategicamente el gobierno puede cavar su tumba de manera rápida o lenta según lo prefieran. Pero el resultado sigue siendo el mismo o se van por ellos mismos, o se van mediante intervención, el gobierno no es estúpido y probablemente quieran alargarlo lo mas que puedan para antes de irse llenar un poco mas sus bolsillos, y ante esto las sanciones de estados unidos no tardarían en llegar, pero hay algo que olvidamos, y es que su líder detrás de las sombras, Rusia, ya ha estado enviando personal en pos de mantener al régimen y es que, Maduro y su combo están en una situación complicada en la que se ven forzados a tomar una decisión, ¿A quien le temo mas?¿Al que me apunta ahora mismo mientras tengo un rehén, o a mi jefe que puede matarme si fallo y no me voy con mi rehén?. Ante la ultima estancia en la que mueren si o si, se ven forzados a no poder huir directamente o pedir asilo, por lo cual, solo queda la intervención militar de por medio.
Una ultima duda que cerrar, ¿Porque Estados Unidos y aliados, con sus ya múltiples problemas, van a decidir apostar a una intervención militar que pueda generar un desgaste mayor y muchos mas problemas internos en sus países? Sencillo, Hace no poco, Colombia se vio con un atentado terrorista de metodología de carro bomba, ante esto Estados Unidos que ya mantiene una actitud fuerte al terrorismo no puede dejar que grupos como Hezbollah, ELN las FARC y el G2, estén paseando en su continente como si se tratara de un día en la playa, estos mismos están siendo financiados por Maduro y su narcoregimen por lo que, una salida militar es el mejor caso para poder salir de estos grupos lo mas rápido posible, entonces un Brasil que ya se vio en peligro debido al la alta tasa de crimen, también apoyara a estos 2, creando una barrera trinitaria entre Estados unidos, Colombia y Brasil, una intervención genera desgaste, pero es un riesgo que están dispuestos a correr en pos de liberarse del terrorismo.
Hasta aquí llego, si tienes alguna duda, o alguna pregunta, considero que estoy un poco mejor informado que la mayoría y haré mi mejor esfuerzo para responderte. TL;DR: Dado al terrorismo y la explotación de vías pacificas en Venezuela, no hay otra opción mas que la rendición de maduro o la salida mediante una intervención militar, esta ultima se vuelve la única disponible dado que el régimen no puede huir dada la presión de sus propios aliados. Edit: Gracias a u/ultra-BASIC por recordarme que otro caso existe es que o los militares saquen a Maduro, o Maduro y su grupo se entreguen, el cual no es muy baja probabilidad, por no decir bajisima dado los puntos expuestos como el terrorismo, pero de que pase, podría desencadenar otro tipo de situación que nadie quiere para el país.

submitted by Zetmastery to vzla [link] [comments]


2019.02.13 21:18 azunto La delincuencia nos cambio la vida.

Yo conocí todas las casas de mi colonia por dentro, porque en todas me invitaron a comer o alguna fiesta, todos nos conocíamos, los niños y jóvenes nos juntábamos en la calle a jugar o conversar. Las casas siempre tenían las puertas abiertas. Era una buena colonia, no había robos ni nada que temer. Los fines de semana íbamos a la discoteca, pero lo más divertido era salir de la fiesta y tomar una cerveza en la calle, saludando a los demás amigos, familiares y vecinos que iban entrando o saliendo de la fiesta. Fueron los años maravillosos… La primer noticia que escuche y que me hizo dar cuenta de que algo iba mal, fue cuando dentro de una fiesta, a dos jóvenes vecinos los golpearon unos desconocidos, ellos corrieron y se metieron a su casa, los siguieron y ya dentro de su propia casa casi los matan a golpes frente a sus padres y hermanitos, eso en una ciudad tan tranquila como esta fue algo inaudito y escandaloso, poco después apareció el cuerpo mutilado de una mujer rubia, ya no tenía brazos ni piernas cuando la tiraron a 3 cuadras de mi casa. Entonces se vino una ola de robos, secuestros, asesinatos y balaceras. Mucha gente huyo de la ciudad, casi todos se iban a Puebla, se suponía que allí era más tranquilo, por ejemplo en mi calle, hay 10 casas, 10 casa donde vivían familias muy queridas, ahora solo están habitadas 3 casas, los demás se fueron por miedo. Al vecino de enfrente le robaron su camioneta a punta de pistola, al vecino de atrás le secuestraron a un hijo, en 6 de las 10 casas se han metido a robar. Los carteles del narco hicieron algo inédito entonces, reclutar jóvenes de entre 15 y 20 años de las familias de la clase alta de la ciudad, muchos hijos de nuestros vecinos que no tenían necesidad económica alguna, por diversión o moda se comenzaron a meter al narco, secuestró y extorsión. Otro momento que me impacto mucho, fue cuando a la discoteca de moda entro un grupo armado, ni siquiera se cubrían la cara, llevaban armas de alto poder, y frente a todos se llevaron al hijo de un conocido empresario, se pagó el rescate del secuestro, pero el cuerpo del muchacho nunca apareció. Las discotecas y bares cerraron, a los demás negocios les comenzaron a cobrar dinero por extorsión, osea cobro de piso, a los locales que no pagaban les prendían fuego, muchísimos negocios cerraron. La ciudad poco a poco se fue transformando en un pueblo fantasma. Hoy siguen los secuestros, los muertos, los tiroteos… pero poco a poco dejaron de ser noticia en los periódicos, son cosas que no se comentan, quizás los encuentres en algún grupo de Facebook, pero son cosas que la gente ya no habla. La primera vez que escuche un tiroteo en mi calle, junto a mi casa, mi corazón latía con fuerza, me moría del miedo, pensando en una bala perdida o que entraran a mi casa, pero por increíble que parezca el cuerpo se acostumbra a todo, en la última balacera en mi calle, ni siquiera apague la TV para que no dispararan a mi ventana, por que la película que daban estaba muy buena y no quería perdérmela a pesar de los disparos a unos cuentos metros. Yo creo que aquí diario hay un muerto por arma de fuego, pero la gente ya perdió el asombro, ya perdió todo, hasta el miedo. La gente ya no deja de salir de sus casas para hacer sus compras o trabajar solo por una balacera. Cuando las cosas estaban peor, en la Tv no dejaban de pasar narco novelas, narco series, narco películas, narco canciones, como tratando de normalizar la delincuencia y el baño de sangre que estábamos viviendo. Por eso me caga Kate, por eso me caga Pérez-Reverte, Fernanda Castillo, Rafael Amaya y todos los narco artistas que se hicieron ricos con la tragedia de un país. Como decía, la ciudad como muchas otras poco a poco se fue transformando en un pueblo fantasma, de todos esos juniors locales que fueron reclutados por los narcos yo creo que mataron al 50% es triste porque era chicos normales y les lavaron la cabeza y les hicieron creer que era dinero fácil y rápido, también muchos otros quedaron con daños mentales por el uso de esas drogas nuevas. Aquí cada familia tiene una historia trágica que contar. Cuando las cosas estaban peor, no se podía ir de una ciudad a otra, por que asaltaban en las carreteras, eran asaltos muy violentos, la gente tenía que viajar en caravanas escoltadas por policías y había retenes de seguridad diario, donde te detenían y te revisaban el auto. Ademas hay que agregar que no creo que exista una familia a la que no hayan tratado de extorsionar con llamadas telefónicas. Mi dentista de toda la vida que tiene como 70 años me contó que a sus hijos antes les decía que si los iban a secuestrar entregaran todo y no pusieran resistencia, dice que ahora les dice que si los van a secuestran se defienda, disparen, atropellen, huyan, por que como sea los van a matar.
Esta ciudad vivía del petróleo, empresa grandiosa y prospera, el orgullo de México. Cada pueblo o ciudad que tenía oficinas de PEMEX era un pueblo prospero, Pemex tenia los mejores hospitales gratis para sus empleados, tenía hasta tiendas propias y granjas donde se cosechaban frutas y verduras, calles pavimentadas, escuelas para los hijos de sus trabajadores, en fin… un día algo cambio, a sus mejores trabajadores los corrieron, hubo despidos masivos, 20 mil, 40 mil, cada vez más gente sin trabajo, corrían desde ingenieros con buenos puesto hasta obreros. También dijeron que PEMEX se iba a vender y que lo mejor era pasarse a trabajar a las compañías de outsourcing que pagaban sueldos superiores a PEMEX esos días, muchos cayeron a la trampa se pasaron a trabajar a esas compañías fantasmas que 1 o 2 años después desaparecieron dejando a mas petroleros desempleados. Por increíble que parezca los sindicatos petroleros fueron tomados por los mafiosos, y contrataron como empleados a puros delincuentes y viciosos, el día que hagan un antidoping a todos los empleados de la petrolera se sorprenderían de ver el resultado.
Al final se acabaron a PEMEX, las instalaciones y pozos quedaron abandonadas o en manos de compañías extranjeras. Esta historia aún no tiene un final feliz, la delincuencia va a la alza este 2019, la gente perdió el alma, se volvió gandalla, ratera y ya no le importa a cuantos de sus vecinos roben, maten o secuestren siempre piensan que a ellos no les va a pasar. En fin la vida aquí cambió, vas de tu casa al trabajo o escuela, y nada más, es mejor evitar estar en la calle, y cerrar las puertas con candados, nunca sabes quién está afuera observándote.
El día de ayer encontraron el cuerpo de mi primo que fue secuestrado hace un mes y por quien se había pagado un rescate, de nada sirve que les cuente de lo buena persona que fue, y de los hijos que deja huérfanos, al final su muerte es solo un numero mas a la estadística.
Que dios nos cuide.
submitted by azunto to mexico [link] [comments]


2018.06.22 00:39 master_x_2k Colmena VI

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Colmena VI

Sin importar cuán efectivo haya sido la demostración de poder de Perra, no ayudó mucho a la tensión entre las facciones que componen nuestro grupo. No fue solo Kaiser quien se asustó y roció con sangre. En el peor de los casos, si estallaba una pelea en el grupo, me preocupaba que los resentimientos de esa única cosa pudieran poner a otros en nuestra contra.
Decidí tratar de remediar eso. Los Viajeros parecían ser el único grupo presente en el que no había ningún drama previo empeorando las cosas.
“Hey”, disminuí mi ritmo para poder hablar con la chica de los Viajeros, “¿Cuál es tu nombre?”
“¿Mi nombre clave?”
“Sí.”
“Sundancer.”[1]
“Me uso Skitter. No pude decidirme por un nombre, así que los medios escogieron uno para mí.”
“Eres uno de los Outsiders, ¿verdad?”
“Undersiders. Soy nueva en el equipo, sinceramente, pero son simpaticos.”
“Ah hah.” Miró en la dirección de Perra.
“No es tan mala como pensarías”, le dije, sonriendo. No podía verme sonreír, con mi máscara cubriendo mi boca, pero esperaba poder escuchar el humor en mi tono. “¿Cómo es la vida entre los Viajeros?”
Ella pareció sorprendida por la pregunta. Tardó unos segundos en decidir cómo responder. “Intenso. Violento. Solitario.”
La respuesta me sorprendió. Ella eligió la palabra intensa en lugar de emocionante, pero esa no fue la parte más extraña de su respuesta. “¿Solitario? No creería que ese sería el caso, pasar tiempo con compañeros de equipo.”
Ella se encogió de hombros, “Están pasando cosas que hacen que pasar el rato sea menos divertido de lo que debería ser. No voy a explicarlo, así que no preguntes.”
Levanté las manos, con las palmas hacia adelante, deteniéndola, “No iba a hacerlo. Solo tenía curiosidad de cómo es para otros equipos, ya que soy bastante nueva en esto.”
Ella se relajó un poco al respecto. “No es solo el... No puedo pensar en una palabra mejor que el drama... pero el drama suena como una subestimación. Lo que sea. No son las otras cosas que están sucediendo, es que nos movemos constantemente, rara vez pasamos más de una semana en un lugar, ¿sabes?”
“No”, admití. Disimulé la verdad un poco, solo para estar a salvo, “Me mudé dos veces cuando era niña, pero era demasiado joven para recordarlo. En su mayor parte, crecí aquí.”
“Termina cansando, tener que-” ella dejó de hablar cuando de repente me empujaron hacia un lado. La punta de la cola de se apretó contra el centro de mi pecho, me hizo retroceder y me empujó contra el capó de un viejo y destartalado automóvil.
“Oye”, gruñí, pero él negó con la cabeza, se llevó un dedo al labio. Sus ojos azules se clavaron en los míos. Eran ojos extraños. No blancos, solo iris azul celeste que se extendían de esquina a esquina, con pupilas rectangulares y horizontales.
Miré a los otros, y todos se estaban moviendo para cubrirse. Kaiser, Fenja y Menja se habían metido en un callejón. Perra y sus perros estaban desapareciendo en la esquina más alejada del mismo edificio, haciendo solo el ruido de garras contra el concreto.
Delante de nosotros, un trío de personas en colores de ABB cruzó la calle. Un chico y una chica que parecía que podrían haber sido miembros de pandillas antes de la campaña de reclutamiento hardcore de Bakuda estaban hablando. Un adolescente que tenía más o menos mi edad estaba detrás de ellos, parecía demasiado asustado y cansado como para ser cualquier cosa menos uno de los nuevos reclutas. Estaban todos armados. Un machete colgaba de la mano del matón masculino, mientras que la niña jugaba con una pistola. El chico de aspecto asustado tenía un bate de béisbol con clavos clavados en él. ¿La gente realmente hacia eso? ¿El bate de béisbol con clavos?
Justo detrás de ellos estaba el edificio que tenía que ser nuestro objetivo. Era una bodega gris sucia, con las letras 'ABB' pintadas en aerosol sobre y alrededor de la puerta de la bahía de carga en rojo y verde en un estilo elaborado.
Cuando la patrulla se fue, Newter habló, “Tienen patrullas, y han etiquetado el edificio. Ese será nuestro objetivo hoy.” Miró su reloj, “Dos minutos hasta que sea hora de moverse.”
“Mis chicas y yo daremos una vuelta alrededor”, dijo Kaiser desde la portada del callejón, “Atacaremos desde otra dirección.”
“Oye, no”, le contesté, “ese no es el trato. Estamos en grupos como este por una razón, y esa razón sale volando por la ventana si nos separamos así.”
“No pedí tu permiso,” contestó Kaiser, su voz fría. Sin esperar una respuesta, se dio vuelta para irse, Fenja y Menja lo siguieron.
“¿Vamos a detenerlos?”, Le pregunté.
“Podría alcanzarlos”, nos dijo Perra, mientras montaba a Brutus hacia nuestro grupo.
Newter negó con la cabeza, los labios delgados presionados en una línea que solo acentuaba su extraña apariencia, “No vale la pena, y es peligroso luchar entre nosotros en territorio enemigo. No tenemos tiempo, de todos modos.”
“Perra, ¿puedes llamar a Grue y Tattletale para avisarles?”, Pregunté. “Pueden tomar medidas si lo necesitan.”
Ella asintió y sacó su teléfono celular.
Mientras Perra hacía la llamada, Newter hacía señas a los demás para que se reunieran en una multitud. “Hablemos plan de ataque. Skitter, Perra, ustedes dos tienen más experiencia lidiando con estos tipos, así que dígannos que piensan.”
Eché un vistazo a Perra. Ella estaba ocupada con la llamada, y había estado fuera de acción durante nuestro último encuentro con el ABB, lo que la dejó a oscuras en lo que respecta a Bakuda. Depende de mí.
Me aclaré en silencio la garganta, y luego dije: “A Bakuda le gusta poner trampas, y si este lugar es lo suficientemente importante como para patrullar, es lo suficientemente importante como para tener algunas trampas. Déjame enviar mis bichos primero. Puedo obtener una idea general del área, y los bichos también confundirán y distraerán a cualquiera que esté dentro, lo que debería facilitar las cosas para ustedes.”
Newter asintió una vez, “Está bien. Ese es el primer paso. Perra, ¿pueden tú y tus perros atacar la planta baja? Iré a la ventana del segundo piso.”
Perra le dio un breve asentimiento en respuesta.
“¿Los bichos no la morderán?”, Preguntó Newter.
“No”, le respondí, “tampoco te morderán a ti.”
“No podrían si lo intentaran”, me respondió Newter, sonriendo. Es curioso, si mirabas más allá de la extraña apariencia – el cabello azul, los ojos extraños, la piel anaranjada y la cola, en realidad era un tipo bastante guapo.
“Sundancer, ¿qué puedes hacer?”, Preguntó Newter.
“Creo que se podría decir que soy artillería”, respondió Sundancer, “pero tengo el mismo problema que Ballistic, eh, mi otro compañero de equipo. No estoy segura de poder usar mi poder sin lastimar realmente a mucha gente.”
“Entonces quédate atrás con Labyrinth. Ustedes dos estén listas para cubrir nuestro retiro o ayudar si tenemos problemas”, respondió Newter.
“Parece que sabes lo que estás haciendo”, comenté.
“Tal vez algo de Faultline se me contagio.” Sonrió. Luego miró su reloj, “Veinte segundos.”
Newter miró a los dos soldados que Coil había enviado, “Ustedes dos, ¿pueden-”
“Estamos tomando una posición en esta azotea, aquí”, respondió el más bajo de los dos hombres, señalando el dúplex de dos pisos junto a nosotros. “Te apoyaremos con fuego de cobertura.”
“Uh, bien. Intenta no matar a nadie”, dijo Newter, mirando su reloj de nuevo, “Cinco segundos. ¿Skitter? ¿Tu empiezas?”
Me extendí a todos los bichos que había acumulado, menos los que tenía debajo de mi traje. Los dirigí hacia el lado del edificio que estábamos enfrentando.
El enjambre entró por las ventanas que estaban abiertas o rotas, y la única puerta abierta al costado del edificio, que fluía hacia los pasillos. Me aseguré de extenderlos para cubrir cada superficie, sintiendo cualquier cosa fuera de lugar o inusual. Había un buen número de personas dentro, lo cual no fue una gran sorpresa, pero mis bichos estaban haciendo mucho contacto con piel desnuda. Me di cuenta de que la gente reunida en el área abierta de la planta baja del almacén estaba casi desnuda. Desnudados a su ropa interior. Fue tan inesperado que me hizo perder el control.
Negué con la cabeza. No podía permitirme distraerme. Bakuda probablemente usó metales y plásticos, y para los sentidos superfinos de los bichos, esa era una textura completamente diferente de las paredes. Intenté filtrar las cosas habituales y percibir solo las cosas de plástico o de metal. A solo unos metros de la entrada, encontré dos protuberancias en forma de cúpula a cada lado de la escalera que conducían al segundo piso, metal y plástico.
“Hay algo allí”, dije. “Dame un segundo.”
Saqué una página del libro de jugadas de Grue y reuní a un grupo de bichos en una forma densamente humanoide. Moví esa colección de bichos a través de las puertas y al lugar donde se encontraban las pequeñas cúpulas.
La explosión hizo saltar un pedazo de tamaño considerable de la pared exterior del edificio más cercano a nosotros. La gente que estaba dentro, nerviosa por la afluencia de bichos, comenzó a dispersarse, gritar, correr hacia las salidas.
“¡A la mierda!” Los ojos de Newter se abrieron de par en par.
“Detectores de movimiento, creo”, dije, “O se activó por proximidad. Mis bichos normalmente no los activarían, tuve que engañarlos.”
El suelo era demasiado duro para las minas terrestres, así que me concentré en que el resto de los bichos barrieran el resto del edificio, rozando las superficies y buscando más problemas. Encontré dos más, me aseguré que nadie estaba cerca y usé el mismo método para detonarlos. Las columnas de llamas, humo y escombros fueron visibles desde donde nos agachamos.
“Veinte o treinta personas en la planta baja, desarmadas y medio desnudas, diez en la oficina del piso superior, armadas”, les dije, “El camino está tan libre de trampas como puedo conseguirlo. ¡Vayan!”
Perra se lanzó a la acción, Newter solo unos pocos pasos atrás. Corrió a medias, medio gateó, su cola se movió detrás de él, presumiblemente para ayudar a mantener el equilibrio.
Cuando Perra hizo que sus perros chocaran con la puerta de la bahía de carga de metal cerrada, Newter interceptó a las primeras personas en salir por la puerta de salida de incendios en el costado del edificio. Saltó para cerrar la brecha de cinco metros tan rápido como pude haber lanzado un golpe, moviéndose de una persona a otra, dejando caer a cada uno de ellos en un instante. Muchas mujeres en ese grupo, y pude confirmar con mis ojos lo que mis bichos me habían dicho: nueve de cada diez personas de ese grupo, una mezcla de hombres y mujeres asiáticos, solo usaban ropa interior. ¿Tráfico de esclavos? ¿Prostitución? ¿Algo más oscuro? Sentí que mi piel se estremecía.
Mientras se lanzaba por el costado del edificio y se deslizaba por una ventana abierta como un rayo engrasado, sentí que Newter pasaba junto a varios de mis bichos. Cada bicho que entró en contacto con él cayó de la pared o del cielo, cayendo al suelo, vivo pero aturdido.
Recordé haber leído sobre él en la web. La información había sido escasa, ya que la Cuadrilla de Faultline no era el tipo de villano que aparecía en los periódicos o en la televisión, y los detalles concretos que estaban allí habían sido difíciles de separar de la especulación. Lo que sí sabía era que sus fluidos corporales eran potentes alucinógenos. Incluso el sudor que se acumulaba en su piel era aparentemente suficiente para enviar a alguien al suelo, tomando solo unos segundos para que fuera absorbida a través de la piel.
Concentré mi atención en rastrear lo que estaba sucediendo dentro del edificio. Newter estaba en el segundo piso, probablemente esquivando disparos mientras se acercaba al grupo de personas que había estado en la oficina de arriba. Tenía mis bichos agrupados a su alrededor, mordiendo las manos y rostros del grupo. Los envié arrastrándome en narices, orejas y bocas para interrumpir la puntería de las personas que podrían dispararle a Newter.
Kaiser, Fenja y Menja estaban atacando desde el lado del edificio opuesto a nosotros. Habían llamado la atención de la mayoría de los agentes armados y las patrullas, dejando a Perra y sus perros varados en medio de una o dos docenas de personas desarmadas, desvestidas y en pánico. Por lo que mis bichos percibían, daba muchas órdenes a sus perros.
Me di cuenta, tardíamente, de que alguien había bloqueado la ruta que Perra podría haber tomado para llegar a la lucha. Los bordes de la barrera eran delgados, afilados. ¿Cuchillas? Eso significaba que Kaiser sería quien la había bloqueado. ¿Era intencional, o había estado cortando las rutas de escape del ABB?
No podía sentir lo que Newter estaba haciendo porque mis bichos no podían tocarlo, pero podía sentir el movimiento del aire que lo seguía, podía rastrear la ubicación de los bichos con los que entraba en contacto antes de que fueran derribados por las drogas, y sabía que los hombres se estaban derrumbando cuando Newter se movió entre ellos y los derribó a cada uno con un toque. Uno o dos incluso colapsaron sin que él los tocara. ¿Algo más? ¿Sangre? ¿Escupitajo?
Solo uno permaneció de pie. Él y Newter se rodearon el uno al otro. Mis bichos no estaban teniendo mucho efecto en él, ya que llevaba un pañuelo o algo así en la cara.
No, espera, había una segunda persona, justo detrás de Newter. ¿Cómo no lo había notado?
Entonces el primero desapareció, y lo supe.
Agarré mi teléfono, accedí a los contactos y marqué automáticamente a Perra.
“Vamos, responde, responde”, le susurré al teléfono.
Luego, un puñado de mis bichos quedaron atónitos y algunos más aplastados cuando Newter colapsó encima de ellos. Dirigí la mayoría de los bichos en el edificio para distraer al atacante, con la esperanza de comprar a Newter el tiempo suficiente para escapar. No estaba funcionando, no se estaba moviendo.
“¡Mierda! ¡Responde, Perra!”
“¿Qué sucede?”, Preguntó Sundancer.
“Newter está herido.”
Labyrinth puso su mano sobre mi hombro y me hizo girar a medias para mirarla. Ella no dijo una palabra, su expresión apenas cambió detrás de la tela de su máscara, pero aún era lo más parecido que había visto a una respuesta emocional de ella.
Hubiera dicho algo, pero Perra eligió ese mismo segundo para contestar.
“¡Perra! En el segundo piso, Newter está herido, Oni Lee está en el edificio.”
Hubo una larga pausa antes de que ella respondiera: “Lung está aquí también.”
[1] Sun= Sol, Dancer = Bailarina

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.09 01:01 master_x_2k Caparazón IX

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Caparazón IX

“¿Te dispararon?”, Le pregunté a Regent, mientras los cuatro bajábamos corriendo por el callejón. Sin respuesta. Así que lo intenté de nuevo, más específico, “¡Regente! Escúchame, ¿te dispararon?”
Sacudió la cabeza en un movimiento corto mientras apretaba su mano contra su hombro, “No fue un disparo. Usé mi poder demasiado, demasiado rápido, y me rebotó. Mi brazo izquierdo esta acalambrado, con espasmos. No puedo moverlo. No te preocupes por eso.”
“¿Rebote?”[1] Pregunté.
“¡No te preocupes por eso!”, Su respuesta gruñida fue aún más sorprendente porque provenía de nuestro normalmente apacible y demasiado relajado Alec. Como para compensar el ataque, murmuró una disculpa, “Mierda. Lo siento. Esto duele, pero voy a tratar. Ustedes enfóquense en sacarnos de este lío.”
“Tattletale”, todavía sostenía su mano, así que la apreté para asegurarme de que tenía su atención: “Este sería un momento fantástico para hacer lo tuyo.”
“Especialmente ya que metiste la pata al dejarnos caer en esa situación de mierda” gruñó Grue.
“Está bien”, bufó Tattletale tanto por el cansancio de nuestro escape como su irritación, soltando mi mano para apartar su pelo de su cara y ponerlo detrás de sus orejas, “El gran giro: Ella está mintiendo.”
“¿Acerca de?” Pregunté.
“Ella no es la nueva líder de ABB.”
“¿Qué? ¿Quién es?” Preguntó Grue.
“Tu suposición es tan buena como la mía. Ella no se ve a sí misma como la que está a cargo, por mucho que disfrute el papel. Ella está fingiendo.”
La tierra se estremeció, y miramos detrás de nosotros para ver los escombros que salían de la oscuridad que Grue había utilizado para cubrir nuestra retirada.
Fue solo porque estábamos viendo los escombros que vimos el cohete salir de la oscuridad. Nos agachamos, innecesariamente, mientras el misil se arqueaba 3 pies sobre nuestras cabezas y continuaba por el callejón, directamente hacia el lugar donde estaba la bomba de holograma.
Nos cubrimos la cabeza al explotar el cohete y la bomba, uno solo un segundo después del otro. La primera explosión ni siquiera nos revolvió el cabello, aunque estábamos a menos de treinta metros de distancia. La segunda explosión, sin embargo, nos atravesó con el frío más intenso que jamás haya sentido. Incluso a través de mi disfraz, podía sentirlo.
Cuando abrimos nuestros ojos, había un espectáculo frente a nosotros. La segunda explosión había congelado la primera bomba en mitad de la explosión, probablemente fue lo que absorbió la fuerza de la explosión. El humo, los escombros y el polvo se habían congelado en una torre de hielo, fácilmente tan alta como un edificio de dos pisos, compuesto de espinas de hielo y escarcha que irradiaban y se alejaban de nosotros. La mayor parte estaba iluminada por los postes de luz que estaban espaciados uniformemente a lo largo de la instalación de almacenamiento. Ya se estaba desmoronando lentamente: trozos más pesados ​​de escombros atravesaban el hielo que los mantenía en pie, cayendo libres y chocando contra los delgados enjambres de escarcha.
Esa misma escarcha cubría el suelo y todas las paredes que enfrentaban el sitio de la explosión, hasta donde alcanzaba la vista. Nos cubrió a nosotros. Estalactitas tan pequeñas y finas como pestañas irradiadas de las partes de mi traje que habían sido expuestas. Incluso había giros y rizos de hielo donde el humo de Grue se había congelado.
“¿Todos están bien?”, Preguntó Grue. Estaba protegiendo a Tattletale con su cuerpo, el hielo desprendiéndose de ellos en hojas mientras permanecían de pie. Cuando me vio mirar, me explicó: “El traje de Tattletale expone su piel, más que el de ninguno de nosotros. Si ella hubiera estado totalmente expuesta...”
“No”, respondí, “No te preocupes. Inteligente. Pero debemos movernos.”
Nosotros corrimos. A nuestro alrededor, pequeños cristales de hielo descendían, brillando en la luz.
Tattletale continuó compartiendo la información sobre Bakuda, “¿Mentira número dos? Está mintiendo acerca de cómo está detonando esas bombas que tiene en la cabeza de su gente. Ella dijo que explota las cosas con el pensamiento, pero no está usando ningún hardware externo en su cabeza, y no dejaría que alguien más le haga cirugía a ella. Demasiado obsesiva con el control, demasiado orgullosa de su cerebro.”
“¿Pero no sabes cómo está detonando las bombas?” Supuse.
“Sé exactamente cómo los está provocando. Anillos para los pies.”
“Anillos en los pies”, dijo Grue, incredulidad clara en su tono, incluso con su voz alterada.
“Ella tiene un anillo alrededor de su dedo gordo y el dedo de al lado. Cuando cruza un dedo sobre el otro, los contactos en el exterior de los anillos se encuentran y envía la señal. Ella elige el objetivo con un sistema integrado en sus gafas. No parece que esté haciendo nada, que probablemente sea el efecto que busca. Apariencias.”
“Es bueno saberlo”, dijo Grue, “pero eso no nos ayuda en este momento. ¿Cuáles son sus debilidades?”
Hubo el estallido de una explosión detrás de nosotros. El área se iluminó brevemente, pero no había golpeado lo suficientemente cerca para que valiera la pena preocuparse.
“Trastorno de personalidad narcisista. Megalomanía. Pasó toda su vida siendo más inteligente que todos a su alrededor, incluso antes de tener poderes. Constantemente alabada, mimada. Pero rara vez escuchaba una crítica, probablemente nunca fue puesta en su lugar, y ese fue un factor importante en su ego que se hinchaba hasta niveles neuróticos. Probablemente se graduó de la escuela secundaria años antes. Mi suposición es que su evento detonante estaba relacionado con esto. Alguien la rechazo para un trabajo o alguien realmente la insultó, y ella no supo cómo lidiar con ello.”
Tenía algo que agregar: “Lo primero que hizo con sus poderes, lo único, antes de llegar a Brockton Bay, fue tomar a una Universidad como rehén. Tal vez obtuvo algunas malas notas, falló una clase o fue ignorada por un puesto de asistente de enseñanza. Fue insulto suficiente a su auto estima como para quebrarla.”
“¡Algo que podamos usar, gente!” Gruñó Grue.
“El desorden de la personalidad”, dijo Tattletale, “incluso una pequeña victoria de nuestra parte tendrá una gran reacción por parte de ella. En cuanto al ego, tiene una mandíbula de cristal. Es difícil decir si una victoria para nosotros significaría que se vuelve loca y lo explota todo, o si simplemente se derrumba, pero te garantizo que no lo manejaría bien.”
Grue asintió, comenzó a hablar, pero tropezó. Hice mi mejor esfuerzo para evitar que se cayera, pero probablemente pesaba la mitad más que yo. Obtuvo su equilibrio, gruñó y luego habló: “¿Cómo ganamos? ¿O cómo evitamos perder? ¿Qué está sucediendo que no sepamos?”
“Las gafas. Ella está viendo firmas de calor. Es como ella nos seguía encontrando. Ese hielo es una bendición disfrazada, ya que probablemente nos esté ocultando un poco. Ella debe tener una razón para usarlo. Um. Sus pistolas están bloqueadas con sus huellas digitales, por lo que no podrías tomar su lanzagranadas y usarlo contra ella.”
“¿Qué más?”
“Eso es todo lo que viene a la mente en este momento. Si vas a idear un plan, mejor hazlo rápidamente. Creo que nos está buscando en el Jeep.”
“Entonces vamos a separarnos”, Grue gruñó, “me jodí el tobillo pateando esa puerta cuando el agujero negro golpeó. Lo jodí peor corriendo mucho después. Voy a ver qué puedo hacer, quedándome aquí.”
“¿Qué diablos?” Respiré, “No.”
“Les compraré algo de tiempo. Ustedes vayan. ¡Ahora!”
“De ninguna manera”, le dije, pero se estaba deteniendo, dándose la vuelta. Traté de detenerme también, pero Tattletale me tomó de la mano y me arrastró detrás de ella. Grité, “¡Grue! ¡No seas estúpido!”
Él no respondió, volviéndose para disparar ráfagas de oscuridad a las luces más cercanas a él, oscureciendo todo el callejón. Lentamente, caminó en la dirección opuesta que el resto de nosotros estaba yendo, favoreciendo una pierna.
Con un silbido y un crujido resonante, otro cohete se estrelló contra la torre de hielo. Todo se derrumbó como un masivo castillo de naipes, con el sonido de cientos de miles de ventanas rompiéndose. Incluso con esa cacofonía, escuché el chirrido de los neumáticos. Vi la forma borrosa del Jeep aproximándose a través de la nube de nieve y escarcha que se alejaba de la torre derrumbada.
Grue no retrocedió cuando el Jeep se lanzó hacia adelante, no se alejó. Bramó a pleno pulmón, con su voz alterada, “¡Vamos!”
“¡Grue!” Grité, pero él no reaccionó. “¡Mierda!”
Sin bichos. Todavía muy pocos. Nos habíamos estado moviendo constantemente, por lo que mis bichos no tenían un lugar en el que pudieran congregarse, y este lugar era horrible para ellos de todos modos, en calidad y cantidad. ¿Cómo pude haber sido tan jodidamente estúpida? Siempre debería estar preparada, y ahora no estaba en condiciones de ayudar a un amigo y compañero de equipo cuando más lo necesitaba, porque había asumido que mis bichos estarían a mano.
Solo había tres personas en el Jeep, con la persona parada en la parte trasera, la muy reconocible Bakuda, lanzagranadas en la mano. El matón en el asiento del pasajero tenía una pistola en cada mano, y el conductor manejaba con una mano, una pistola en la otra.
Grue no se movió cuando el conductor pisó el acelerador. ¿Estaba plantándole cara a un automóvil a toda velocidad?
“¡Vamos!” Gritó Grue, otra vez.
“¡No solo observes!” Tattletale tiró de mi brazo, tirando de mí hacia la esquina, “¡Tenemos que irnos ahora o no tiene sentido!”
Fue estúpido, pero me resistí, agarré el borde de la depósito para asegurarme de que al menos pudiera quedarme el tiempo suficiente para ver qué le sucedía a Grue. Ver si tal vez él estaría bien.
Esas esperanzas se desvanecieron rápidamente. El auto se estrelló contra la figura envuelta en la oscuridad con suficiente velocidad para asegurarme que no saldría caminando del impacto.
Los neumáticos chirriaron y el Jeep patinó en una media vuelta cuando se detuvo. Bakuda se incorporó, sosteniéndose de la barra antivuelco mientras miraba a su alrededor, presumiblemente buscándonos a nosotros.
“¡Vamos!” Tattletale me instó en un susurro forzado, “¡Vamos!”
Me di cuenta antes que ella. “No hay daños en el auto.”
El tirón repetido de Tattletale en mi brazo se detuvo cuando se detuvo para verificar lo que había dicho. Sin ventana rota, sin abolladuras en la capucha, sin abolladuras en el parachoques.
Una nube de oscuridad surgió de las sombras al costado del callejón y se tragó el Jeep y sus tres ocupantes.
Dos segundos más tarde, el Jeep salió rugiendo de la oscuridad, haciendo derrapando mientras las ruedas luchaban por agarrar el pavimento resbaladizo por las heladas. El conductor lo dirigió hacia nosotros, mientras Bakuda cargaba su lanzagranadas, su enfoque en la nube de oscuridad de la que acababa de salir. El tipo en el asiento del pasajero... se había ido.
Bakuda apuntó el lanzagranadas a la oscuridad.
“Carajo, Grue me debe una por esto”, murmuró Regent. Soltó su hombro, levantó su mano hacia el Jeep y luego la arrojó hacia un lado. Mientras lo hacía, gritó, su voz era primitiva, cruda.
La mano que el conductor tenía en el volante se movió mucho como la de Regent, balanceándose salvajemente hacia un lado. El jeep giró, patinó y dio vueltas, arrojando Bakuda y el contenido de media docena de cajas de explosivos al camino del callejón. Chocó contra un depósito, a mitad de camino se estrelló contra una puerta en el proceso, y se detuvo en espiral con un solo airbag desplegado, el conductor flácido detrás de él.
Casi en el mismo momento en que el Jeep se detuvo, Regent comenzó a colapsar en el suelo, inconsciente. Lo agarré para detenerlo y lo bajé para que no golpeara su cabeza. Miré a Tattletale, “¿Rebote?”
“No, pero parecido”, dijo Tattletale, “Después de un rebote, tienes que descansar tus poderes. Es como lanzar un golpe con la mano rota. Él estará dolorido y probablemente sin poderes por un tiempo, pero se recuperará.”
“Bien”, dije, mirando la escena. El coche accidentado, la calle cubierta de escarcha, de granadas y latas, Bakuda yacía inmóvil en medio de todo eso. Grue salió cojeando de la nube de oscuridad, con la pistola del acompañante en la mano.
“¡Grue!” Llamé. Corrí hacia él, lo abracé. Mi alivio fue tan intenso que ni siquiera me avergoncé al respecto.
“Hey”, su voz hizo eco, “estoy bien. Solo fue una treta. Es difícil saber si soy yo o un manchón de sombra con una forma más o menos parecida a una persona cuando las luces están apagadas, ¿no? La engañó.”
“Me engañó. Me mataste del susto”, respondí, “malnacido.”
“Es bueno saber que te importa”, se rió un poco, me dio una palmada en la cabeza como si fuera un perro, “Vamos. Deberíamos contener a la lunática, sacarla de aquí para que podamos interrogarla sobre lo que le pasó a Perra y el dinero. Tal vez tenga una idea de lo que está pasando con los ABB.”
Sonreí detrás de mi máscara, “Suena como un-”
No pude terminar. Todo se puso blanco, luego cada pulgada de mí floreció en una agonía abrasadora que empequeñecía el peor dolor que jamás había sentido.
Desde que derrotamos a Über y Leet, nos habíamos estado salvando por los pelos una y otra vez. Rodeados y perseguidos por una muchedumbre, sostenidos a punta de pistola, escaparnos de un agujero negro en miniatura, casi ser congelados en el tiempo como insectos en ámbar, innumerables explosiones. Habíamos escapado a cada una de las amenazas por un pelo, sabiendo todo el tiempo que todo lo que tomaría sería un disparo bien colocado, y estábamos acabados, perdidos, fuera de servicio.
Todo lo que había tomado era un buen tiro.
[1]La palabra que usan para cuando los poderes fallan y los afectan a ellos es “backfire” que mas literalmente seria “que salga el tiro por la culata” pero es muy largo. Es similar a en otras series cuando a la gente con poderes psíquicos les sangra la nariz/ojos.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:41 master_x_2k Agitación XII

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_______________________Agitación XII_______________________

“Información”, repitió Glory Girl.
Tattletale giró las llaves alrededor de uno de sus dedos, “Por ejemplo, no es exactamente del conocimiento público que Panacea fue adoptada.”
“No es un secreto tampoco. Está en el registro oficial.”
“Registros falsificados,” Tattletale sonrió.
Glory Girl miró a su hermana.
“Déjame contarte una pequeña historia. Corrígeme si me equivoco con alguno de los detalles. Once años atrás, solo cinco años después de que las capas realmente comenzaran a aparecer, había un equipo operando por allí, llamándose la Brigada de Brockton Bay. Lady Photon, Manpower, Brandish, Flashbang, Fleur y Lightstar. Terminan enfrentando a un villano en su propia casa y es una pelea bastante decente. Le dan una paliza, y como era un verdadero bastardo, lo enviaron directo a la Pajarera.”
“Puedes parar ahora”, dijo Glory Girl, “Hiciste tu punto.”
“Oh, ni siquiera he llegado a la parte buena. Verás, encontraron a una niña escondida en el armario. Su pequeña niña, poco más que un bebé,” Tattletale sonrió a Panacea, “Dadas las probabilidades de que alguien con poderes tenga un niño con poderes, y sabiendo cómo la pequeña nunca podría tener una vida normal cuando inevitablemente se corra la voz sobre su pasado, terminaron acogiéndola.”
“Ya conocemos esta historia”, respondió Glory Girl, con un tono ligeramente irritable.
Independientemente de lo que estuviese haciendo Tattletale, sentí que nos estaba dando más control sobre la situación. Comenté: “Esto es nuevo para . Estoy algo intrigada.”
“Lo que quiero decir, Glory Hole, es que conozco ese detalle que ustedes dos no conocen. O al menos, estoy dispuesta a ver todas las pequeñas pistas que tienen flotando adentro de sus cabezas y descubrir esa única cosa que hiciste el esfuerzo para evitar saber. Glory Hole tiene curiosidad, pero evita el tema porque su hermana quiere desesperadamente que lo haga, y Panacea... Bueno, si se lo digo, sospecho que haría algo muy estúpido.”
Podía sentir a Panacea desplomarse en mis brazos. La pelea había salido de ella.
“Entonces, Amy, ¿quieres saber quién es tu padre?”
Durante unos largos momentos, solo se escuchó el sonido de la lluvia golpeando el alféizar de la ventana, y el zumbido de los insectos aún en la habitación.
“¿Es así de malo?”, Pregunté en un medio susurro, tanto a Panacea como a Tattletale.
“No es el hombre lo que la molestaría tanto. Es el saber. Cada hora de cada día después de oírme decir su nombre, se preguntaría. Está aterrorizada de que empezaría a poner en duda cada parte de sí misma, preguntándose si lo heredó de él, o si ella es así por un deseo inconsciente de no ser él. ¿Lo que sabe ahora ya la mantiene despierta algunas noches, pero saber su nombre, saber quién es y qué hizo? Por el resto de su vida, ella se compararía con él. ¿No es así, Amy?”
“Cállate. Solo... cállate,” replicó Panacea, su voz llena de emoción.
“¿Por qué? Estoy en una buena racha. Esa no es la información más peligrosa que he recogido aquí. Sé cosas que son igual de malas.”
Vi un parpadeo de duda cruzar la cara de Glory Girl.
“Te haré un trato, Glory Hole. Entras en la bóveda, te encierras y no hablo sobre el tema. No diré la frase que destruiría a tu familia.”
Glory Girl apretó los puños, “No puedo hacer eso. Digo que no sabes nada, y si me equivoco, enfrentaré las consecuencias de lo que sea que digas.”
“Muy noble de tu parte. Muy egocéntrica también, que crees que el secreto y las consecuencias tienen que ver contigo y tu naturaleza impulsiva. No es así. Tienen que ver con ella. Tattletale dirigió el puntero láser hacia la frente de Panacea, “Tu tampoco quedarás bien parada, pero las consecuencias serían para ella. Humillación, vergüenza, un corazón roto.”
Podía sentir a Panacea endurecerse en mi agarre.
“La oferta sigue en pie,” Tattletale sonrió, “Durante los próximos doce segundos. Métete en la bóveda.”
“Eres una mentirosa de mierda”, escupió Panacea.
“Entonces, ¿por qué estás tan tensa?”, Le pregunté.
“Ocho segundos.”
Panacea se soltó abruptamente, tan violentamente que tuve que sacar el cuchillo para evitar que se cortara la garganta contra él.
Tattletale se apresuró a poner un escritorio entre ella y Panacea, pero Glory Girl se estrelló contra ella, llevándola a lo largo de la habitación. Se detuvieron justo antes de una pared. No es que Tattletale haya salido ilesa. Glory Girl empujó a Tattletale contra la pared, con una mano sobre su boca, y la sostuvo allí.
Mientras Panacea estaba distraída, pasé mi cuchillo en mi mano izquierda y agarré mi bastón. Apreté el gatillo mientras lo agitaba, dejando que el impulso del movimiento lo extendiera por completo. Panacea me vio venir, pero no sé si se dio cuenta de lo que estaba sosteniendo. La longitud del metal la golpeó en un lado de la cabeza. Ella se tambaleó unos pocos pies, luego cayó fuerte.
Desafortunadamente para mí, Glory Girl lo vio todo.
“¡Nadie jode con mi familia!”, Gritó, y su poder se intensificó. Mis rodillas se volvieron gelatina y mi cerebro simplemente dejo de funcionar de forma racional. Glory Girl me arrojó a Tattletale como un niño muy fuerte podría tirar a una muñeca de trapo, y yo simplemente me quedé allí parada como un ciervo a la luz de los faros.
El cuerpo de Tattletale colisionó con mi abdomen, quitándome el aliento. Las dos chocamos con un escritorio, enviando un monitor y una caja de archivos de plástico al suelo. Papel y fragmentos de monitor esparcidos por el suelo.
Todavía estábamos recuperandonos cuando Glory Girl comenzó a flotar hacia nosotros. Estaba luchando, sin éxito, para lanzar jadeantes bocanadas de aire a mis pulmones, mientras Tattletale estaba agarrando con fuerza uno de sus brazos contra su cuerpo, haciendo pequeños ruidos gimoteantes.
“Voy a pedir todos los favores que se me deben, y me endeudaré con el fiscal y cib quien sea que tenga, para que las envíen a la Pajarera”, prometió Glory Girl, “¿Sabes cómo es ese lugar? Una prisión sin guardias. Sin comunicación con el mundo exterior. Sin escapes hasta ahora, lo que es bastante sorprendente teniendo en cuenta que alberga a todos los peores y más poderosos villanos que hemos sido capaces de capturar. Ni siquiera sabemos con certeza si alguien está vivo allí dentro. Es solo un cubo donde arrojamos basura como tú, para nunca más tener que preocuparnos de ti.”
“Bichos”, gruñó Tattletale, casi demasiado bajo para escuchar.
No entendí su significado, pero aún estaba luchando por recuperar el aliento, así que negué con la cabeza.
“Y no tener contacto con el mundo exterior significa que no vas a hablar una mierda de lo que Amy quiera mantener en privado. Confío en mi hermana, confío en que tiene una razón para guardárselo.”
“Bichos. Cúbrela con un enjambre “, dijo Tattletale, respirando un poco mientras lo decía.
Entendí su significado. Cogí mi enjambre y me alegré de descubrir que mi poder funcionaba perfectamente. El trabajo de sabotaje de Panacea se había deshecho cuando maté a la última de las arañas. Orienté cada bicho que pude alcanzar contra Glory Girl.
Inútil. Sentí como si los hubiera puesto en un vidrio resbaladizo e innaturalmente fuerte.
“Idiotas”, la voz amortiguada de Glory Girl salió de en medio de la nube de insectos, “Soy invencible.”
Tattletale usó su brazo bueno para sostenerse, gimiendo: “Antes que nada, te advertí acerca de llamarme estúpida. Segundo, no, no eres invencible. No exactamente.”
Luego levantó su buena mano de su cinturón y apuntó una pequeña pistola contra Glory Girl.
El sonido fue ensordecedor. Realmente no tienes una noción de cuán intenso es un disparo en la televisión y las películas. Fue suficiente que me tomó unos segundos recuperarme. Solo un segundo después, me di cuenta de que mis bichos se habían abierto paso. Encontraron carne para pegarse, carne para morder, pinchar, pinzar y picar. Glory Girl cayó como una piedra y comenzó a agitarse violentamente.
“Ayúdame a ponerme de pie”, la voz de Tattletale se tensó, “Usar mi poder de esa manera en ellas tomó mucho de mí.”
Agarré su mano buena y la ayudé a levantarse. Con uno de sus brazos alrededor de mis hombros, nos apresuramos a salir del banco, juntos. Ella tiró la pistola en una de las bolsas más grandes de su cinturón.
“Qué-” Lo intenté, pero hablar solo me envió a un espasmo de toses dolorosas. Estábamos bajando los escalones de la entrada del banco antes de tener ganas de volver a intentarlo, “¿Qué acaba de pasar?”
“Ella no es realmente invencible. Esa es solo una idea que le gusta poner en la cabeza de las personas. Tiene un campo de fuerza alrededor de todo su cuerpo, pero se apaga cada vez que recibe un buen golpe, vuelve a encenderse unos segundos después. Lo supe cuando vi que tenía polvo en su traje. Polvo que su campo de fuerza la habría mantenido alejado. Mierda, esto duele.”
“¿Qué es?”
“Ella sacó mi brazo del zócalo cuando me tiró. ¿Puedes arreglar un hombro dislocado?
Negué con la cabeza. Sabía cómo, hablando en general, de las clases de primeros auxilios que había tomado, pero dudaba que tuviera la fuerza para lograrlo, y no quería perder el tiempo en poner a Tattletale en una buena posición para arreglar su brazo cuando necesitábamos desaparecer.
La pelea fuera del banco todavía seguía a nuestro favor. Solo Aegis estaba todavía en acción, y estaba bajo ataque de los tres perros y el cañón láser apropiado por Regent.
Grue salió de la oscuridad cerca de mí, aferrándose a Perra de la misma manera que yo estaba sosteniendo a Tattletale.
“Larguémonos”, dije.
“Hagámoslo”, estuvo de acuerdo, en su voz inquietante.
“Hola, hombre G”, Tattletale hizo una mueca, “¿Me pones el hombro en su lugar?”
Grue asintió. Ayudé a preparar a Tattletale mientras él empujaba su brazo nuevamente en su lugar. Él preguntó: “¿Qué pasó?”
“Era Glory Girl en el techo”, le expliqué, y luego tosí dolorosamente unas cuantas veces antes de añadir: “¿Podemos por favor irnos a la mierda?”
“¿Ustedes derribaron a Glory Girl?” Preguntó Grue, incrédula, mientras Perra se despertaba lo suficiente para silbar a sus perros.
“En cierto sentido”, replicó Tattletale, al mismo tiempo que yo señalé nerviosamente: “Ella podría venir tras nosotros en cualquier momento.”
Nos subimos a los perros, y Regent lanzó una salva de disparos desde el cañón láser hacia Aegis, golpeándolo contra el costado de un edificio hasta que la pared a su alrededor se derrumbó. Luego se detuvo para meter su Taser en el panel de control. Cuando el arma comenzó a humear, Regent descendió, saltando el último metro o metro y medio para aterrizar en la espalda de un perro. Él metió la patineta debajo de un brazo.
“Déjala”, dijo Grue.
“Pero-”
“Dispositivo rastreador. Hay que dar por sentado que cualquier artesano que valga la pena va a tener dispositivos de rastreo en sus cosas.”
“Es cierto”, respondió Tattletale, mientras Regent se volvía hacia ella. “Lo siento.”
“¡Carajo!”, Juró Regent. Metió su Taser en la parte inferior de la patineta como lo había hecho con el panel de control, y luego la arrojó al otro lado de la calle.
Estábamos montados con Perra sentada frente a Grue, principalmente para poder apoyarla, y Tattletale detrás de mí en Angelica, su brazo sano me envolvía. Regent estaba solo.
Grue levantó los brazos y llenó la calle de oscuridad.
Angelica salió corriendo, casi haciéndome caer del asiento, mientras corría de cabeza hacia la oscuridad absoluta. Estaba en una criatura de más del doble del tamaño de un caballo, sin una silla de montar, y ella no era adecuada para montar de la misma manera que un caballo. Tenía un pie apoyado en un cuerno de hueso que sobresalía de su costado, mientras que el otro colgaba. Mis manos estaban agarrando las correas que la habíamos colocado, lo único que me impedía hacerme caer hacia atrás, cabeza abajo, mientras se abalanzaba a una velocidad que probablemente superaría a cualquier automóvil en la carretera. No es que habría autos. La policía y los equipos de respuesta de parahumanos tendrían el área bloqueada alrededor de posibles luchas de capas. Para hacer que nuestro escape fuera aún más aterrador, sabía que el perro no podía ver. Ella estaba siguiendo a Brutus por el olor, y Brutus estaba siguiendo las instrucciones de Grue. El ciego liderando al ciego.
Debería haber estado aterrorizada, mis manos se acalambraban, no podía ver ni oír, sabiendo que podía caerme en cualquier momento, pero estaba eufórica. Incluso cuando Angelica se estrelló contra algo lo suficientemente fuerte como para casi derribarnos, no mató mi entusiasmo. Yo vitoreé, grité y aplaudí nuestra victoria, apenas escuchando yo misma el sonido mientras la oscuridad lo absorbía.
Lo habíamos logrado. Yo lo había logrado. Nos escapamos sin matar a nadie. Los únicos que realmente habían sido lastimados habían sido los Custodios, Glory Girl y Panacea, y eso se arreglaría cuando Panacea recuperara la conciencia, seguro. Cualquier daño a la propiedad había sido en gran parte culpa de los Custodios y Glory Girl. Tal vez había hecho algunos enemigos, había asustado a algunas personas inocentes, pero me estaría mintiendo si dijera que podría haberse evitado. En resumen, las cosas no podrían haber ido mejor.
De acuerdo, podrían haber ido mucho mejor, pero ¿cómo terminaron? Muy malditamente bien, en general.
Aegis habría salido de entre los escombros, volando para tener una vista de pájaro. Si Grue estaba haciendo lo que habíamos planeado, estaba llenando todas las calles y callejones por donde pasamos con oscuridad. Aegis no pudo ver dónde o si doblamos hacia atrás o qué calles tomamos, por lo que solo pudo identificar nuestra ubicación por los lugares donde apareció la oscuridad. Sin embargo, si intentaba acercarse para atraparnos, ya nos habríamos marchado cuando nos alcanzara. Todo lo que pudo hacer fue seguir nuestra ubicación general.
Justo cuando pensaba que no podría aguantar más, nos detuvimos. Tattletale y yo nos bajamos de Angelica. Alguien, probablemente Grue, empujó una mochila en mis brazos. Incluso trabajando en total oscuridad, logré ponerme el conjunto de ropa civil que habíamos escondido antes de dirigirnos al banco. Me entregaron un paraguas y con gratitud lo desplegué con mis manos rígidas.
Estaba tensa, esperando en la oscuridad, con solo la sensación de la lluvia en el paraguas para darme una idea del mundo más allá de mí misma y del paso del tiempo.
Pasó mucho tiempo antes de que el mundo apareciera de nuevo. Grue dijo que su oscuridad se desvanecía después de veinte minutos más o menos, pero se sintió mucho más tiempo que eso. Cuando la oscuridad se despejó, vi a Lisa sentada en los escalones de la parte delantera de una zapatería, con una correa en una mano y una bolsa de papel en la otra. Angelica, tan normal como siempre, estaba en el otro extremo de la correa, sentada pacientemente. A nuestro alrededor había compradores y peatones, cada uno con sus paraguas e impermeables, mirando a su alrededor con expresiones de miedo y ojos muy abiertos. Los sonidos fueron refrescantes después del silencio de la oscuridad, la lluvia cayendo y el murmullo de la conversación.
Lisa se puso de pie, y me guiñó un ojo mientras tiraba de la correa para que Angelica la siguiera a su lado. Nos unimos a la multitud de compradores desorientados.
Suponiendo que las cosas salieran según lo planeado, dejarían a Alec, sin un perro y se pondría ropa civil de la misma manera que nosotros. Perra, Brian y los dos perros harían la última parada en un casillero de almacenamiento cerca de los Muelles.
Dentro, se cambiarían a sus ropas civiles, se relajarían por unas horas dentro y dejarían el dinero allí para que el jefe lo recogiera. Después de tomar un descanso lo suficientemente largo como para que los héroes hubieran abandonado la persecución, harían su camino de regreso, al igual que lo hacemos nosotras.
“¿Todos salieron ilesos de esto?” Pregunté a Tattletale en voz baja. Estaba compartiendo mi paraguas con ella, por lo que hablar juntas en una especie de acurruco no se veía extraño.
“No hay lesiones o muertes para nosotros, para los héroes o para los transeúntes”, confirmó.
“Entonces es un buen día”, dije.
“Un muy buen día”, estuvo de acuerdo.
Con los brazos entrelazados, caminamos tranquilamente por el centro. Como todos los demás, estiramos la cabeza para seguir los coches de la policía y las furgonetas del ERP que se apresuraban hacia la escena del crimen con las sirenas aullando. Dos chicas que acaban de terminar sus compras, paseando a su perro.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.05.29 06:03 Mercer99 14 de febrero

/creepy
El 14 de febrero, amor y amistad el unico dia que muchos adoran para mostrar que son felices falsamente. En enero termine con mi pareja pero no por nada especial simplemente no lo queria como antes y pedi un tiempo . en realidad menti estoy con otro puede ser muy lindo pero no quiero quedar con el para siempre, hace años me di cuenta que 6 años de relacion no fueron muy buena idea para mis oportunidades quiero una vida y el no me la dara.
El 14 de febrero planeo salir con mis amigas de fiesta , con gime y eve tenemos entradas para la mejor discoteca de la zona, muy lindo lugar para estar sola. Mi actual pareja estara ahi para vernos y que no parezca planeado . mi ex aun me ayuda con mi apartamento y necesito esa ayuda hasta que pueda conseguir trabajo.
A llegar a la disco me encoentre con el , hablamos un rato y mi ex aparecio , a vernos se enojo y salio de la disco . creo que ya no tendre como pagar este mes pero la noche es joven y puedo vivir con mi pareja francisco , no importara para el y no me hizo preguntas pero se vio preocupado , le dije de inmediato que no se preocupara que no es nadie importante .
Por alguna razon se preocupo y me conto la historia , dijo las siguientes palabras “ no es por el, es por el fantama “ lo unico que hice fue preguntale que era eso y me conto la siguiente historia preocupada ami y mis amigas .
“hace mucho tiempo aparece en estas fechas un fantama vestido de negro con capucha ,una capa y un traje de monje hasta la mitad abajo de eso se ve un pantalon corto . cuenta la leyenda que el murio en este dia , su pareja por serle infiel lo tiro una maldicion .” nos reimos como si nada pero ahi no termino “ cada 14 de febrero vuelve y toma el alma de cada persona que traicion a alguien “
Despues de eso pasamos casi toda la noche, sin ver el reloj ya eran las 5am a salir de la disco felices , por haber bailado nos encoentramos con un tipo encapuchado mirando de lejos . mi novio se preocupo mucho y dijo que vayamos por otro lado. Yo me acerce a preguntar por que nos miraba .
El tipo raro solo se alejo de nosotros sin hablar y con solo mirarlo le dije “ crees mucho en esas cosas “ las calles estaban muy oscuras esa noche pero aun asi no creo que exista un fantama vengador menos por motivos tan tontos, el amor se termina pero no es para asesinar De ahi me estamos llegando a casa pero el camino parecia mas largo, no habian taxis en el calle y apenas pasaron autos, estamos a 10 killosmetros de los apartamentos pero no era peligroso siempre llevo un cuchillo en caso de problemas . empezo a parecer el camino eterno en este punto estamos a 2 cuadras cuando a eve le dio necesidad de ir al baño.
No paramos pero en ese tiempo el mismo tipo de hace rato y nos miraba , a eve le dio miedo y se orino del miedo, llegamos a mi apartamento y ahi le dimos ropa a eve. Sentimos un olor raro en el lugar de los vecinos , francisco fue a ver que pasaba a esta hora pero no volvio despues de entrar por esa puerta . lo fui a buscar y la puerta estaba abierta cuando entre el estaba en el piso sin cabeza y los vecinos que era una pareja que tenian problemas estaban en dos mitadas uno en el cuerpo del otro con un mensaje en la pared “ el trabajo no esta terminadoi” en ese momento escuche un ruido de mi apartamento y un impacto. Eve salio corriendo desnuda y sangre salia por abajo de la puerta en ese momento no podia correr y aparecio ese ser, como mi novio decia no me corrio solo corrio tras mi amiga apenas se fue me pude mover y a intentar marcar a la policia no funcionaba nada , intente pedir ayuda pero no habia nadie en el lugar .tome la decision de salir con la pistola de mi apartamento y a intentar salvar a mi amiga.
A salir empece a gritar y ahi paro un auto era una pareja del primer piso preguntando que pasaba . no sabian que pasaba se asustaron de mi y a intentar llamar a la policia el telefono revento en su mano , empezaron a salir risas por todos lados . a ver por a los ventanas habia gente mirando por todos lados, con sus sonrisas y ahi se puso peor francisco salia por la puerta mirando para abajo cuando intenter verlo de cerca se volvio loco como si tuviera rabia y me empezo a intentar preseguir de esa forma tan lenta mientras gritaba como loco.
El tipo del auto se levantaba y cuando se acerco su chica a verlo le mordio el cuello y no pude hacer nada , en ese momento senti a correr por la calle mientras en todas las casas y edificios la me miraban desde las ventanas con con esa sonrisa empezando a escuchar gritos de algunas casas , en una salio una mujer gritando pidiendo ayuda cuando iba hacia ella un hacha volo a su cabeza y dejo de gritar, despues de horas he podido esconderme pero escucho ruidos .
Algo me golpeo la cabeza y estoy en esta condicion, veia que alguien me llevaba atada y me subia a unas cadenas. A mis lados hay otras chicos y chicas , eve esta al lado mio y esta diciendo algo repetidamente “ es tu culpa es tu culpa” yo no soy resposable de nada pero el llego viendo a todas . apunto con un dedo a una y cayo , abajo de ella habia un cuerpo de unos chicos y la empezaron a comer mientras ella grita de dolor .
Despues de terminar con una esta mirando hacia la salida y apunta para arriba con un dedo y apunto un momento para mi direccion pero no era a mi por suerte, fue a eve . ella me miro con odio y dijo “ tienes la culpa de traeme aqui contigo, tu me hiciste hacerlo “ el asesino cerro la unica entrada de luz que habia y en escuchamos gritos de eve cuando volvio la luz ella estaba abierta y con los organos afuera , ella tenia su corazon en su mano.
Habia un chico que decia “ no sabia que esto podia pasar “ su cadena de rompio y el asesino le dio de comer el corazon de eve y el sin dudarlo lo acepto , apenas termino le pregunto al asesino “ si logro “ el lo miro y con una hacha le corto una mano y mientras el gritaba lo agarro del cuello y se lo rompio . asi fue con todos hasta que me toco ami.
Sepuso atras mio y me dejo caer , tirandome una pistola , estoy cubrieta de sangre . le voy a disparar apenas agarro la pistola por que se que no puede correr y apenas vuelve la luz le disparo a un policia que entraba , la policia me apunta .
Ahora estoy en la comisaria , mi abogado esta hablando con ellos pero no me quieren decir que paso , mi abogado entra a la sala donde estoy atrapada y hablando con la policia me dice que me debo quitar la ropa llena de sangre . son las 9am parecia que hubiera pasado mas tiempo , pido que llamen a mi ex familia para que sepan que estoy bien el policia me miro y dijo “ tu familia esta aqui hace mucho “ no entendia que decia pero cuando me pasaban para las celdas y ahi vi a mi ex hablando con ellos de lo que vio y la seguridad que decia que tenia un cuchillo que me sacaron en seguridad .
En las celdas me dijeron que asesine a mis familias,vecinos y que me vieron asesinar disparandole al chico del auto, debe ser una pesadilla , pregunto por la chica mordida y estaba ahi llorando por que asesine a su novio . ahi me dejan a oscurar y ahi a cerrar y volver abrir los ojos.
Estaban en la comisaria con sangre por todos lados y en el piso, de nuevo estaba lleno de cuerpos , llegue a escapar del lugar cuando me vio una de esas cosas ,a ver afuera encuentro un diario con la noticia de la chica loca que asesino a 5 personas , me escondi en mi apartamento y escucho ruidos afuera aveces sirenas y disparos ,no pasan mas las horas .
Ahora estoy escuchando un ruido afuera a salir vi que pasaron 4 años desde lo ocurrido y el llego aqui, para salvarme menciona algo que no quiero escuchar “ es hora de partir y dejar esto terminar “ estoy de nuevo en mi apartamento y el ser estar al frente mio menciona con una voz horrible “ el te perdono pero yo no “ la luz desaparece y aparezco en un basurero a ver la fecha en un diario en verdad han pasado 4 años ,en el mismo hay una noticia “ joven de suicida “ mi ex novio ,llego la policia y en el juicio se menciona escape pero no saben como lo hice , estoy hace 10 años encerada y se que si la luz se apaga el volvera y nada me salvara esta vez.
submitted by Mercer99 to u/Mercer99 [link] [comments]


2018.05.02 01:37 master_x_2k Agitación X

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

__________________Agitación X__________________

Seis tipos buenos todavía estaban en acción, por lo que yo sabía. Clockblocker estaba fuera, y no representaba ninguna amenaza a menos que alguien entrara a su alcance donde estaba acostado, o a menos que tomáramos más de los diez minutos que tomaría su poder liberarlo. Angelica y Brutus estaban jugando un juego macabro de tira y afloja, usando Aegis como cuerda.
El resto del campo de batalla era un caos. Parches de oscuridad cubrían todo, y el paisaje estaba distorsionado. En algunas de las áreas en las que Vista había deformado, la lluvia no caía en línea recta. Un punto en particular hacía que la lluvia se moviera horizontalmente antes de caer para ayudar a llenar un enorme charco de diez metros de ancho, donde su poder había creado una hendidura en el suelo.
Aegis y Clockblocker estaban más o menos fuera de acción. Como Vista era el último objetivo prioritario restante, dirigí mi enjambre restante hacia ella. Sin embargo, no la alcanzarían rápidamente, ya que la lluvia los atascó, y tanto los charcos como el espacio distorsionado forzaron una ruta más indirecta para los bichos.
Perra, todavía montando a Judas, salió corriendo de una nube de oscuridad, chapoteando en el enorme charco. Kid Win y Gallant abrieron fuego contra ella con rayos láser y descargas de energía dolorosamente brillantes. Ella se movía rápido e impredeciblemente lo suficiente para que Judas solo recibiera uno o dos golpes leves. La distancia entre ella y Vista se cerró rápidamente.
Vista levantó la mano, y la superficie de la calle se abultó hacia arriba formando una pared corta. A medida que crecía, la pared atrapó una de las patas delanteras de Judas, tropezándolo. Cayó, y su jinete fue lanzado cayendo de cara contra el suelo.
Perra se puso de pie antes que Judas, pero solo logró dar un paso antes de que una de las ráfagas de Gallant la golpeara. Hice una mueca. Sus ráfagas de luz estaban cargadas de energía que hacía que la gente golpeada sintiera una emoción particular. Gallant podía golpearte con una que te hiciera sentir desesperado, asustado, triste, avergonzado…
Perra gritó, y fue un ruido largo y bestial, lleno de ira. Todavía estaba dentro del banco, observando cómo las cosas se desarrollaban a través de la ventana, apenas capaz de oírlo, y aun así me puso la piel de gallina. Así que le había disparado a la peligrosa psicópata con una ráfaga que la hacía enojarse. Alguien tendría que explicarme eso en algún momento.
Girando, todavía gritando, señaló a Gallant. Aparentemente, eso era suficiente, porque Judas atacó al adolescente que estaba vestido como Lancelot de ciencia ficción.
Pero Perra no lo atacó a él. Sin sus perros a sus espaldas, esencialmente sin poderes, fue directo a por Vista. Estaba lo suficientemente concentrada como para mantenerse en el objetivo prioritario.
Vista estaba lista, sin embargo. Mientras Perra intentaba cerrar la distancia, el camino entre ella y la joven heroína se extendía, hasta que la distancia que tenía que cubrir era dos, tres, cuatro, cinco veces más lejos. Vista luego pellizcó el espacio detrás de ella más cerca, cruzó un tercio de una cuadra con un solo salto, y luego lo devolvió a la normalidad. Maldije por lo bajo, y no solo porque mis bichos tenían mucha más distancia para viajar. Mi cabeza estaba latiendo de nuevo, y empeoraba constantemente.
¿Era obra del poder de alguien dándome un dolor de cabeza? No había nadie en los Custodios, estaba bastante segura, qué pudiera jugar con tu cabeza así. Gallant podría meterse con tus emociones, pero tenía que golpearte con una ráfaga de luz para hacerlo. ¿La persona en el techo, entonces? Estaba bastante segura de que no había nadie en el Protectorado o en New Wave que pudiera afectarme así.
Perra renunció a Vista y silbó por Judas. El perro respondió de inmediato, abandonando su escaramuza con Gallant, que estaba intentando y fallando en ponerse de pie. Un baño de oscuridad lo consumió antes de que pudiera levantarse.
Kid Win abrió fuego contra Perra cuando su perro regresó con ella. Dada la distancia excesiva entre ellos, hubiera sido un tiro difícil de hacer antes de que Vista extendiera el área en la que Perra estaba parada, así que dio muy lejos de su blanco. Se detuvo, cambió un ajuste y disparó una nueva ráfaga. Esta vez, los láseres salieron en forma de spray, como se esperaría de una ametralladora. Uno de los láseres le dio a Perra en el centro de su estómago y la tumbó. Judas protegió a su dueño agachándose sobre ella, bloqueando más disparos y oscureciendo mi visión de ella.
Cerca de Vista, una gran figura salió tambaleándose de la oscuridad, las sombras todavía se aferraban a él, bramando y gritando incoherentemente sobre los bichos. Se estremeció durante unos momentos y luego se derrumbó en un montón a poca distancia de Vista. Alguien tan grande solo podría ser Browbeat. Vista aparentemente llegó a la misma conclusión que yo, porque ella dio unos pasos más cerca de él, mirando a su alrededor impotentemente por una forma de ayudarlo.
Un instante después de darme cuenta de que en realidad no tenía bichos sobre Browbeat, la figura golpeó Vista a un lado de la cabeza, tumbándola. Vi un breve atisbo de la máscara de calavera de Grue antes de que él y Vista quedaran cubiertos por una nueva marea de su oscuridad.
“Creo que Perra, Vista, Clockblocker, Gallant están fuera de acción”, grité al otro lado de la habitación a Tattletale, quien todavía estaba martillando en un teclado. “Tenemos a Aegis manejado por el momento. No estoy segura de lo que le pasó a Browbeat, pero ahora solo queda lidiar con él, Kid Win y la persona en el techo. Podremos salir corriendo pronto.”
“Una última cosa que hacer,” Tattletale me sonrió, “ya vuelvo. Vigila las cosas aquí.”
“¿Qué? ¡No, Tattletale! ¡Maldita sea!” Grité, pero ella ya estaba corriendo, volviendo a las oficinas por las que habíamos pasado camino al banco.
No tuve tiempo para pensar en su partida. Parpadeos de luz fuera del banco me llamaron la atención. Kid Win estaba volando a cinco metros sobre el suelo en su hoverboard. Frente a él, piezas de un dispositivo masivo se estaban materializando, apareciendo con un brillo como lo verías con los transportadores en Star Trek. Estaba a solo uno o dos pasos de estar completo, pero se podía ver de qué se trataba. Un cañón, de no menos de cinco metros de largo, con un barril de un metro de ancho, toda la torreta montada en una plataforma circular, no muy diferente a la tabla en la que viajaba.
“Mierda”, me susurré a mí misma. Envié mis bichos tras de él.
Giró el cañón para enfrentar a Judas, quien todavía estaba vigilando el lugar donde había caído Perra. Un rayo de luz surgió del cañón y envió a Judas volando más allá de mi campo de visión. Disparó otro tiro, a una distancia mayor, presumiblemente al perro caído. Luego se giró y disparó dos tiros más en rápida sucesión, volando Aegis y los dos perros que lo estaban agarrando.
Los perros y Aegis fueron enviados volando contra la pared del edificio de oficinas frente al banco. Mientras que los perros no se levantaron inmediatamente, un Aegis ensangrentado y andrajoso se puso de pie en un instante, y en el aire un momento después. Llegó a una buena altura, tal vez dos o tres pisos arriba, y se quedó allí, probablemente para orientarse y estudiar la situación.
Cuando mis bichos se acercaron a Kid, se dio cuenta y maniobró su cañón para diezmar el enjambre. Los extendí, pero él simplemente tiró de una palanca y lanzó una ráfaga de rayos y chispas como lanzallamas, eliminando prácticamente todos los bichos que había enviado a la calle. Los pocos que quedaban, lo envié hacia su rostro, para que se arrastraran debajo de su visor y dentro de su nariz y boca. No fue suficiente.
Entonces Kid Win apuntó el cañón directamente hacia mí.
Salté para cubrirme en el momento en que me di cuenta de lo que estaba haciendo. Hubo un sonido amortiguado, más como una persona muy grande golpeando un saco de boxeo de lo que yo esperaba que sonara un cañón láser, y la ventana explotó.
¿Que estaba haciendo? Teníamos rehenes adentro. Me volví para comprobar y vi que no había rehenes cerca de mí. ¿Sabía eso? ¿Sensores de calor en su visor? ¿Alguien me estaba mirando a través de las cámaras y le pasó información? ¡Maldición! Había demasiado que no sabía, y Tattletale no estaba allí para informarme.
Grue corrió entre dos nubes de oscuridad, levantando una mano para enviar una explosión de su poder hacia Kid Win, oscureciendo su línea de visión. Kid Win respondió maniobrando pesadamente al cañón y a sí mismo por arriba de la nube de oscuridad.
Maldije por lo bajo y envié un comando para que más bichos que tenía dentro cayeran del techo y salieran a atacar. Había algunos bichos cerca de Clockblocker, que se estaban liberando del efecto de detener el tiempo que les había impuesto. Añadí ésos al asalto.
Mis piernas se doblaron cuando mi dolor de cabeza empeoró diez veces. Peor aún, la respuesta de mis bichos fue lenta, como si estuviera ordenando que se movieran a través del barro. Sentí un pánico momentáneo, pero realmente no había nada que pudiera hacer. Apreté los dientes y ordené el ataque de todos modos, luego me obligué a correr hacia el otro lado del banco, en caso de que de alguna manera pudiera detectarme y disparar a través de las paredes para golpearme.
Eché un vistazo por las ventanas a Aegis cuando pasé por ellas. A través de la lluvia y la oscuridad que permanecía en la superficie de las ventanas, lo vi. Su traje blanco estaba mojado por la lluvia y una ridícula cantidad de sangre, y se lanzaba directamente al banco como un misil humano. Maldición.
Inexplicablemente, su descenso vaciló, luego se curvó. Voló directo contra el suelo, con toda su fuerza, lo suficientemente fuerte como para romper el pavimento. Uno de los perros, no podría decir cuál, había logrado liberarse de los escombros de la pared destrozada y corrió hacia a Aegis.
Kid Win estaba ocupado tratando de hacer tres cosas al mismo tiempo: estaba maniobrando fuera del camino de las nubes de oscuridad que Grue estaba interponiendo en su camino, haciendo disparos de regreso a Grue mientras Grue zigzageaba entre los lugares de cobertura y en cada momento libre, él estaba destruyendo cientos de mis bichos en el aire. Si mi poder estuviera en toda su fuerza, mis bichos probablemente ya lo habrían alcanzado, pero algo estaba interfiriendo. Eso, o me había esforzado demasiado. Los bichos reaccionaron lentamente, se movieron con lentitud y algunos se deslizaron fuera de mi alcance, volviendo a su comportamiento instintivo. Para empeorar las cosas, no estaba ciega al hecho de que cada vez que daba una orden, mi dolor de cabeza empeoraba exponencialmente.
Con Kid Win ocupado como estaba, el perro tenía un camino claro hacia Aegis. Aegis no intentó huir esta vez. Se mantuvo firme y buscó en su cinturón de herramientas. Recuperó algo que parecía un extintor de fuego en miniatura.
Luego tiró del anillo.
Por segunda vez en cuestión de minutos, me alejé de la ventana. No sería una granada, pero la opción que tenía más sentido, cerré mis ojos y cubrí mis oídos justo a tiempo. La explosión que hizo la granada aturdidora fue suficiente para dejarme sin aliento, y había una pared de piedra y unos quince metros más o menos entre nosotros.
Eché un vistazo cuidadoso a través de la ventana tan pronto como me recuperé, las manos todavía sobre mis oídos. El perro estaba tambaleándose, emitiendo sonidos de dolor, y Aegis lo estaba golpeando, utilizando su vuelo para acortar la distancia y aumentar el impulso de sus golpes. Cuando vi que el perro, Angelica, parecía que estaba empezando a recuperarse, tomó dos granadas más de su cinturón con una mano y tiró de los aros con la otra, dejándolas caer al suelo justo debajo de él.
Me escondí detrás de cobertura otra vez, pero no detonaron. Cuando miré otra vez, vi que la pelea había cambiado de dirección. Donde las granadas habían sido arrojadas, había una mancha de la oscuridad de Grue cubriendo el suelo. Angelica estaba luchando con Aegis, y Regent estaba saliendo de la oscuridad, en dirección a Kid Win.
Me había olvidado de Regent. Tenía sentido que estuviera trabajando desde una posición discreta como yo. Probablemente hubiera sido él quien hubiera alterado la trayectoria de vuelo de Aegis.
Al ver que Regent se acercaba, Kid Win giró su cañón montado en la torreta en su dirección. Sin embargo, antes de que pudiera disparar, Regent levantó dos dedos y Kid Win perdió pie en su patineta voladora. El cañón se movió hasta que apuntaba hacia arriba, mientras el joven héroe colgaba de las manijas, su peso alterando la trayectoria del cañón. Su tabla se estrelló contra el suelo a pocos metros de distancia.
Regent hizo un gesto desdeñoso, y Kid Win soltó una mano, con los dedos y el brazo doblándose hacia atrás en un ataque de parálisis. Regent repitió el gesto, y Kid Win perdió su agarre de los controles, cayendo unos buenos seis metros a el asfalto.
Cuando Regent se acercó para pararse sobre él, Kid Win alcanzó su pistola láser. Frunció el ceño con frustración mientras sus dedos continuaban temblando y se encogían involuntariamente, en lugar de cerrarse en el mango del arma.
Con un aire casi relajado, Regent empujó la punta de su Taser al costado de Kid Win.
No sé si fue por la sensación de alivio, pero no pude evitar reír cuando Regent recogió la patineta caída y comenzó un tambaleante ascenso hacia la torreta flotante del cañón. Apuntó y comenzó a disparar contra Aegis, quien se vio obligado a apartarse del camino.
“¿Qué es tan gracioso, psicópata?”
Me giré para hacer frente a la voz, y vi a la rehén pecosa y de pelo castaño que me había estado mirando cuando tomamos el control del vestíbulo del banco. Después de eso, solo vi estrellas mientras ella golpeaba algo grande y contundente en un lado de mi cabeza.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.04.05 20:45 master_x_2k Agitación III

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

____________________Agitación III____________________

“No”, entonó Brian, “Es una muy mala idea.”
Lisa todavía tenía el teléfono en la mano. Perra había llegado justo detrás de ella, y estaba en marcado contraste con los jeans, el suéter y la cola de caballo de Lisa, con una chaqueta militar, y prácticamente sin prestar atención a su cabello. El más pequeño de los perros, el terrier tuerto y de una sola oreja, la siguió.
“Vamos”, Lisa dijo entre dientes, “Es un rito de paso para criminales ruines como nosotros.”
“Robar un banco es estúpido. Ya hemos hablado de esto”, Brian cerró los ojos y se pellizcó el puente de la nariz. “¿Sabes cuál es la ganancia promedio de un robo a un banco? “
Lisa hizo una pausa, “¿Veinte mil?”
“Exactamente. No son millones como los que se ven en las películas. Los bancos no tienen mucho dinero a mano, por lo que estaríamos recogiendo menos de lo que lo haríamos en la mayoría de los otros trabajos. Ten en cuenta el costo y el hecho de que se trata del puto Brockton Bay, donde los bancos tienen un poco más de razón para mantener la cantidad de dinero en efectivo en sus bóvedas al mínimo, y estaríamos trayendo entre doce y dieciséis mil. Divide entre cinco y ¿qué es, dos o tres mil dólares cada uno?”
“Me vendrían bien tres mil dólares adicionales para gastar”, dijo Alec, dejando el control del juego y cambiando su posición en el sofá para seguir mejor la conversación.
“¿En qué?”, Preguntó Brian. Cuando Alec se encogió de hombros, Brian suspiró y explicó: “Es una recompensa horrible por la cantidad de riesgo involucrado. Hay tres grandes equipos de superhéroes en esta ciudad. Considerando que hay otra docena de héroes que vuelan solos, y es casi una garantía que nos metamos en una pelea.”
“¿Y?” Perra habló por primera vez, “Nosotros ganamos peleas. Ganamos antes de que la tuviéramos a ella.” Alzó la barbilla en mi dirección mientras decía esa última palabra.
“Ganamos porque escogimos nuestras batallas. No tendríamos esa opción si estuviéramos encerrados en el banco y esperando que vengan a nosotros, dejándolos decidir cómo y dónde ocurre la pelea.”
Lisa asintió y sonrió mientras él hablaba. Pensé por un segundo que iba a decir algo, pero no lo hizo.
Brian continuó, volviéndose bastante apasionado mientras despotricaba: “No podremos escabullirnos como lo hicimos cuando las cosas se descontrolaron un poco en el pasado. No podemos evitar la pelea si queremos escaparnos con algo que valga la pena tomar. El banco tendrá capas de protección. Barras de hierro, puertas de bóveda, lo que sea. Incluso con tu poder, Lise, hay un límite en lo rápido que podemos atravesarlos. Agrega el tiempo que tenemos que gastar en encargarnos de los rehenes y preparar una salida segura, y prácticamente garantizo que habrá tiempo para que una capa se entere del robo y nos ralentice aún más.”
Alec dijo: “Como que quiero hacerlo de todos modos. Golpear un banco te lleva a la primera página. Es grandioso para nuestra reputación.”
“El enano tiene razón”, dijo Perra.
Brian refunfuñó, “No cagarla es mejor para nuestra reputación en el largo plazo.” Su voz más profunda era realmente buena para refunfuñar.
Alec me miró, “¿Qué piensas?”
Casi había olvidado que era parte de la discusión. Lo último que quería era robar un banco. Los rehenes podrían salir lastimados. El hecho de que potencialmente me pondría en la primera página del periódico tampoco era un punto a favor, si alguna vez quería abandonar la farsa del supervillano y convertirme en un héroe de buena reputación. Me atreví a decir: “Creo que Brian tiene buenos puntos. Parece imprudente.”
Perra resopló. Creo que vi a Alec rodar sus ojos.
Lisa se inclinó hacia adelante, “Él hace buenos puntos, pero yo tengo mejores. ¿Me escucharan?” El resto de nosotros volvimos nuestra atención hacia ella, aunque Brian frunció el ceño de una forma que parecía que tomaría mucho convencerlo.
“Ok, entonces Brian dijo cosas similares antes, antes de golpear a ese casino hace unas semanas. Así que, estaba esperando esto. Pero no es tan malo como parece. El jefe quiere que hagamos un trabajo en un momento muy específico. Me dio la sensación de que estaba dispuesto a ofrecer bastante más si nos esforzamos, y negocié un trato bastante bueno.”
“El robo del banco fue mi idea, y le gustó. Según él, el Protectorado está ocupado con un evento el jueves, a las afueras de la ciudad. Esa es parte de la razón por la cual el momento es tan importante. Si actuamos entonces, casi no hay posibilidad de que tengamos que tratar con ellos. Si golpeamos al Bay Central, en el centro…”
“Ese es el banco más grande en Brockton Bay”, la interrumpí, medio incrédula.
“Entonces, todo lo que dije sobre que tienen seguridad y tener cuidado es doblemente cierto”, agregó Brian.
Si golpeamos al Bay Central, en el centro”, repitió Lisa, ignorándonos, “entonces estamos golpeando a un lugar a solo una milla del Instituto Arcadia, donde la mayoría de los Custodios van a la escuela. Dadas las jurisdicciones, New Wave no podrá saltar sobre nosotros sin hacer quedar mal a los Custodios, lo que prácticamente garantiza que enfrentemos al equipo de superhéroes juveniles. ¿Me siguen hasta ahora?”
Todos asentimos o murmuramos acuerdo.
“Piensen que esto está sucediendo a la mitad de la jornada escolar, y no todos podrán escabullirse para detener un robo sin llamar la atención. La gente sabe que los Custodios asisten a Arcadia, solo no saben quiénes son. Entonces, todos están constantemente atentos por eso. Ya que no pueden hacer que todos los seis o siete mismos chicos desaparezcan de la clase cada vez que los Custodios van a frustrar un crimen sin quedar en evidencia, hay muchas posibilidades de que enfrentemos a algunos de sus miembros más fuertes, o uno de los más fuertes con un grupo de los que tienen poderes menos sorprendentes. Podemos vencerlos.”
“De acuerdo”, se quejó Brian, “Aceptaré que probablemente nos iría bien en esas circunstancias, pero-”
Lisa lo interrumpió, “También conseguí que el jefe aceptara pagarnos dos por uno por él robo. Traemos quince grandes, nos paga treinta. O nos da suficiente dinero para que nuestro total llegue a veinticinco, lo que sea más al final. Entonces, podríamos irnos con dos mil dólares y él nos pagaría veintitrés mil. Así que mientras no terminemos en la cárcel, tenemos garantizados cinco mil dólares cada uno, como mínimo.”
Los ojos de Brian se agrandaron, “Eso es una locura. ¿Por qué haría eso?”
Y_además_”, Lisa sonrió, “Él cubrirá todos nuestros costos, solo por esta vez. Equipo, información, sobornos si los queremos.”
“¿Por qué?” Me hice eco de la pregunta anterior de Brian, incrédula. Lisa estaba hablando de sumas de dinero que ni siquiera podía visualizar. Nunca había tenido más de quinientos dólares en mi cuenta bancaria.
“Porque nos está patrocinando y es lógico que no quiera financiar un equipo de don nadies. Si logramos esto, no seremos nadie. Eso, y él realmente quiere que hagamos un trabajo en ese momento en particular.”
Hubo unos momentos de silencio cuando todos consideraron el trato. Estaba intentando desesperadamente pensar en una forma de tratar de convencer a estos muchachos de que era una mala idea. Un atraco a un banco podría hacer que me arrestaran. Peor aún, podría llevarme a mí o a un espectador inocente a lastimarse o morir.
Brian me ganó, “El riesgo de recompensa todavía no es bueno. ¿Cinco grandes por golpear lo que bien podría ser el lugar más fortificado en Brockton Bay y una confrontación casi garantizada con los Custodios?”
“El segundo lugar más fortificado”, respondió Lisa, “El Cuartel General del Protectorado es el primero.”
“Buen punto”, dijo Brian, “pero mi argumento es válido.”
“Serán más de cinco grandes para cada uno de nosotros, te lo garantizo”, le dijo Lisa, “es el banco más grande de Brockton Bay. También es el centro de distribución de efectivo para todo el condado. Dicho dinero se transfiere dentro y fuera de vehículos blindados con un horario regular- “
“Entonces, ¿por qué no golpeamos uno de los autos?”, Preguntó Alec.
“Tienen de pasajeros o cobertura aérea a varios miembros de los Custodios y el Protectorado, por lo que estaríamos atrapados en una pelea con otra capa desde el primer minuto. Los mismos problemas de los que habla Brian, en cuanto a quedar atrapado en una pelea, dificultades para acceder al dinero antes de que la mierda se caiga, blah blah blah. De todos modos, el Brockton Bay Central tiene autos que llegan dos veces por semana y salen cuatro veces a la semana. Llegamos un jueves justo después del mediodía, y debería ser el mejor día y hora para el tamaño de la recompensa. La única forma en que nos vayamos con menos de treinta mil es si lo arruinamos. Con lo que el jefe está ofreciendo, eso es noventa mil.”
Ella se cruzó de brazos.
Brian suspiró, largo y fuerte, “Bueno, me tienes, supongo. Suena bien.”
Lisa se volvió hacia Alec. No había ninguna resistencia allí. Él solo dijo, “Claro que sí, cuenta conmigo.”
Perra necesitaba convencerse tan poco como Alec. Ella asintió una vez y luego dirigió su atención al pequeño perro con cicatrices.
Entonces todos me miraron.
“¿Qué estaría haciendo?” Pregunté, nerviosamente, esperando detener o encontrar agujeros en el plan que podría usar para argumentar en contra.
Entonces, Lisa esbozó un plan general. Brian hizo sugerencias, buenas, y el plan se ajustó en consecuencia. Me di cuenta con una decepción creciente y un nudo de ansiedad en mis entrañas que era casi inevitable que sucediera.
Discutir contra el robo bancario en este punto dañaría mi operación encubierta más de lo que ayudaría a nadie. Con eso en mente, comencé a ofrecer sugerencias que, esperaba, minimizarían la posibilidad de un desastre. Por la forma en que lo veía, si ayudaba a que las cosas funcionaran sin problemas, ayudaría a mi plan de obtener información sobre los Undersiders y su jefe. Minimizaría la posibilidad de que alguien entrara en pánico o fuera imprudente y un civil terminara herido. Creo que me sentiría peor si eso sucediera que si fuera a la cárcel.
La discusión continuó por un tiempo. En un momento, Lisa consiguió su computadora portátil, y debatimos las estrategias de entrada y salida mientras ella dibujaba un mapa del diseño del banco. Fue extraño, ver su poder trabajando. Copió una imagen satelital del banco de una búsqueda en la web en un programa de pintura y luego la dibujó con gruesas líneas gruesas para mostrar cómo se distribuían las habitaciones. Con otra búsqueda y una sola fotografía del gerente del banco frente a su escritorio, pudo señalar dónde estaba el escritorio del gerente. Eso no habría sido demasiado asombroso, pero sin detenerse, ella siguió señalando dónde estaban los cajeros, así como las bóvedas, las puertas de la bóveda y la habitación cerrada que contenía las cajas de seguridad. Ella notó dónde estaban la caja de fusibles y los respiraderos del aire acondicionado, pero decidimos que no nos meteríamos con ninguno de esos. Esas cosas eran geniales en las películas, pero no eran de mucha ayuda en la vida real. Además, esto era un asalto, no un atraco sigiloso.
Mientras trabajábamos, Alec se sintió inquietó y fue a hacer el almuerzo temprano. De los cuatro, me dio la impresión de que tenía lo mínimo para contribuir, al menos estratégicamente, y que él lo sabía. No estaba segura de si él simplemente no tenía una mentalidad muy táctica o si solo no le importaba demasiado la etapa de planificación de las cosas. Mis suposiciones me llevaron a esto último, ya que parecía más dispuesto a improvisar que Brian o Lisa.
Nos trajo un plato de bocados de pizza junto con refrescos variados, y comimos mientras terminabamos el plan.
“Está bien”, dijo Brian, mientras Lisa cerraba su laptop, “Creo que tenemos una idea general de lo que estamos haciendo. Sabemos cómo entramos, sabemos quién hace qué cuando estamos adentro, y sabemos cómo queremos salir. Teniendo en cuenta que ningún plan sobrevive al contacto con el enemigo, creo que las probabilidades siguen siendo bastante buenas.”
“Así que, el enemigo”, le dije, resistiendo la tentación de hacer una mueca al darme cuenta de que me enfrentaría a los buenos, “Mi única experiencia luchando en traje… o incluso solo peleando, es contra Lung, y eso no fue bien.”
“No te menosprecies”, dijo Brian, “Lo hiciste mejor que la mayoría.”
“Voy a reformular”, dije, “Pudo haber ido mejor. Vamos contra los Custodios y no son presas fáciles.”
Brian asintió, “Es cierto. Hablemos de estrategia y debilidades. ¿Sabes quiénes son los Custodios?
Me encogí de hombros, “Los he investigado. Los he visto en la televisión. Eso no significa que sepa las cosas importantes.”
“Claro”, dijo, “Así que vamos a la lista. Líder del equipo: Aegis. Uno pensaría que tiene el paquete estándar de Alexandria, vuelo, súper fuerza, invencibilidad, pero eso no es exactamente correcto. Él vuela, pero los otros dos poderes funcionan de manera diferente a lo que cabría esperar. Mira, él no es invencible… simplemente no tiene puntos débiles. Toda su biología está llena de tantas redundancias y refuerzos que simplemente no puedes derribarlo. Arroja arena en sus ojos y todavía puede ver al sentir la luz en su piel. Córtale la garganta y no sangra más de lo que lo haría con la palma de su mano. Al tipo le cortaron un brazo una vez y lo tenía reinsertado y funcionando al día siguiente. Apuñálalo a través del corazón y otro órgano asume las funciones necesarias.”
“¿No es que vayamos a apuñalar a alguien a través del corazón?” Lo convertí en una media pregunta esperanzada, una declaración a medias.
“No. Bueno, no sería una mala idea apuñalar a Aegis a través del corazón solo para frenarlo. Si lo haces con algo lo suficientemente grande. El tipo es como un zombi, se recupera unos segundos después de que lo bajes a golpes, sigue viniendo tras de ti hasta que estás demasiado cansado para defenderte o cometes un error.”
“¿Y él es súper fuerte?”, Le pregunté.
Brian negó con la cabeza, “¿Lisa, quieres explicar esta?”
Ella hizo. “Aegis no es fuerte, pero puede abusar de su cuerpo de maneras que lo hacen parecer como si lo fuera. Puede lanzar golpes lo suficientemente fuertes como para quebrarse la mano, destrozarle las articulaciones y romperle los músculos, y su cuerpo simplemente lo recibe. No tiene motivos para contenerse, y no necesita perder tiempo protegiéndose de ti. También puede recurrir a la adrenalina… ¿has escuchado historias cómo las de abuelas viejas levantando autos del suelo para salvar a sus nietos?”
Asentí.
“Eso es obra de la adrenalina, y Aegis puede hacerlo durante horas seguidas. Su cuerpo no se queda sin energía, no se cansa, no agota sus reservas de adrenalina. Él simplemente sigue.”
“Entonces, ¿cómo lo detienen?”, Le pregunté.
“En realidad, no lo haces”, dijo Brian, “la mejor opción es mantenerlo ocupado, mantenerlo lo suficientemente distraído o meterlo en un lugar del que no pueda escapar. Atrápalo en un contenedor de basura y tíralo al río, y puede obtener algunos minutos de alivio. Lo cual es más difícil de lo que parece. Él es el capitán del equipo, y él no es estúpido. ¿Rachel? Lánzale tus perros sobre él. Un can de dos toneladas o dos debería mantenerlo lejos de nosotros hasta que estemos listos para correr.”
“¿No necesito contenerme?” Preguntó Perra, arqueando las cejas.
“Por una vez, no. Enloquece. Solo, ya sabes, no lo mates. ¿Alec? Tú eres el respaldo allí. Esta atento a Aegis, ve si no puedes usar su poder para desequilibrarlo. Compra suficiente tiempo para que un perro lo ponga en sus fauces y probablemente esté fuera de acción.”
“Seguro”, dijo Alec.
Brian extendió dos dedos y tocó el segundo, “Número dos. Clockblocker.[1] Que se sepa, odio a la gente que mete con el tiempo.”
“Él detiene el tiempo, ¿si mal no recuerdo?”, le pregunté, tanto para permanecer en la conversación como para obtener la aclaración.
“Más específico que eso”, dijo Brian, “puede detener el tiempo para lo que sea que toque. La persona o el objeto que toca se pone básicamente en “pausa” por entre treinta segundos y diez minutos. Lo único bueno es que él no controla o sabe cuánto va a durar. Pero si te pone las manos encima, estás fuera de acción. Se parará a tu lado y esperará hasta que comiences a moverte, luego te tocará de nuevo, o simplemente te atará con cadenas y esposas para que cuando su poder se desvanezca, ya estés bajo custodia.”
“En resumen, si te toca, cagaste”, dijo Alec.
“Lo bueno es que quienquiera que toque es también intocable. No se puede herir, no se puede mover. Punto. Lo usa a la defensiva, y puede hacer cosas como tirar papel o tela en el aire y congelarlo en el tiempo, creando un escudo irrompible. No querrás chocar contra algo que esté congelado. Un automóvil que impacte contra una hoja de papel congelada por Clockblocker se partiría al medio antes de mover papel.”
“Entendido”, dije.
Brian continuó, “El tercer bateador pesado en los Custodios es Vista. ¿Conoces ese mito acerca de cómo las capas que obtienen sus poderes jóvenes son exponencialmente más poderosas? Vista es uno de los niños que mantiene vivo el mito. Clockblocker es un mago con un solo truco, su truco consiste en joder con una de las fuerzas clave de nuestro universo, pero es solo una cosa. Vista también se mete con la física en un nivel fundamental, pero ella es versátil.
“Doce años de edad, y ella tiene el poder de remodelar el espacio. Ella puede estirar un edificio como chicle, para que sea el doble de alto, o apretar dos aceras más cerca para que poder cruzar la calle con un solo paso.”
“Su debilidad”, añadió Lisa, “Es el efecto Manton.” Volvió toda su atención hacia mí, “¿Sabes qué es eso?”
“Lo he escuchado mencionar, pero no sé los detalles.”
“De donde sea que vengan nuestros poderes, también llegaron con algunas limitaciones. Para la mayoría de nosotros, existe una restricción sobre el uso de nuestros poderes en los seres vivos. El alcance de los poderes generalmente se detiene en el exterior del cuerpo de una persona o animal. Hay excepciones para las personas con poderes que solo funcionan en seres vivos, como tú, Alec y Rachel. En pocas palabras el efecto Manton es la razón por la cual la mayoría de los telequinéticos no pueden simplemente aplastar tu corazón. La mayoría de las personas que pueden crear campos de fuerza no pueden crear uno a la mitad de tu cuerpo y cortarre en dos.”
“Narwhal puede”, interrumpió Alec.
“Dije la mayoría”, dijo Lisa, “por qué existen estas restricciones es una pregunta casi tan grande como de dónde obtuvimos nuestros poderes en primer lugar. Las capas que pueden esquivar el efecto Manton se encuentran entre las más fuertes de nosotros.”
Asentí, lentamente. Me pregunté si eso tenía algo que ver con porqué Lung no se quemaba a sí mismo, pero no quería alejarme del tema, “¿Y Vista[2]?”
“Vista puede estirar y comprimir espacio. Ella también puede hacer cosas divertidas con la gravedad. La cosa es que el efecto Manton evita que te estire o comprima a ti. También hace que alterar un área sea mucho más difícil para ella si hay más personas en ese espacio. Así que, si todos nosotros estamos en una habitación, es probable que ella no pueda afectar toda la habitación.”
“_Pero_”, agregó Brian, limpiándose un hilo de queso de la esquina de su labio, “cada vez que nos encontramos con ella, ella ha sido más rápida y en general más hábil con su poder, y ha tenido nuevos trucos. Cada segundo que está en el campo de batalla es una segunda cosa que se vuelve más difícil para nosotros. Tenemos que derribarla lo antes posible. Aegis, Clockblocker, Vista. Esos son los que es más probable que nos crucemos, y sin importar quien más termine viniendo, son ellos con los que tenemos que poder lidiar, o estamos jodidos.
“Pasemos rápidamente por el resto. Kid Win.”
“Artesano”, dijo Lisa, “patineta voladora, pistolas láser, visor de alta tecnología son su equipo habitual. Espera algo nuevo, dependiendo de lo que haya inventado en su taller. Él es móvil, pero no tan amenazante.”
“¿Triumph?”, Dijo Brian.
“Cumplió dieciocho años y se graduó a el Protectorado. No tendremos que preocuparnos por él”, dijo Lisa.
“Gallant.”
“El novio de Glory Girl, finge ser un Artesano en la misma línea que Kid Win, pero creo que simplemente anda con una armadura de segunda mano con un nuevo trabajo de pintura. Lo suyo son estas explosiones de luz. Ser golpeado por una se siente como un golpe en el estómago, pero las explosiones también te alteran tus sentimientos. Te pone triste, te da miedo, avergonzado, vertiginoso, lo que sea. No es tan malo a menos que seas golpeado por un montón en fila. No los golpeen.”
“Eso solo deja a Shadow Stalker. Perra sedienta de sangre”, Brian frunció el ceño.
Alec me explicó: “Ella tiene en mente que Brian es su némesis. Ya sabes, su enemigo número uno, su oscuro opuesto. Ella ha ido tras él en cada oportunidad que tuvo.”
“Ella era una heroína solitaria”, dijo Tattletale, “Vigilante de la noche, hasta que fue demasiado lejos y casi mata a alguien, clavándolo contra una pared con una de sus ballestas. Llamaron a los héroes locales, la arrestaron e hicieron algún tipo de trato. Ahora es un miembro en libertad condicional de los Custodios, con la condición de que use pernos tranquilizantes y munición no letal para su ballesta.”
“Lo que no ase”, Brian gruñó, “Al menos, no cuando viene detrás de mí. Esa flecha que disparó a través de mi costado tenía una puta punta de flecha en ella.”
Tattletale negó con la cabeza, “Sus poderes y Brian tienen una extraña interacción el uno con el otro. Shadow Stalker puede transformarse en cierta forma. Se vuelve extremadamente liviana, puede atravesar el vidrio y las paredes delgadas y es casi invisible. La cosa es que, mientras ella y las cosas que lleva son tenues en su estado transformado, las cosas que dispara con su ballesta solo se mantienen así durante medio segundo. Entonces el efecto desaparece y es una flecha regular que vuela hacia ti. Entonces, puede saltar entre los tejados, casi imposible de ver, difícil de tocar, y todo el tiempo te está disparando flechas muy reales.”
“Entonces, ¿qué haces?”, Le pregunté.
“Su poder no funciona bien mientras está dentro de la oscuridad de Brian, por la razón que sea. No es tan rápida ni ágil, él puede verla mejor, y ella no puede verlo en la oscuridad”, me dijo Tattletale, “Así que se convierte en una especie de juego de la mancha[3] muy intenso, con una persona muy veloz que esta esencialmente ciega y sorda, pero con armas letales, mientras que Brian, el otro, intenta eliminarla sin recibir un disparo.”
“Evitemos eso”, dijo Brian, “consume demasiado tiempo y es posible que quiera usar ese tipo de escenario para retrasarnos. Simplemente que no te dispare, y si la ves o ves la oportunidad, informa al equipo y haz tu mejor esfuerzo para derribarla sin perder de vista un objetivo prioritario.”
“¿Así que ese es el plan, entonces?” Dije, “Tantos quizás.”
“Así son las cosas, Taylor”, dijo Brian, su tono un tanto brusco, “creo que hemos hecho un buen trabajo cubriendo todas las bases.”
“Oh, no quise sonar como si estuviera criticando tu plan”, dije.
“Nuestro plan”, interrumpió Brian.
No quería pensar de esa manera. En cambio, dije: “Estoy un poco nerviosa, es todo.”
“No tienes que venir”, dijo Perra, su tono era demasiado casual.
“Con toda seriedad”, Brian me dijo, “Si estás teniendo dudas…”
“Lo estoy”, admití, “estoy teniendo grandes dudas, enormes dudas. Pero no voy a dejar que eso me detenga. Voy con ustedes.”
“Bien”, Brian respondió: “Entonces tenemos el resto de hoy y mañana para prepararnos. ¿Taylor? Puedes encontrarte conmigo en tu trote a primera hora. Tendré un teléfono celular para ti. Puedes enviar un mensaje de texto a Lisa con cualquier cosa que creas necesitar, como esas armas de las que hablabas. Busca modelos y marcas con anticipación si deseas algo específico.”
“¿Cuál es su número?”, Le pregunté.
“Lo pondré en el teléfono antes de dártelo. ¿Lisa? Confirma el trabajo con el jefe, habla con él sobre las otras cosas.”
“Me encargaré.”
“Entonces, a menos que haya algo más, creo que acabamos de planear un robo a un banco antes del mediodía”, dijo Lisa con una sonrisa. Miré el reloj digital que se muestra debajo del televisor. Efectivamente, eran las once y media.
No pude evitar preguntarme si eso era algo bueno.
[1] Clockblocker: lit. Bloquea relojes. Juego de palabras con Cockblocker, alguien que interfiere en que uno consiga concretar con una chica, ya sea intencional o inintencionalmente.
[2] Vista en inglés tiene un significado similar a panorama o paisaje.
[3] Traduje el juego Tag como “la mancha”, como la conocen en mi pais, en España se lo conoce como Tú la llevas.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.17 16:07 master_x_2k Gestación 5

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

___________________Gestación 5___________________

No aprecias adecuadamente lo que significa “fuerza sobrehumana” hasta que ves a alguien saltar desde la acera hasta el segundo piso de un edificio al otro lado de la calle. No llegó hasta el tejado, pero cubrió más o menos tres cuartas partes de la distancia. No estaba segura de cómo Lung evito caerse. Solo pude imaginarme que simplemente enterró los dedos en el exterior del edificio.
Oí raspar y crujidos mientras subía, y miré mi única vía de escape. No me hacía ninguna ilusión en cuanto a mi capacidad de bajar la escalera de incendios antes de que Lung llegara encima del tejado y dedujera a dónde había escapado. Peor aún, en ese momento él probablemente podría llegar antes a la calle saltando desde el tejado, o simplemente dispararme fuego a través de los huecos en el metal mientras estaba en la escalera. La ironía de que la salida de emergencia para incendios fuera de todo menos eso no se me escapó.
Deseé poder volar. Mi instituto ofrecía la posibilidad de elegir entre Química, Biología y Física, con Ciencia Básica para los de bajo rendimiento. No había cogido Física, pero aun así estaba bastante segura de que sin importar cuántos pudiera reunir, saltar desde el tejado con un enjambre de insectos voladores agarrándome acabaría tan bien como acababan los aspirantes a superheroe de 9 años de los que oías hablar en las noticias, que saltaban de repisas con sombrillas y sábanas.
Por el momento, estaba atrapada donde estaba.
Busque dentro de la armadura convexa que cubría mi columna, pasando los dedos sobre las cosas que había abrochado ahí. Los EpiPens estaban destinados a tratar el shock anafiláctico de reacciones alérgicas a las picaduras de abeja y similares, y probablemente no le harían nada a Lung, incluso si pudiera acercarme lo suficiente y encontrar un punto donde inyectar. En el peor de los casos, las inyecciones sobrecargarían su poder provocando una oleada de cuales fueran las hormonas o endorfinas que alimentaban su poder. Nada útil, peligroso como mucho. Tenía una bolsa de polvo de tiza que estaba pensada para los escaladores y gimnastas. La había visto en la tienda de deportes cuando fui a comprar las lentes de mi máscara. Tenía los guantes y no creo que necesitara la sequedad y la tracción extra, pero se me había ocurrido la idea de que podría ser útil para lanzarselo a un enemigo invisible, y lo compré por capricho. En retrospectiva, había sido una compra tonta, ya que mi poder me permitía encontrar enemigos así con mis bichos. Como una herramienta contra Lung… no estaba segura de si explotaría como el polvo regular puede hacer cuando se expone a las llamas, pero el fuego no le haría daño de todos modos. Olvida esa opción.
Saqué el pequeño bote de spray de pimienta de mi armadura. Era un tubo negro, 7 centímetros de largo, no mucho más grueso que un lápiz, con un gatillo y un interruptor de seguridad. Había sido un regalo de mi padre, cuando había empezado a salir a correr por la mañana para entrenar. Me había advertido de que variara mi ruta, y me había dado el spray de pimienta por protección, junto con una cadena para enganchármelo a la cintura para que un atacante no pudiera cogerlo y usarlo en mi contra por un atacante. En traje, había optado por no mantener la cadena en aras de avanzar en silencio. Usando mi pulgar, quité el seguro y coloqué el tubo en posición listo para disparar. Me agaché para hacerme un objetivo más pequeño, y esperé a que se mostrarse.
Las manos de Lung, todavía en llamas, fueron lo primero en aparecer, agarrando el borde del techo lo suficiente para doblar el material que cubría el lado elevado del tejado. Sus manos fueron seguidas rápidamente por la cabeza y el torso mientras se arrastraba hacia arriba. Parecía que estaba hecho de cuchillos o espadas superpuestas, humeando de color amarillo y naranja con las llamas templadas. No había piel visible, y medía fácilmente dos o dos metros y medio de alto, a juzgar por la longitud de sus brazos y el torso. Solo sus hombros median un metro de ancho como mínimo. Incluso el único ojo que tenía abierto parecía metálico, una brillante piscina de metal fundido en forma de almendra.
Apunté al ojo abierto, pero el spray disparó en ángulo, rozando solo su hombro. Cuando el spray le tocó, se encendió en una bola de fuego durante un instante.
Maldije en voz baja y trastee con el aparato. Mientras que él pasaba la pierna sobre el borde, ajusté el ángulo y disparé de nuevo. Esta vez – con una pequeña corrección de puntería durante el disparo – le di en la cara. El aerosol en llamas le pasó por encima, pero el contenido aun así hizo su trabajo. Gritó, soltando el techo con una mano, agarrándose el lado de la cara donde estaba su ojo bueno.
Había sido inútil esperar que fuera a resbalar y caer. Solo me consideré afortunada de que por metálico que pareciera su rostro, aún hubiera partes de el vulnerables al spray.
Lung se arrastró sobre el borde del techo. Le tenía dolorido … Pero no podía hacer nada más. Mis bichos eran oficialmente inútiles, ya no quedaba nada en mi compartimento de utilidades, y me haría más daño a mí misma de lo que le dolería a Lung si le atacaba. Haciendo una nota mental para hacerme con un cuchillo pequeño o una porra si me las arreglaba para salir viva de esto, corrí a la escalera de incendios.
“¡Hij … Hijo de puta!” Lung gritó. Dándole la espalda, no había manera de verlo, pero el techo se iluminó brevemente antes de que la oleada de la llamas me golpeara por detrás. Perdiendo el equilibrio, patiné en la grava y golpeé el borde elevado del techo, justo al lado de la escalera de incendios. Frenética, me di unas palmadas. Mi traje no estaba ardiendo, pero mi pelo – corriendo pasé las manos por él para asegurarme de que no estaba ardiendo.
Una suerte, pensé, que no habían usado alquitrán en el tejado. Me podía imaginar las llamas prendiendo la azotea y lo poco que habría podido hacer si eso hubiera sucedido.
Lung se puso en pie, lentamente, todavía cubriéndose parte de la cara con la mano. Caminaba con una leve cojera mientras se acercaba. A ciegas, arremetió con una amplia ola de fuego que paso por más de la mitad del techo. Me tapé la cabeza con las manos y llevé mis rodillas al pecho cuando el aire caliente y las llamas se precipitaron sobre mí. Mi traje pareció llevarse la peor parte, pero todavía estaba tan caliente que tuve que morderme el labio para evitar hacer un solo sonido.
Lung dejo de avanzar, girando lentamente la cabeza de un lado a otro.
“Come. Pollas” gruñó con su fuerte acento, sus insultos interrumpidos por su jadeo, “Muévete. Dame algo a lo que apuntar”.
Contuve la respiración y me quedé lo más quieta posible. ¿Qué podía hacer? Todavía tenía el spray de pimienta en la mano, pero incluso si le daba de nuevo, estaría corriendo el riesgo de que atacara y me quemara viva antes de que pudiera moverme. Si me movía primero, él me escucharía y me lanzaría al suelo con otra ráfaga de fuego, probablemente antes de que pudiera llegar a ponerme en pie.
Lung se apartó la mano de la cara. Parpadeó un par de veces, miró a su alrededor, y luego parpadeó un par de veces más. Era cuestión de segundos que pudiera ver lo suficiente para distinguirme de las sombras. ¿No se suponía que el spray de pimienta debía aturdir a alguien durante treinta minutos? ¿Cómo era posible que este monstruo no fuera un villano de clase A?
De repente se movió, con llamas retorciéndose en sus manos, y cerré los ojos.
Cuando oí el silbido del crepitar de la llama y no fui quemada viva, abrí los ojos de nuevo. Lung estaba disparando chorros de fuego, apuntando al borde de la azotea del edificio adyacente, un apartamento de tres pisos. Miré para ver a qué estaba apuntando, pero no podía distinguir nada en la oscuridad o en el breve instante de luz que ofrecían las llamas de Lung.
Sin previo aviso, una forma enorme aterrizó encima de Lung con un impacto que juraría que se habría oído en el otro extremo de la calle. Del tamaño de una camioneta, el ‘objeto enorme’ era un animal en vez de un vehículo, parecido a una mezcla entre un lagarto y un tigre, con marañas de músculo y hueso donde debería tener la piel, escamas o pelaje. Lung estaba ahora de rodillas, sosteniendo una de las garras de la bestia a considerable distancia de su cara con su propia mano con garras.
Lung usó su mano libre para golpear a la criatura en del hocico. A pesar de que era más pequeño que la bestia, el impacto la hizo retroceder. La bestia dio unos pocos pasos hacia atrás del golpe, y luego cargó contra él como un rinoceronte tirándole del tejado. Golpearon la calle con un sonoro golpe.
Me puse de pie, consciente de que estaba temblando mucho. Estaba tan inestable, de la mezcla de alivio y miedo, que casi me caí de nuevo cuando dos impactos más sacudieron el techo. Dos criaturas más, similares a la primera en su aspecto, pero ligeramente diferentes en tamaño y forma, habían llegado en la azotea. Cada una tenía un par de jinetes. Vi como esa gente se bajaba de las espaldas de los animales. Había dos chicas, un chico y una cuarta figura que identifiqué como masculina sólo por la altura. El alto se acercó a mí, mientras que los otros se apresuraron al borde de la azotea para ver a Lung y a la criatura pelear.
“Nos has ahorrado un montón de problemas”, me dijo. Su voz era profunda, masculina, pero amortiguada por el casco que llevaba. Estaba vestido completamente de negro, un traje que me di cuenta era básicamente ropa cuero para ir en moto y un casco de moto. La única cosa que me hizo pensar que era un traje era la visera de su casco. La visera de rostro completo estaba esculpida para parecer una calavera estilizada, y era tan negra como el resto de su traje, con sólo las tenues luces reflejadas en la superficie para dar una idea de lo que era. Era uno de esos trajes que la gente hace de lo que pueden reciclar, y no quedaba nada mal si no lo mirabas demasiado de cerca. Alargó una mano hacia mí, y yo me aparté, cautelosa.
No sabía qué decir, así que use mi táctica de no decir nada que pudiera meterme en una situación peor.
Retirando su mano, el hombre de negro señaló con el pulgar por encima del hombro, “Cuando nos enteramos de que Lung estaba pensando venir a por nosotros esta noche, estábamos bastante asustados. Estuvimos discutiendo la estrategia durante casi todo el día. Finalmente decidimos, a la mierda, nos encontraremos con él a medio camino. Improvisar. No es mi forma habitual de hacer las cosas, pero bueno”
Detrás de él, una de las chicas silbó fuerte y señaló hacia la calle. Los dos monstruos en los que el grupo había estado montando cruzaron el tejado de un salto y se lanzaron a la calle para unirse a la lucha.
El hombre de negro siguió hablando: “Y resulta que su lacayo Lee esta allí con media docena de tíos, pero Lung y el resto de su pandilla no están por ningún lado”, se rió, un sonido sorprendentemente normal para alguien que lleva una máscara con un cráneo puesta.
“Lee no es malo peleando, pero hay una razón por la que no es líder de los ABB. Se asustó sin su jefe allí y huyó. ¿Supongo que eres responsable de eso? ” Cráneo-máscara esperó una respuesta de mí. Cuando yo no ofrecí una, se aventuró hacia el borde del tejado y miró hacia abajo, y luego habló sin volverse a mirarme, “Lung se la está llevando. ¿Qué coño le has hecho? “
“Spray de pimienta, avispas y abejas, picaduras de hormigas de fuego y picaduras de araña”, dijo la segunda de las chicas, respondiendo a la pregunta por mí. Iba vestida con un traje ceñido que combina negro con una sombra pálida de color azul o púrpura – No podría saberlo en la oscuridad – y su pelo rubio oscuro era largo y lo llevaba suelto. La chica sonrió mientras añadía: “Él no lo está llevando muy bien. Va a doler un montonazo más mañana”.
El hombre de negro de repente se volvió hacia mí, “Presentaciones. Ella es Tattletale. Yo soy Grue. La chica con los perros- “, apuntó a la otra chica, la que había silbado y dirigido a los monstruos. No llevaba traje, a no ser que contara como traje una falda a cuadros, botas militares, una camiseta sin mangas desgarrada y una mascara de rottweiler de plástico duro de una tienda de todo a un dolar. “-La llamamos Perra, lo prefiere, pero para ser aptos para todos los publicos, los buenos y los medios de comunicación decidieron llamarla Hellhound en su lugar. Por último y ciertamente menos importante, tenemos a Regente”.
Finalmente entendí lo que estaba diciendo. ¿Esos monstruos eran perros?
“Vete a la mierda, Grue,” Regente replicó con una sonrisa y un tono de voz que dejó en claro que no estaba realmente tan ofendido. Llevaba una máscara blanca, no tan decorativa o tan trabajada como las que asociaba con los carnavales de Venecia, pero similar. Se había colocado una corona de plata alrededor de sus cortos rizos negros, y llevaba una camisa blanca con volantes y leggins ajustados metidos en las botas altas. El traje era muy de feria del renacimiento. El chico tenia una figura que me hizo pensar más en un bailarín que en un culturista.
Habiendo hecho las presentaciones, Grue me miró durante un largo momento. Después de unos segundos, me preguntó: “Oye, ¿estás bien? ¿Estas herida?”
“La razón por la que ella no se está presentando no es que esté herida,” Tattletale le dijo, mientras continuaba inclinándose sobre el borde del techo para ver lo que estaba pasando en la calle, “Es porque es tímida.”
Tattletale se dio la vuelta y parecía que iba a decir algo más, pero se detuvo, volviendo la cabeza. La sonrisa que tenia se desvaneció “Atentos. Tenemos que largarnos”.
Perra asintió en respuesta y silbó, un silbido corto seguido por dos más largos. Tras una breve pausa, el edificio fue repentinamente sacudido por impactos. En un instante, sus tres criaturas saltaron de los callejones a ambos lados del edificio y sobre el tejado.
Grue se volvió hacia mí. Yo seguía de pie en el extremo opuesto del tejado, cerca de la escalera de incendios. “¿Hey, quieres que te llevemos?”
Miré las criaturas – ¿perros? Eran criaturas ensangrentadas sacadas de una pesadilla. Negué con la cabeza. Se encogió de hombros.
“Hey,” Tattletale me dijo, sentándose detrás de Perra, “¿Cuál es tu nombre?”
La miré fijamente. Mi voz se atascó en mi garganta antes de que fuera capaz de pronunciar las palabras, “No … no he cogido uno aun.”
“Bueno, Bicho, un capa va a aparecer en menos de un minuto. Nos hiciste un gran favor por encargarte de Lung, así que sigue mi consejo. Cuando alguien del Protectorado aparece y encuentra dos tipos malos peleando, no va deja que uno se largue. Deberías salir de aquí “, dijo. Me lanzó una sonrisa. Tenía una de esas sonrisas lupinas que se levantaban en las comisuras de la boca. Detrás de su sencilla máscara de dominó negro, sus ojos brillaban con picardía. Si hubiera tenido el pelo rojo, me habría hecho pensar en un zorro. Más o menos lo hizo, de todos modos.
Con eso, saltaron por encima de mi cabeza, una de las tres bestias golpeando o apoyándose en la escalera de incendios de camino al suelo, provocando un chirrido de metal contra metal.
Cuando me di cuenta de lo que acababa de ocurrir, podría haber llorado. Era bastante fácil clasificar a Regente, Tattletale y Perra como adolescentes. No era un gran salto intuitivo adivinar que Grue era uno también. Los ‘niños’ que Lung había mencionado, a los que yo había puesto tanto esfuerzo en salvar esta noche, eran los malos. No sólo eso, sino que también me habían confundido con uno.
-Tattletale: Soplona, informante,
-Grue: Escalofrío de terror, temblor de miedo,
Nombres traducidos: Regente, de “Regent”, Perra, de “Bitch”.
“EpiPens” son las jeringuillas de epinefrina preparadas para la venta al publico y de uso fácil para evitar problemas médicos graves por picaduras de insectos.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.11.19 21:58 ShaunaDorothy Los negros de EE.UU. bajo sitio - ¡Movilizar el poder obrero contra el terror policiaco racista!

https://archive.is/wKjZ4
Espartaco No. 46 Octubre de 2016
Los negros de EE.UU. bajo sitio
¡Movilizar el poder obrero contra el terror policiaco racista!
Traducido de Workers Vanguard No. 1093 (29 de julio), periódico de nuestros camaradas de la SL/U.S.
Reimprimimos a continuación una declaración de la Spartacist League del 13 de julio, sumándose al grito de furia por la muerte de Alton Sterling y Philando Castile a manos de la policía. La efusión de rabia decayó rápidamente tras la muerte de cinco policías en Dallas y tres más en Baton Rouge a manos de veteranos militares negros. Después de ser entrenados para servir en las sucias guerras del imperialismo estadounidense contra pueblos de piel oscura en el extranjero, atestiguaron la guerra sin cuartel en casa contra la población negra y estallaron. Ambos murieron, víctimas de esta guerra.
Mientras los gobernantes capitalistas —desde la Casa Blanca de Obama hasta el festival de reacción racista que fue la Conferencia Nacional Republicana— saludaron el “heroísmo” de sus matones de la policía, un nuevo video de un policía disparando a un hombre negro, esta vez en Miami, se volvió viral. Charles Kinsey, un terapeuta conductual, estaba tratando de ayudar a un paciente autista cuando llegó la policía. Kinsey estaba tendido sobre la acera con las manos arriba cuando fue blanco de tres disparos, uno de los cuales lo hirió en la pierna. Cuando preguntó por qué le habían disparado, el policía, según se informa, respondió: “no sé”. De hecho, dispararle a los negros es un acto reflejo para la policía. Su trabajo es “servir y proteger” a la clase en el poder que domina esta sociedad basada en la opresión de la población negra y la explotación de la clase obrera, cuyo trabajo es el líquido vital del sistema de ganancias capitalista.
*
Unas 36 horas después de la publicación de un terrible video que muestra a policías de Baton Rouge ejecutando a Alton Sterling, llenándole el cuerpo de balas mientras está sometido en el suelo, millones atestiguaron cómo Philando Castile se desangraba en su coche tras los repetidos disparos de un policía de los suburbios de Minneapolis. Mientras Castile gemía en agonía, su novia Diamond Reynolds, que estaba en el coche junto con su hija de cuatro años, valientemente transmitía en vivo; al mismo tiempo el rabioso policía le apuntaba en la cabeza a Castile a través de la ventana abierta y le gritaba a Reynolds que mantuviera las manos sobre el tablero. Más tarde le ordenaron salir del auto y la obligaron a ponerse de rodillas, para después esposarla y llevársela junto con su hija, como si se tratara de un par de esclavas prófugas.
Alrededor del país estallaron manifestaciones bajo la consigna “las vidas negras importan” (“black lives matter”). Pero la cruda realidad es que para los racistas gobernantes de EE.UU., las vidas negras no importan. Hicieron su fortuna sobre las espaldas llagadas de los esclavos negros y hoy en día utilizan el racismo contra la población negra para dividir y vencer a sus esclavos asalariados. Decenas de miles han tomado las calles exigiendo que los policías asesinos enmienden sus actos. Pero, a pesar de todas las investigaciones federales y todas las promesas de reforma policiaca, nada ha cambiado y tampoco va a cambiar. La razón es muy sencilla. Los policías son los matones armados de uso cotidiano de un sistema basado en la brutal explotación capitalista de los obreros y la segregación forzada de la mayoría de la población negra al fondo de esta sociedad.
El 7 de julio en Dallas, un veterano de 25 años del ejército, Micah Xavier Johnson, conducido a una furia homicida, disparó su rifle contra los policías blancos que estaban vigilando una protesta por los asesinatos de Sterling y Castile. Cuando terminó, cinco policías estaban muertos y siete resultaron heridos. En el estacionamiento en el que finalmente acorralaron a Johnson, la policía despachó un robot con una bomba para hacerlo volar en pedazos. De igual manera que el gobierno de Obama utiliza drones contra los pueblos de piel oscura del mundo, se dio fin a la vida de Johnson con un arma militar de guerra. Sin juez. Sin jurado. Simplemente hecho pedazos.
Los manifestantes han continuado movilizándose contra el terror policiaco, enfrentando con valentía la intensa represión policiaca y el arresto de centenares. Al mismo tiempo, existe el miedo, muy real y comprensible, de que la policía cobre venganza por los policías muertos. Con el dedo en el gatillo, los dirigentes de varias organizaciones policiacas han despotricado contra Black Lives Matter y otros como si fueran “terroristas”. Donald Trump está promoviéndose como el candidato que aplicará “la ley y el orden” racistas, envalentonando aún más a los fascistas que se han sumado a su campaña. Por su parte, Hillary Clinton apoyó las leyes racistas de su marido que acabaron con la asistencia social y ayudaron a convertir a EE.UU. en una “nación del encarcelamiento”. Ahora, hipócritamente, dice que es hora de “empezar a escuchar” a la población negra.
Obama interrumpió su gira por Europa, donde fue a promover los intereses económicos y militares del imperialismo estadounidense, para ir a Dallas a predicar la “reconciliación” entre la población negra y los policías que rutinariamente los humillan, los brutalizan y los matan. Predicadores, liberales e incluso algunos autodenominados socialistas unieron las manos para rezar por todas las vidas perdidas, desde Sterling y Castile hasta los policías de Dallas, trazando grotescamente una equivalencia entre la policía y sus víctimas.
No hay suficientes rezos que puedan cambiar la realidad: a más de 150 años del fin de la Guerra Civil, la población negra sigue siendo blanco de una cacería. Como expresó Diamond Reynolds al explicar su desgarradora transmisión en vivo: “Lo hice para que el mundo sepa que estos policías no están aquí para protegernos y servirnos. Están aquí para asesinarnos. Están aquí para matarnos. Porque somos negros”.
Puede que la infame decisión Dred Scott de 1857 de que la población negra “no tiene derechos que el hombre blanco esté obligado a respetar” haya sido revertida en el código legal, pero en la realidad persiste. El autor de esa decisión, el juez de la Suprema Corte Roger B. Taney, señaló con horror que si los negros recibían la ciudadanía tendrían el derecho a “poseer y portar armas a donde quiera que vayan”.
El hecho de que Alton Sterling y Philando Castile aparentemente portaran armas fue suficiente para que los policías los abatieran a tiros sin más. Ninguno de los dos sacó un arma. Los policías argumentan que Sterling traía una pistola en el bolsillo y que Castile le dijo al policía que tenía un arma de fuego registrada. Como dijo emotivamente la madre de Castile: “Tenía un permiso para portar su arma. Pero a pesar de todo, de tratar de hacer lo correcto y vivir de acuerdo a eso, de respetar la ley, fue asesinado por la ley”.
Originalmente, los derechos de ciudadanía se otorgaban sólo a los hombres blancos con propiedades. Mientras más se extendieron estos derechos, menos significativos se volvieron en realidad. No hay ejemplo más claro que el derecho de la población negra a portar armas. Las leyes sobre las armas de fuego en este país han tenido el objetivo fundamental, no de limitar el acceso a éstas, sino de controlar a la clase obrera y en particular de limitar la capacidad de la población negra de defenderse del terror racista. Estas leyes sirven para mantener las armas exclusivamente en manos de los policías, los criminales y los asesinos fascistas. Como dijo en 1892 Ida B. Wells, la valiente mujer negra que luchó contra el linchamiento de los negros por parte del KKK: “Un rifle Winchester debe ocupar un lugar de honor en cada hogar negro, y...debe usarse para esa protección que la ley nos niega”.
Aunque Obama cínicamente predica la “paz”, ha existido una constante guerra de clases en este país contra los obreros, la población negra, los inmigrantes, los pobres y todos aquéllos relegados al fondo de esta sociedad. Los patrones están ganando porque los dirigentes procapitalistas de la clase obrera han mantenido el poder de los trabajadores bajo llave, sacrificándolo en interés de los explotadores. Philando Castile era miembro de los Teamsters, uno de los sindicatos más grandes y potencialmente poderosos de EE.UU. Todo lo que los dirigentes de su local sindical ofrecieron fue una declaración pidiendo a sus miembros que mantuvieran a la familia Castile “en su mente y sus rezos”. Como si ofreciera algún consuelo, ¡los burócratas señalaron que el policía que mató a Castile no era miembro del sindicato, a diferencia de otros policías que los Teamsters han organizado en Minnesota! Sería difícil dar con un ejemplo más claro de la traición de los lugartenientes del capital en el movimiento obrero que el hecho de que reciban a los racistas y rompehuelgas enemigos de obreros, negros y oprimidos como “hermanos en el sindicato”. ¡Policías fuera de los sindicatos!
¿Alguien se sorprende de que cada vez más personas, incluyendo a algunos obreros negros, piensen que el único impacto económico que pueden tener es a través de llamados desesperados a boicotear negocios que son propiedad de gente blanca? Sin embargo, la capacidad de tener un verdadero impacto reside en la clase obrera multirracial, que tiene el poder social y económico para obstruir las ganancias de los patrones, deteniendo la producción y distribución a través de la huelga.
Una demostración de poder masiva, basada en la movilización obrera contra el terror policiaco, le infundiría un auténtico “temor a dios” a la policía y sus amos capitalistas. Y también demostraría que los intereses de la clase obrera —blanca y negra, inmigrante y nativa— están ligados inseparablemente a la defensa de los guetos y la lucha por la liberación negra. Pero para ello se requiere que los obreros sean movilizados independientemente de todos los partidos políticos y las agencias del dominio de clase capitalista y en oposición a éstos.
Para romper las cadenas de la esclavitud negra fue necesaria una sangrienta Guerra Civil, la Segunda Revolución Estadounidense, con 200 mil tropas negras con armas en mano. Sin embargo, en pos de sus intereses de clase, los capitalistas del Norte traicionaron la promesa de liberar a los negros, haciendo las paces con la vieja esclavocracia para defender los “derechos de propiedad” de los gobernantes capitalistas contra los esclavos liberados y los obreros rebeldes en el Norte. Para dar fin al terror racista de la policía será necesaria una tercera revolución estadounidense: una revolución socialista proletaria que rompa con las cadenas de la esclavitud asalariada capitalista.
La clave para desatar el poder social de la clase obrera es combatir por una dirección clasista de los trabajadores, forjada en oposición al estado capitalista. Lo que se requiere es dirigir la justa furia contra los salvajes policías hacia una lucha contra el orden social que defienden, una lucha para que la clase obrera sea la que gobierne una nueva sociedad. La Spartacist League, sección estadounidense de la Liga Comunista Internacional, está dedicada al combate por construir un partido obrero revolucionario, comprometido a luchar por un gobierno obrero. Un partido así dirigirá a todos los explotados y oprimidos a arrancarle de las manos toda la riqueza de la sociedad a los codiciosos y corruptos gobernantes capitalistas. Cuando el poder de la clase dominante y su aparato estatal haya sido destruido, esta riqueza será dedicada a beneficiar a aquéllos que la produjeron, incluidos los descendientes de los esclavos cuyo trabajo fue uno de los pilares sobre los que fue construido el capitalismo estadounidense.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/46/negros.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


COMO DAR TIROS A LA CABEZA MAS FACIL EN FREE FIRE - YouTube COMO DAR DISPAROS A LA CABEZA CON MIRA X2 Y X4 MUY ... Desvelar Agrietado obten 3 asesinatos con disparos a la cabeza en un planeo con llave de lisiadora REVELANDO 'TODOS LOS TRUCOS' PARA DAR *TIROS A LA CABEZA ... CONFIGURACIÓN PERFECTA PARA DAR DISPAROS A LA CABEZA EN *1 ... ASESTA DISPAROS A LA CABEZA  EN UNA MISMA PARTIDA  CON UN ARMA CON MIRA MACRO PARA DAR DISPAROS A LA CABEZA PARA BLUESTACK ... Venezuela grabó momento que le disparó a la cabeza MEJORES DISPAROS A LA CABEZA CON M1014, *RECOPILACIÓN ... EL 'NUEVO SECRETO' PARA *DAR DISPAROS A LA CABEZA* CON UN ...

Con disparos en la cabeza ejecutan a dos hombre en colonia ...

  1. COMO DAR TIROS A LA CABEZA MAS FACIL EN FREE FIRE - YouTube
  2. COMO DAR DISPAROS A LA CABEZA CON MIRA X2 Y X4 MUY ...
  3. Desvelar Agrietado obten 3 asesinatos con disparos a la cabeza en un planeo con llave de lisiadora
  4. REVELANDO 'TODOS LOS TRUCOS' PARA DAR *TIROS A LA CABEZA ...
  5. CONFIGURACIÓN PERFECTA PARA DAR DISPAROS A LA CABEZA EN *1 ...
  6. ASESTA DISPAROS A LA CABEZA EN UNA MISMA PARTIDA CON UN ARMA CON MIRA
  7. MACRO PARA DAR DISPAROS A LA CABEZA PARA BLUESTACK ...
  8. Venezuela grabó momento que le disparó a la cabeza
  9. MEJORES DISPAROS A LA CABEZA CON M1014, *RECOPILACIÓN ...
  10. EL 'NUEVO SECRETO' PARA *DAR DISPAROS A LA CABEZA* CON UN ...

COMO DAR DISPAROS A LA CABEZA CON MIRA X2 Y X4 MUY FÁCILMENTE / FREE FIRE. #FreeFire #Trucos #Configuraciones Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. En este video os explico como completar el desafio de asesta disparos a la cabeza y en prestigio hay que hacerlo en una misma partida y con un arma con mira en la semana 9 Diana en la temporada x ... #trucos #headshot #freefire REVELANDO 'TODOS LOS TRUCOS' PARA DAR *TIROS A LA CABEZA* CON LA MP40!! ★GANA TU PREMIO ACÁ: https://www.nonolive.com/room/alcade... CONFIGURACIÓN PERFECTA PARA DAR DISPAROS A LA CABEZA EN *1* SEGUNDO CON LA M1014 - FREE FIRE. #FreeFire #Trucos #Configuraciones ~√TAGS√~ Configuracion para ... gracias chicos y chicas que leen esto que dios le de larga vida y salud!! no olvides dejar tu like y sucribete si no lo estas la del video era el regedit v1 ... Desvelar Agrietado: obten 3 asesinatos con disparos a la cabeza en un planeo con llave dragon lisiadora equipada , ideal con Vauban en Urano_ Ofelia, juntar enemigos y tirar bastillas, se ... #nuevosecreto #truco #freefire EL 'NUEVO SECRETO' PARA *DAR DISPAROS A LA CABEZA* CON UN MOVIMIENTO FÁCIL Y RÁPIDO ★ NEGOCIOS ★ [email protected] PÁGINAS OF... Venezuela grabó momento que le disparó a la cabeza. Venezuela grabó momento que le disparó a la cabeza. Skip navigation ... Imagen Noticias con Ciro Gómez Leyva - Duration: 1:07. Imagen ... LOS MEJORES CONSEJOS PARA DAR TIROS A LA CABEZA VIDEO DE LA REACCION DE FAMOUS YT: https://www.youtube.com/watch?v=Y30CfVYkE3Q&t=141s Preguntas Frecuentes: ¿...